EDUCACION E HISTORIA

Yo deje de juzgar cuando leí esta historia

Juzgar es fácil.

Desde pequeños escuchamos a los adultos hablando de otros, la mayoría de las veces juzgándolos. Uno de pequeño no se da cuenta, cree que eso es normal y cuando crecemos lo repetimos.

A veces me pregunto ¿Cuántas personas estarán hablando de mí en este preciso momento?

No es muy bonita esa imagen, pero lo cierto es que seguramente alguien ha hablado de mí, en algunas ocasiones serán cosas buenas pero en otras, estoy seguro que no serán tan buenas.

 

Y no los juzgo, primero porque también lo he hecho, por esa bendita costumbre aprendida de niño, en casa, en las reuniones familiares, en el colegio, en la universidad, en los trabajos, etc.

Pareciera que es algo aceptado por todos pero la verdad es que a nadie le gusta que hablen de uno cuando es para algo malo.

Y segundo no los juzgo porque entiendo que esa costumbre está muy arraigada en nosotros como ya comente.

Una vez leí un ejemplo de lo que era juzgar y sinceramente desde ese momento deje de hacerlo.

A veces podemos hacer un camuflaje el juzgar con el comentar. Nos decimos a nosotros mismos que estamos comentando algo pero sin darnos cuenta caemos en juzgar de forma muy fácil.

Esa historia hablaba que juzgar es como un bumerán, que una vez lanzado atraviesa diferentes lugares y eventualmente regresa a nosotros.

El detalle de la historia era que explicaba que es bumerán iba recogiendo, de todos esos lugares por donde pasaba, cosas muy parecidas (con la misma energía) de eso que uno había enviado. Y todo eso se iba acumulando en ese bumerán hasta llegar de vuelta a nosotros.

Por tanto, cuando nos llegaba ese bumerán tenía más peso, más juicios, más “cosas” de las que yo había enviado.

Es así como yo sin darme cuenta estaba trayendo a mi vida esas cosas que juzgaba, criticaba y no me parecían de otros.

Desde que comprendí esa metáfora se me quitaron las ganas de juzgar a otros.

Entendí que cada persona tiene lo que se llama un nivel de consciencia y que actúa de acuerdo a ese nivel de consciencia para cada momento en particular.

Es muy probable que una persona anciana no actuaría hoy de la misma forma que lo hizo cuando tenía 20 años o 30 años. Porque su nivel de consciencia ya ha cambiado y podrá decidir de otra forma a como lo hizo antes. El punto es que el tiempo no regresa y lo que se hizo hecho está con ese nivel de consciencia que teníamos.

Así que cada persona actúa hoy de acuerdo a…Sigue leyendo.

Espeor esta historia te sea tan útil como a mí. 

Queria con este Post colocar mi granito de arena para mejorar el mundo aunque parezca algo trillado de decir. 

Que tengas una excelente semana! 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .