POLITICA E INMIGRACION

TIEMPOS DE CENSURA

En aquella Caracas provinciana que despertaba del letargo de la dictadura gomecista surge el 3 de agosto de 1943 un diario llamado a hacer historia en el periodismo venezolano. El Nacional, fundado por Miguel Otero Silva y dirigido por Antonio Arráiz, comienza su andar amparado en la euforia libertaria del momento.

Así las cosas y en medio de la Segunda Guerra Mundial, la primera página de la edición primigenia de El Nacional privilegiaba noticias concernientes al avance de las tropas aliadas por el sur de Italia y el acantonamiento de tropas nazis en el norte. Ramalazos de la guerra nos tocaron cerca: en esa página se daba cuenta del hundimiento de un submarino nazi en aguas curazoleñas, como respuesta a su ataque a tanqueros holandeses cargados con petróleo venezolano.

Allí leemos también esta nota: “Grandiosa concentración popular en el Hipódromo se realizará el día de la llegada del Presidente”. Se refería al Presidente Isaías Medina Angarita, quien regresaba al país luego de una exitosa gira por Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá, primera vez que un presidente venezolano en ejercicio era recibido en otro país en visita oficial.

Con pros y contras, pasaron los años en El Nacional, contados siempre con la misma mancheta, aquella de los versos del poeta Machado: “caminante, no hay camino; se hace camino al andar”. Su edición aniversario era esperada con expectación. Recuerdo con especial orgullo la edición 2017 en homenaje a la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfiman), en el año jubilar centenario de su fundación: “Miradas hacia el futuro. 100 años de ciencia en Venezuela”, bajo la curaduría de Nelson Rivera y Marielba Núñez y la asesoría de la Acfiman.

En su editorial “La ciencia y las dificultades”, Miguel Henrique Otero señalaba el apogeo del universo científico que ha obligado a los más importantes diarios del planeta a incorporar secciones dedicadas al futuro y a la ciencia, a entrevistar investigadores, algo que por cierto marca este tiempo pandémico, cuando los científicos están dando las respuestas necesarias a tiempos extraordinarios. “… El crecimiento de la ciencia la ha vuelto indisociable de las políticas públicas, del futuro posible, del progreso necesario”, anticipaba Otero.

En mi editorial como presidenta de la Acfiman en ese momento, yo insistía en el tema: “Hoy en día la riqueza de un país moderno se mide en términos de su capacidad para producir conocimiento… y la aplique en su desarrollo social y económico […], un concepto que todavía no logra asentarse en Venezuela a la hora de proponer soluciones a la crisis actual”.

En sucesivas páginas, la edición aniversario 2017 de El Nacional se pasea por esas diez décadas de crecimiento de la ciencia, reseñando perfiles de personajes icónicos de la ciencia vernácula, recordando proyectos pioneros en distintas ramas del saber, resumiendo trayectorias de las instituciones científicas y tecnológicas creadas sobre todo en los 40 años de república civil (1958 a 1998), un período de relativo equilibrio que nos hizo creer que ya la democracia, las libertades y los derechos humanos eran inseparables de nuestra realidad como país, cuando por el contrario, ellos eran conceptos delicados cuya frágil existencia debía ser cuidada cada día con el mismo celo del primero, para hacer posible el progreso en un escenario de libertad.

Todo esto me viene a la memoria al conocer la más reciente tropelía del régimen contra el diario El Nacional: el despojo de su edificio sede, la ocupación militar de ese espacio civil simbólico (Nelson Rivera dixit). El arrebato desborda a El Nacional, toca a todos los medios de comunicación y al lector, a ese ciudadano que busca en ellos noticias y textos interpretativos del mundo en que vivimos.

Es un ataque más a la libertad de expresión, de pensamiento y de opinión, una política de estado aplicada desde hace 22 años en intento vano de convertirnos en súbditos dóciles del régimen con pretensiones totalitarias que oprime al país. Muchos diarios adversos al régimen han tenido que cerrar o limitarse al espacio virtual (tal el caso de TalCual), al negárseles la posibilidad de adquirir papel para sus rotativas, someterlos a pagos de multas escandalosas por motivos baladíes y montar embestidas judiciales contra sus directivos, todo lo cual se revierte en asalto a nuestras libertades personales, ellos y nosotros víctimas del desafuero dictatorial.

Las crónicas de esta oscura época deberán servir de registro insoslayable y de faro guía a las generaciones futuras para salvarlas de la ruina ética y espiritual de este tiempo, contraria a nuestros ideales libertarios. Es compromiso a ser cumplido aún en circunstancias adversas como las actuales.

Dra. Gioconda Cunto de San Blas

Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales,

Individuo de Número, Sillón XX

Caracas, Venezuela

acfiman.org

Twitter: @daVinci1412

Website: giocondasanblas.blogspot.com

——————–

El castigo por rehusarte a participar en política es ser gobernado por personas inferiores a ti”. Platón

“Aunque no te interese la política, la política se interesará en ti”. Pericles 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .