EDUCACION E HISTORIA

¿Qué es Falun Gong y por qué le obsesiona tanto al gobierno de China?

El movimiento Falun Gong es un movimiento que incluye una mezcla de creencias budistas y taoístas para el crecimiento espiritual. Su número de seguidores es tan grande que habría superado el de miembros del Partido Comunista de China. Pero el gobierno chino lo ve como una organización que va en su contra y cuyas prácticas ponen en peligro la integridad mental y física de las personas. ¿Quién tiene razón?

¿Movimiento espiritual o secta maléfica?

El pasado 5 de octubre de 2012 en un acto de campaña en Virginia un practicante de Falun Gong le dio la mano al Presidente Barack Obama y le entregó una carta. La carta fue entregada por Karen Gao, de la Asociación Falun Dafa de Washington DC, en un intento de poner al corriente al Presidente sobre el cultivo de órganos al que son forzados los practicantes de Falun Gong por parte del régimen comunista chino. Karen le pidió a Obama que le ayudara a poner fin a esta atrocidad. ¿Ocurre realmente tal cosa en China? Y si es así ¿por qué? En este artículo vamos a exponer los dos lados de la historia.

Falun Gong fue presentado por primera vez al público en China por el Li Hongzhi, en 1992. Las personas que inicialmente su sumaron a su práctica lo hicieron por sus supuestos potentes efectos curativos, aunque son muchos los que afirman encontrar en su filosofía respuestas a sus preguntas vitales más profundas. A medida que continuan la práctica, amigos y familiares afirman notar cómo su vida es más saludable y se convierten en mejores personas. Con esta presentación, y con una difusión casi boca a boca, el número de aficionados del Falun Gong ha crecido de  un modo importante desde entonces. Hoy Falun Gong se encuentra extendido a 50 países y atrae a gente de todas las clases sociales y de todas las culturas.

¿Qué es Falun Gong?

Según la literatura del grupo, Falun Gong o Falun Dafa -Ley de la rueda- se originó en los tiempos prehistóricos, pero sólo llegó a la luz pública en 1992, cuando Li Hongzhi, un hombre de unos cuarenta y tantos años al que se refiere como “el maestro”, creó un centro de estudios en Beijing. Falun Gong incluye una mezcla de creencias budistas y taoístas, los seguidores tienen una devoción religiosa al Maestro Li. En China, cientos de personas se reúnen en las plazas y parques en todo el país para su práctica. La manifestación más pública de Falun Gong es la práctica de una serie de ejercicios relacionados con el antiguo arte chino de qigong – una especie de respiración meditación. Con un acompañamiento de música especial el Falun Gong realiza rutinas con nombres tales como “Buda mostrando las mil manos”, “El camino del fortalecimiento de los poderes sobrenaturales” y “El camino de Falun Gong a la circulación celestial”.

En un principio, el gobierno chino promovió el Falun Gong debido a los enormes beneficios para la salud que ofrecía, aliviando así los costes del sistema de salud de China. Sin embargo, en los últimos siete años el número de practicantes de Falun Gong ha crecido superando el número a los miembros del Partido Comunista de China (PCC) en una proporción de casi dos a uno (aunque según el gobierno chino, solo hay alrededor de dos millones de miembros que lo practican). Se convertiría así en la organización más grande de China incluso superando al propio Partido Comunista.

A finales de 1990, la relación del Partido Comunista con el movimiento Falun Gong se volvió cada vez más tensa. Los informes sobre la discriminación y la vigilancia por parte de la Oficina de Seguridad Pública fueron en aumento, y los practicantes de Falun Gong realizaron sistemáticamente sentadas en manifestaciones que respondían a artículos de prensa elaborados por el gobierno cuyo contenido considerban injusto. Las contradictorias investigaciones lanzadas por el Ministerio de la Seguridad Pública por un lado y de la Comisión Estatal de Deportes y de Qiao Shi (Presidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional) por el otro hablaban de desacuerdos entre las élites de China sobre cómo considerar la creciente práctica del Falun Gong.

En abril de 1999, un artículo crítico sobre Falun Gong fue publicado en la revista de la Juventud de la Universidad Normal de Tianjin . El artículo fue escrito por el físico He Zuoxiu, pariente de Luo Gan -miembro del Buró Político y zar de Seguridad Pública. El artículo presenta el qigong, y Falun Gong en particular, como algo supersticioso y potencialmente peligroso. Los practicantes de Falun Gong respondieron con piquetes en las oficinas del periódico solicitando una modificació del artículo. Ese evento fue el comienzo de las llamadas protestas de Tianjin y Zhongnanhai.h

Los seguidores de Falun Gong dicen que son un grupo tranquilo y respetuoso con la ley, que siguen una filosofía y un régimen de ejercicios que conducen a la iluminación espiritual y a la mejora de la salud. Las autoridades de China ven a Falun Gong como algo mucho más siniestro.

Actuando bajo órdenes del gobierno, la policía comenzó a acosar a los practicantes, que les impedía practicar juntos, y amenazaban con detenerlos. Mientras tanto, algunos periódicos comenzaron a imprimir artículos con contenidos negativos acerca de esta práctica.

Lo que dicen los partidarios de Falun Gong

Programa de reconversión: los partidarios de Falun Gong dicen que el régimen chino persigue tanto la disolución de Falun Gong como a la “transformación” de sus practicantes. En 2000, el Partido aumentó su campaña al sentenciar a los “practicantes reincidentes” a la “reeducación con trabajo”, en un esfuerzo por hacerlos renunciar a sus creencias y “transformar” sus pensamientos. Los cargos contra ellos se aplicaban también arbitrariamente por parte de la policía, mientras que algunos practicantes tenían cargos ambiguos impuestos en su contra, como “alterar el orden social”, “poner en peligro la seguridad nacional”, o “subvertir el sistema socialista”.

Muertes y torturas: los partidarios de Falun Gong acusan al Gobierno chino de ser responsables de torturas y muertes. Desde el año 2000, el Informador Especial de las Naciones Unidas identificó 314 casos de tortura en China, que representan más de 1.160 personas, por parte del Gobierno de China. Falun Gong representa el 66% de todos los casos de tortura denunciados. Las estimaciones sobre el número de practicantes de Falun Gong asesinados durante la persecución son muy variables. En 2009, el New York Times informó que, de acuerdo con grupos de derechos humanos, la represión se había cobrado  “al menos 2.000” vidas. Amnistía Internacional informó de que se creía que al menos 100 practicantes de Falun Gong habían sido asesinados en el año 2008, ya sea en prisión o poco después de su liberación. Fuentes de Falun Gong han reportado aproximadamente 3.400 muertes. El periodista Ethan Gutmann, de la Fundación para la Defensa de las Democracias, estima una media de 65.000 muerte sobre la base de testimonios de refugiados, mientras que los investigadores David Kilgour y David Matas estiman 41.500 muertes entre 2000 – 2005.

Cultivo y extracción de órganos: En marzo de 2006, la revista afiliada a Falun Gong Epoch Times publicó una serie de artículos que alegaban que en China se está llevando a cabo una generalizada y sistemática práctica de extracción de órganos a personas vivas practicantes de Falun Gong. El sitio web afirma que los practicantes son detenidos en campos de trabajo, sótanos de hospitales o prisiones y se les realiza pruebas de sangre y orina, y su información es almacenada en bases de datos informáticas, para ver posibles compatibilidades con los receptores de órganos. En el plazo de un mes, investigadores terceros, incluidos los representantes del Departamento de Estado de EE.UU., dijeron que no había pruebas suficientes para apoyar la acusación. El ex Secretario de Estado canadiense David Kilgour y el abogado de derechos humanos David Matas fueron comisionados por la Coalición para Investigar la Persecución a Falun Gong para investigar tales acusaciones. En julio de 2006, se publicó el “Informe sobre los alegatos de sustracción de órganos de practicantes de Falun Gong en China”, que concluyó que un gran número de practicantes de Falun Gong han sido víctimas de la sistemática sustracción de órganos a lo largo en toda China, aún estando vivos. El personal de la embajada de Estados Unidos mostró como la supuesta ubicación de tal actividad solía ser un hospital normal.

Practicantes de Falun Gong en un parque de Hong Kong [Foto: Hongkongphotos.info]

Ethan Gutmann, miembro adjunto de la Fundación para la Defensa de las Democracias, investigó las denuncias formuladas mediante entrevistas en profundidad a numerosos practicantes de todo el mundo con ex prisioneros de los campos de trabajo y de prisiones chinas, incluyendo practicantes y no practicantes de Falun Gong. Se calcula que el número de practicantes asesinados por sus órganos podría ser tan alto como 120.000, con una estimación a la baja de 9.000, siendo 65.000 la media. Nuevas estimaciones han sido revisadas a la baja por parte de la Fundación de Investigación Laogai. Los funcionarios chinos han repetido y negado firmemente las acusaciones de cultivo de órganos.

Abuso psicológico: Falun Gong y observadores de derechos humanos comenzaron a reportar un abuso psicológico generalizado de sus practicantes desde 1999. Falun Gong dice que miles de personas han sido detenidas y llevadas a la fuerza a hospitales psiquiátricos y sujetos a abusos psicológicos, como inyección de sedantes o medicamentos anti-psicóticos, tortura por electrocución, alimentación forzada, golpes y hambre.

Lo que dicen los detractores de Falun Gong

Falun Gong como secta: Los alegatos del gobierno chino son que Falun Gong “propaga la superstición feudal”, que Li había cambiado su fecha de nacimiento, y que la práctica del cultivo espiritual es explotado para hacer política sediciosa. Revelaciones como “Falun Gong es una secta”, “exponer las mentiras de la sectra del Falun Gong y  “Secta del Mal”, alegan por parte del gobierno que Falun Gong participa en el control mental y la manipulación a través de “mentiras y falacias ” causando la “muerte innecesaria de un gran número de practicantes.” Los medios estatales se apoderaron de los escritos de Li en los que expresa que las enfermedades son causadas por el karma, y que Li ha declarado en varias ocasiones que el signo de un verdadero practicante es rechazar medicamentos o atención médica. Li fue retratado como un charlatán  que ha supuestamente “hecho enormes cantidades de dinero con sus libros y vídeos.”

Oposición al PCC: La agencia de Noticias Xinhua, la agencia oficial del Partido Comunista, declaró que Falun Gong se “opone al Partido Comunista de China y al gobierno central, y predica el idealismo, el teísmo y la superstición feudal”. Falun Gong, según Xinhua, también afirma que la llamada “verdad, benevolencia y tolerancia”, principio predicado por Li, “no tiene nada en común con el progreso socialista ético y cultural que estamos tratando de lograr”, y argumentaba que era necesario aplastar a Falun Gong con el fin de preservar la “vanguardia papel y la pureza” del Partido Comunista. Otros artículos que aparecen en los medios de comunicación estatales en los primeros días y semanas de la prohibición postulaban que Falun Gong debían ser derrotados porque su “teísta” filosofía estaba en contradicción con el paradigma marxista-leninista y con los valores seculares del materialismo.ht

Amenaza a la seguridad nacional y a la estabilidad: De acuerdo con un comunicado de prensa de la Embajada de la República Popular China en los EE.UU. “El gobierno ha trabajado para educar a la mayoría de los practicantes de Falun Gong, mientras que reprime, cumpliendo la ley, a un puñado de los que han participado en actividades delictivas y ponían en peligro la seguridad pública. El comunicado oficial sigue diciendo que “Hasta el momento, la secta ha sido directamente responsable de 1.500 muertes, más que el número de muertos de la secta ugandesa “Diez Mandamientos de Dios”. Mientras tanto, “más de 600 personas se han convertido en enfermos mentales después de practicar Falun Gong”.

Herramienta para la manipulación de la mente: De acuerdo con declaraciones oficiales, Li Hongzhi utiliza las mentiras y falacias para manipular las mentes de los “practicantes de Falun Gong” causando muertes innecesarias de un gran número de practicantes. Más de 1.000 practicantes han muerto debido a que siguieron las enseñanzas de Li, ya que se han negado a recibir tratamiento médico para sus enfermedades. Las declaraciones continúan diciendo que varios cientos de profesionales comprometidos han realizado automutilaciones y hasta el suicidio. Más de 30 personas inocentes murieron a manos de los practicantes mentalmente trastornados de Falun Gong. En vista de la grave violación de los derechos humanos y otras actividades delictivas de la organización Falun Gong, el gobierno chino prohibió el culto de acuerdo a la ley en el año 1999 y emitió un dictamen para la detención de los sospechosos, incluyendo Li Hongzhi. De acuerdo a los oficiales chinos “Falun Gong va contra la ciencia moderna, predica el fin del mundo, prohíbe a sus seguidores ver la televisión o tratarse en hospitales y sostiene que las enfermedades no existen y que solo se deben a que la gente comete pecados. Predican que los ovnis han llegado a la Tierra y que los alienígenas se habrían hecho cargo de los cuerpos humanos y estarían tratando de aniquilar a la humanidad a través del control de la televisión y la radio”.

¿Es Falun Gong realmente una secta?

Cuando se pregunta en China acerca de Falun Gong la reacción suele ser contenida. A la gente no suele gustarle hablar de este tema debido a que la mayoría sólo dispone de la información oficial procedente del gobierno chino, que incluye toda clase de comentarios negativos acerca de la organización en un claro intento de sembrar el miedo. Cuando se visita Hong Kong es habitual encontrar carteles en las calles en defensa de la organización, así como también algunos en contra (promovidos principalmente por los partidarios del Partido Comunista Chino). Es conocida la defensa acérrima de Amnistía Internacional que repetidamente ha solicitado la liberación de presos de Falung Gong de los campos de trabajo que aún existen en China (a pesar de que el gobierno indicó recientemente su intención de suprimir esta práctica).

La organización Human Rights Watch también ha alzado la voz crítica contra el gobierno chino por su intento de supresión de este grupo religioso y publicó un extenso informe en el año 2002 acerca de esta cuestión. También el Parlamento europeo ha reconocido la cuestión del cultivo de órganos e incluso aprobado una histórica resolución de condena al respecto, que el gobierno chino no tardó en replicar.

Si analizamos las características clásicas de las sectas en este caso particular, tal y como se reproduce en un artículo de la revista Time del mes de julio de 2001, Falun Gong no sería una secta. A día de hoy existen abundantes argumentos a favor de Falun Gong, no considerándola como secta, y fuera de China mayormente no se la identifica como tal. En China (fuera de Hong Kong, Macao y Taiwán donde la influencia del Partido Comunista es menor) es precisamente dónde se realiza un ataque severo a la organización afirmando que se trata de una secta y que por ello su existencia debe ser prohibida.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro

FUENTE: https://www.unitedexplanations.org/2012/11/01/que-es-falun-gong-y-por-que-le-obsesiona-tanto-al-gobierno-de-china/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .