CUBA

La economía y Cuba, al borde de dos explosiones: una inflacionaria y otra social


Si la escalada inflacionaria continúa en las próximas semanas, no habrá represión capaz de contener una protesta social masiva.

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEMILIO MORALESMiami 03 Jun 2021 – 13:16 CEST

Un trozo de pan en un poste. La Habana, marzo de 2021.
Un trozo de pan en un poste. La Habana, marzo de 2021. DIARIO DE CUBA

La caótica economía cubana vive su peor momento en 62 años de modelo centralizado. Minada por las torpezas gubernamentales en el manejo de la crisis y por el obcecado empecinamiento de no liberar las fuerzas productivas —en pie la suicida estrategia de mantener la centralización de la empresa estatal socialista—, la economía se encuentra al borde del colapso.

La crisis de liquidez, la caída de las exportaciones, el impacto de una pandemia que ha sepultado la industria turística, el fuerte declive de las remesas —han caído en más de un 70% en los primeros cinco meses del año por el cierre de los aeropuertos y la resistencia de GAE S.A a ceder el control del negocio a una empresa fuera de su estructura empresarial—, más la pérdida de las pocas líneas de créditos que tenía el país por el impago a los deudores, han dejado a la Isla prácticamente sin divisas.

A todo lo anterior, hay que sumar el desastre generado por la Tarea Ordenamiento, que lejos de ayudar a corregir los problemas que generaba la dualidad monetaria, ha creado un caos de una magnitud sin precedentes y que se refleja en que ahora los salarios ya no alcanzan ni siquiera para una semana. La subida de los precios ha sido descomunal, consecuencia de la escasez cada vez más crónica de productos de primera necesidad, lo cual ha derivado en un aumento creciente de la demanda.

La prueba de la debacle

Tiendas vacías, aeropuertos sin dólares y empresas extranjeras ahogadas por el corralito financiero dibujan un panorama no solo desolador, sino altamente explosivo.

La agonía diaria se refleja en las tiendas vacías en moneda libre convertible (MLC) —creadas a toda prisa por la cúpula mafiosa para arrebatar los dólares que la población recibe de sus familiares y amigos en el exterior—, que obligan a los cubanos a vivir del mercado negro no solo para abastecerse de alimentos, sino también de medicamentos, desaparecidos de farmacias y hospitales.

Todos estos factores se han convertido en un explosivo coctel inflacionario que ya desborda la barrera de 1 USD = 60 CUP en el mercado informal, más del doble de la tarifa de cambio oficial que maneja el Gobierno en bancos y en casas de cambio.

La falta de divisas es tan crónica que el Gobierno ha tenido que suspender su venta limitada donde único la ejercía: los aeropuertos del país.

En cualquier momento, las empresas extranjeras asentadas en la Isla y vinculadas a la producción de alimentos tendrán que detener su producción por falta de divisas para comprar materias primas, pues las deudas del Gobierno son cada vez mayores. No hay empresa que aguante un corralito financiero como el que La Habana ha impuesto a quienes apostaron por invertir allí. Si lograr asentarse para concretar una inversión fue un martirio que demoró años, sobrevivir se ha convertido en un infierno para los inversionistas extranjeros.

Un gobierno delirante

Lo peor de todo es tener que soportar que el país sea gobernado por una cúpula totalmente delirante.

Así las cosas, el inmovilismo reformista continúa a todo tren. El primer ministro Marrero se queja de que el pueblo no come planes y en vez de exigir el cierre de ACOPIO e implementar una profunda reforma en la agricultura, reclama a todo aquel que tenga patio que siembre en su propia casa para satisfacer las carencias alimentarias que el Gobierno, dueño de todo, no es capaz de proveer.

Mientras la economía hace aguas por todas partes, vemos al ministro del ramo delirando, al pronosticar un crecimiento del 6% en 2021.

Pero si las fantasías de Alejandro Gil resultan cantinflescas, ridículas y totalmente fuera de contexto, más peso tienen las del presidente y primer secretario del Partido Comunista, Miguel Díaz-Canel, quien lo supera con el lloriqueo de ofrecer vacunas no probadas ni certificadas.

Lo cierto es que Díaz-Canel no pierde oportunidad para promover algo que no tiene. Mientras, observa cómo sus estratégicos socios chinos y rusos ya han llegado a casi todos los mercados de América Latina y el Caribe, Asia y África con sus propias vacunas, en donde los cubanos tratan de vender unos cinco candidatos vacunales que ni siquiera han podido certificar en la propia Isla, donde los números de casos y muertes siguen en ascenso.

La explosión inflacionaria y social al doblar de la esquina

Mientras tanto, mediante un financiamiento nada transparente, de procedencia desconocida, la cúpula mafiosa invierte miles de millones de dólares en la construcción de nuevos hoteles, cuando la tasa de ocupación de los existentes no pasa del 14% desde hace 15 meses.

De continuar este caos, el dólar seguirá su camino cuesta arriba y en unos pocos días podría llegar a los 100 CUP en el mercado informal, generando una situación semejante a la del “período especial” de los años 90.

Todos estos acontecimientos se están juntando en un coctel que podría desencadenar una explosión social nunca vista en la Isla en 62 años.

Si la escalada de la situación inflacionaria continúa en las próximas semanas, si la escasez de productos alimenticios sigue su espiral ascendente, si el Gobierno continúa con su actitud desafiante e insensible, con su falta de sentido común y su política de terapia de choque, existen grandes probabilidades de que la represión no sea suficiente para contener una protesta social masiva.

Si hoy un grupo de jóvenes que han decidido exigir sus derechos ciudadanos con protestas pacíficas ha generado una de las olas represivas más grotescas y agresivas que se han visto en Cuba en mucho tiempo, ¿cómo sería si un pueblo entero se levanta en rebeldía a reclamar sus derechos a tener una vida digna?

FUENTE: https://diariodecuba.com/economia/1622719016_31630.html

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .