EDUCACION E HISTORIA

Los retos sociales de tener poderes psíquicos

El otro día, por ejemplo, un cliente entró en mi tienda. Hablaba por el altavoz del teléfono con su mujer, diciéndole que les iba a comprar a ella y a sus hijos unos regalos sorpresa de mi tienda. Pero ella parecía desinteresada, hostil, incluso enfadada. Desde luego, no parecía agradecida por lo que él estaba haciendo por la familia.

Mis empleados comentaron después lo mucho que sentían por el pobre hombre y lo mal que sonaba su mujer. Pero les aconsejé que no juzgaran tan fácilmente: nunca sabemos lo que realmente pasa en la vida de los demás.

La verdad es que yo intuía más sobre la pareja que mi personal. Intuía que él la había engañado y que no era el marido perfecto. Él creía que hacer cosas como compras sorpresa para la familia compensaría de alguna manera todo el dolor y la decepción que le había causado a ella.

Una vez, una amiga me presentó a otra amiga y a su prometido. Cuando la pareja se fue, le dije que me preocupaba que el prometido de su amiga pudiera ser gay. También le dije que iba a romper el compromiso un mes antes de la boda. Le sugerí que hablara con su amiga, para suavizar el golpe y prepararla.

Mi amiga sabe que soy vidente, pero siempre es un poco escéptica. Se enfadó mucho conmigo e insistió en que estaba totalmente equivocada. El prometido, dijo, era claramente muy masculino y no actuaba como gay en absoluto. Continuó diciéndome cosas profundamente hirientes, insinuando, entre otras cosas, que probablemente sólo pensaba que era gay porque no se me insinuaba.

La verdad sobre quiénes somos vive en nuestros corazones. Nuestra llamada a la valentía consiste en proteger nuestro corazón salvaje contra la evaluación constante, especialmente la nuestra. Nadie pertenece aquí más que tú ~ Brené Brown

No hablamos durante unos tres meses después del incidente, hasta que mi amiga me llamó para confirmar que su amiga comprometida era un desastre emocional. Su prometido finalmente había salido del armario y le había dicho que era gay. Ya no podía seguir adelante con la boda.

Cómo lo supiste, me preguntó mi amiga. ¿No había ningún signo revelador? No sabía qué decir. No es la primera vez que alguien no me toma en serio. De hecho, ocurre siempre. Así son las cosas cuando uno sabe cosas que otros no saben.

Nunca recibí una disculpa por las cosas hirientes que me dijo. Lamentablemente, no volvimos a hablar después de aquello. No podía seguir siendo amiga de alguien que dudaba de mis habilidades psíquicas cuando se las había demostrado una y otra vez. Mucho menos deseo asociarme con alguien que puede decirme cosas tan hirientes. Tampoco era la primera vez. He perdido muchas amistades a lo largo de los años porque soy vidente.

En mis años de juventud, salí a bailar con una amiga cuyo marido era músico en una banda. Otra mujer intentaba hacerse amiga nuestra y se acercó a charlar con mi amiga. Cuando se marchó, le advertí a mi amiga que esa mujer podría ser una buscapleitos. Intuí que iba a coquetear tanto con mi novio como con el marido de mi amiga.

Mi amiga dijo que yo estaba siendo demasiado “crítica” y que la mujer le gustaba mucho. Así que no dije nada más y observé pacientemente el desarrollo de los acontecimientos en las semanas siguientes. Un día, mi amiga me llamó para quejarse de que la nueva amiga se había lanzado sobre su hermano y su marido. Una vez más, no tuve palabras. No mucha gente se da cuenta de esto, pero mantenerse callado y observar pacientemente desde la barrera puede ser una gran parte de la vida social del vidente.

Algunas personas piensan que la verdad se puede ocultar con un poco de cobertura y decoración. Pero con el paso del tiempo, lo que es verdadero se revela, y lo que es falso se desvanece ~ Ismail Haniyeh

Por cierto, en otra ocasión le dije a esa misma amiga que su padre le daba alcohol a su bebé de 18 meses cuando sus padres lo cuidaban. Se sintió profundamente ofendida. Era imposible que su padre hiciera eso.

Con el tiempo, su marido me reveló que, efectivamente, habían pillado a su padre dándole alcohol al bebé para calmarlo y hacerlo dormir. Ella nunca dijo nada al respecto. Su ego estaba demasiado herido para admitir que yo tenía razón.

Para mí, sin embargo, no se trata de tener razón. Se trata de proteger a mis amigos y ayudar a la gente. Y no todo son malas noticias todo el tiempo. También le dije a la misma amiga que iba a tener una hija. Ella insistió en que no había manera. Su marido no quería tener más hijos, porque según la historia de su familia seguiría teniendo sólo varones. También le dije que su hija tendría mucho talento y que algún día se dedicaría a las artes escénicas.

Nos distanciamos en nuestra amistad y con el tiempo perdimos el contacto. Me encontré con ella 20 años después. Ahora tiene una hija en edad universitaria que está matriculada en un máster de artes escénicas.

Como puede ver en estos pocos ejemplos, las amistades y la vida social pueden ser un reto para los psíquicos. ¿Mantienes en secreto tus percepciones? ¿Pasas por el largo, agotador y a veces degradante proceso de probarte a ti mismo constantemente? ¿Aguantas las críticas y el cinismo? ¿Encuentras nuevas formas de responder a las preguntas de “cómo lo supiste”?

Sentarse en silencio al margen y esperar pacientemente suele ser una parte importante de ser psíquico.

FUENTE: https://soyespiritual.com/los-retos-sociales-de-tener-poderes-psiquicos/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=name_te_perdono&utm_term=2021-06-11

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .