EDUCACION E HISTORIA

Llorar no es un signo de debilidad: es una señal de inteligencia emocional

Aunque a veces tengamos que contener nuestras lágrimas, dejarlas fluir en general no es algo malo. Todo el mundo llora y el hecho de que necesites un buen llanto no te convierte en un débil.

Aunque mucha gente piensa que expresar las emociones abiertamente, sobre todo las negativas, es una señal de que alguien es incapaz de controlarse o de que es inmaduro en general, eso no es necesariamente cierto. Los que afrontan sus emociones adecuadamente no son inmaduros, son emocionalmente inteligentes.

La inteligencia emocional en general es la capacidad de una persona para ser consciente de sus sentimientos y expresarlos. Aunque no quieras mostrar ese lado débil de ti mismo, si necesitas llorar y desahogarte, hazlo. Si no expresas nunca tus emociones sólo vas a acabar siendo desgraciado, ya que se acumularán en tu interior y provocarán cosas negativas en tu día a día.

Si eres una persona que se limita a pasar por el aro y a fingir que todo va bien aunque no sea así, lo más probable es que necesites una buena descarga emocional. Ignorar tus sentimientos te conducirá a un aumento de la negatividad general y te dejará con la sensación de que no hay escapatoria. Todos debemos entender que no hay nada malo en sentir cosas.

Llorar puede ayudarte a superar las cosas, a seguir adelante de forma adecuada, a procesar las cosas por las que estás pasando y, en muchos sentidos, a sentirte mejor con todo ello. Cuando lloramos estamos dejando salir las cosas que sentimos y las afrontamos adecuadamente. En lugar de cerrarnos y huir, estamos afrontando las cosas, sintiéndolas y superándolas.

Llorar es una parte muy beneficiosa de la vida, te ayuda a reducir el estrés y también puede hacer maravillas en tu forma de ver las cosas hacia adelante. Llorar tiene un efecto calmante y es una forma estupenda de autocalmarnos. Una vez que nos desahogamos, solemos sentirnos mucho mejor y no tan hinchados por dentro.

Con respecto a las lágrimas emocionales en su conjunto, la Dra. Judith Orloff escribió lo siguiente en su sitio web:

Las lágrimas emocionales tienen beneficios especiales para la salud. El bioquímico y “experto en lágrimas”, el Dr. William Frey, del Centro Médico Ramsey de Minneapolis, descubrió que las lágrimas reflejas son un 98% de agua, mientras que las lágrimas emocionales también contienen hormonas del estrés que se eliminan del cuerpo con el llanto. Tras estudiar la composición de las lágrimas, el Dr. Frey descubrió que las lágrimas emocionales desprenden estas hormonas y otras toxinas que se acumulan durante el estrés. Otros estudios sugieren también que el llanto estimula la producción de endorfinas, el analgésico natural de nuestro cuerpo y las hormonas del “bienestar”.” Curiosamente, los humanos son las únicas criaturas conocidas que derraman lágrimas emocionales, aunque es posible que los elefantes y los gorilas también lo hagan. Otros mamíferos y también los cocodrilos de agua salada producen lágrimas reflejas que son protectoras y lubricantes.

Llorar nos hace sentir mejor, incluso cuando un problema persiste. Además de la desintoxicación física, las lágrimas emocionales curan el corazón. No hay que retener las lágrimas. Los pacientes a veces dicen: “Por favor, discúlpenme por llorar. Me he esforzado por no hacerlo. Me hace sentir débil”. Mi corazón se compadece de ellos cuando oigo esto. Sé de dónde viene ese sentimiento: padres que se sentían incómodos ante las lágrimas, una sociedad que nos dice que somos débiles por llorar -en particular, que “los hombres poderosos no lloran”. Rechazo estas nociones. El nuevo paradigma ilustrado de lo que constituye un hombre y una mujer poderosos es alguien que tiene la fuerza y la conciencia de sí mismo para llorar. Éstas son las personas que me impresionan, no las que ponen una fachada machista de falsa bravuconería.

Intenta dejar de lado las concepciones anticuadas y falsas sobre el llanto. Es bueno llorar. Es sano llorar. Esto ayuda a despejar emocionalmente la tristeza y el estrés. Llorar también es esencial para resolver el duelo cuando las olas de lágrimas nos invaden periódicamente después de experimentar una pérdida. Las lágrimas nos ayudan a procesar la pérdida para poder seguir viviendo con el corazón abierto. De lo contrario, si reprimimos estos potentes sentimientos, nos abocamos a la depresión. Cuando una amiga se disculpó por acurrucarse en posición fetal en mi piso, llorando, deprimida por un romance fallido, le dije: “Tus lágrimas bendijeron mi piso. No hay nada que disculpar”.

Supongo que el punto de todo esto es que no hay razón para obligarse a no llorar nunca. Si necesitas llorar, hazlo. Llorar puede ayudarte de más formas de las que eres capaz de ver ahora mismo y no te convierte en un “bebé llorón”.

FUENTE: Llorar no es un signo de debilidad: es una señal de inteligencia emocional – Soy Espiritual

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .