CUBA

Los cubanos se enfrentan al régimen castrocomunista.

Cuando un pueblo cree que lo único que tiene que perder son sus cadenas, cuando se enfrenta a la opresión, los opresores están en problemas.
BYJULIO M SHILING
11 DE JULIO, 2021 (4 MINUTOS DE LECTURA)

Este domingo 11 de julio miles de cubanos salieron a las calles en numerosas ciudades de la isla pidiendo nada menos que un cambio sistémico. Para el Estado marxista-leninista de más de seis décadas, esta es una situación muy preocupante. Las protestas en todo el país pillaron a muchos por sorpresa. Para una dictadura que se enorgullece de tener una de las mejores redes de inteligencia y represión del mundo, esto evidencia que es vulnerable. La espontaneidad, como siempre creyó Hannah Arendt (con razón), es uno de los mayores temores de un régimen totalitario.
 

Uno puede estar seguro de que cabezas dentro del aparato del castrocomunismo rodarán previsiblemente. La marca más distintiva de estos estallidos masivos fue precisamente la naturaleza espontánea de estos actos de rebelión cívica que brotaron por todo el país, gracias a las fisuras dentro del control mediático monopólico del Estado que la tecnología en la era digital ha facilitado.
 

Los cánticos incluían “Abajo el comunismo”, “Libertad“, “Patria y vida”, “Abajo la dictadura”, “Viva Cuba libre”, “No más mentiras”, “Abajo Diáz-Canel”, “Cambio”, “No tenemos miedo” y “Sí se puede”. Algunas de las ciudades cubanas donde estas multitudes expresaron públicamente su oposición al comunismo cubano fueron La Habana, San Antonio de los Baños, Palma Soriano, Guira de Melena, Santiago de Cuba, Alquizar, Cárdenas, San José de las Lajas, Morón, Bauta y Santa Clara. Según fuentes del Periódico Cubano, cálculos locales de testigos presenciales sitúan las cifras en cerca de 20,000 personas en la mayoría de estos lugares donde se produjeron las protestas. Cabe destacar que muchas de estas manifestaciones se concentraron en objetivos estratégicos ante lugares con relevancia política para el régimen castrista.
 

Dos tipos de lugares clave que repetidamente fueron testigos de los más altos decibelios de descontento social y llamamientos patrióticos para la sustitución del régimen de las protestas fueron frente a numerosas sedes del Partido Comunista de Cuba y estaciones de policía, ambos instrumentos represivos emblemáticos y símbolos de la dictadura marxista. Miguel Díaz-Canel, el representante figurativo del castrocomunismo elegido a dedo, llegó acompañado por las tropas de élite de la policía política del régimen, los Boinas Negras, a San Antonio de los Baños, el centro de la zona cero de la protesta, y se dirigió a la nación.
 

Permaneciendo en esa ciudad durante unos 5 minutos, pero dejando atrás a las brutales fuerzas represivas para aplastar a los manifestantes pacíficos, Díaz-Canel repitió la habitual diatriba castrista. El actual dictador cubano culpó de todos los males de Cuba a Estados Unidos (como siempre). Inmediatamente después, calumnió a todos los manifestantes, refiriéndose a ellos como “mercenarios”, “lacayos de Estados Unidos” y “contrarrevolucionarios”.
 

Díaz-Canel, como parte de su respuesta formulada por el régimen a este desafío a su pretensión de legitimación en el poder, afirmó que “las calles pertenecen a los revolucionarios” y llamó a los “cubanos revolucionarios y comunistas a salir a las calles” y desafiar a los manifestantes contra la dictadura. Dado que la carta magna socialista actualizada (Constitución de 2019) del régimen castro-comunista llama a la población a “defender” el socialismo por cualquier medio necesario, en un estado sin estado de derecho, esto es una licencia para matar por el comunismo. El artículo 4 dice: “Los ciudadanos tienen derecho a combatir por cualquier medio, incluido el combate armado cuando no se disponga de otros medios, contra cualquiera que pretenda derribar el orden político, social y económico establecido por esta Constitución”.
 

El régimen castrista, como parte de la represión de esta revuelta cívica y pacífica, ha cortado logísticamente los servicios de Internet para la población en general en las zonas de manifestaciones populares. Por lo tanto, faltarán muchos detalles sobre la represión. Los Boinas Negras comenzaron inmediatamente por la tarde a reprimir salvajemente la manifestación, por ejemplo, en San Antonio de los Baños. El gas lacrimógeno fue el utensilio menos agresivo utilizado. El hecho de que Cuba comunista tenga una importante base aérea en esta ciudad, sin duda, la hace logísticamente importante.
 

En las afueras de Palma Soriano, divisiones motorizadas de infantería de élite de Baraguá, donde se encuentra la mayor unidad militar del Ejército Oriental del régimen castrista (Cuba tiene sus Fuerzas Armadas divididas en tres grupos para evitar la coordinación de un golpe de Estado), han estado coordinando posiciones. Una vez más, la pérdida de comunicación con los grupos de la oposición dentro de la Isla, ha hecho difícil determinar, en este momento, la magnitud total del esfuerzo de supresión del gobierno de Castro.
 

Como Arendt predijo astutamente, los regímenes totalitarios sólo tienen éxito si pueden organizar estructuralmente la sociedad y el poder político, según los objetivos de la dictadura. La espontaneidad amenaza esa capacidad de predicción y control. El comunismo cubano no olvidará este domingo 11 de julio. Cuando un pueblo cree que lo único que tiene que perder son sus cadenas, cuando se enfrenta a la opresión, los opresores están en problemas. Los imponderables son herramientas de libertad contra el comunismo. Cuba está en el camino correcto hacia la libertad.

El American © 2021


Author Julio M Shiling
Julio M. Shiling es politólogo, escritor, conferenciante, comentarista y director de los foros políticos y las publicaciones digitales, Patria de Martí y The CubanAmerican Voice y columnista de El American. Tiene una Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) de Miami, Florida. Es miembro de The American Political Science Association (“La Asociación Norteamericana de Ciencias Políticas”), el International Political Science Association (“La Asociación Internacional de Ciencias Políticas”) y el PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio.

Publicado en El American el 11 de julio, 2021. Para leerlo en las páginas de  El American siga el siguiente enlace: 

Artículo:  https://elamerican.com/cubanos-enfrentan-al-regimen-castrocomunista/?lang=es

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .