MASONERIA

EL TEMPLO DE SALOMÓN Y LA LOGIA MASÓNICA 1

ara poder llegar a una conclusión sobre el origen y el verdadero fundamento de las logias masónicas es importante hacer un poco de historia y remontarnos a su oscuro nacimiento.

Aunque a la organización se le reconoce como tal a partir del siglo XVII con la agrupación de los constructores y albañiles de las catedrales del Medioevo, en su aspecto esotérico se remonta hasta la Edad Antigua. Ahí es donde se encuentra el origen de la simbología, de las religiones y las raíces del actual pensamiento masónico. En este aspecto, más que pensar en su historia como un orden establecido, el pensamiento masónico es, sobre todo, un tipo singular de razonamiento místico, oculto o secreto, que fue surgiendo de casi todas las civilizaciones y que tomó forma en la Edad Media.

El Magister Aldo Lavagnini expresa a este respecto: «Todos los pueblos antiguos conocieron, además del aspecto exterior o formal de la religión, de las prácticas sagradas, una enseñanza paralela interior o «esotérica», que se daba únicamente a los que se reputaban moral y espiritualmente dignos de recibirlas. Este aspecto de la religión lo suministraban especialmente los llamados «Misterios» (que etimológicamente quiere decir mudo o secreto y que se caracterizaba por la obligación de mantener en secreto este aprendizaje por medio del juramento que se requería del iniciado)».

Hubo misterios instituidos en todos los pueblos conocidos por la historia en la era pre cristiana, en Egipto, en la India, en Persia, Caldea, Siria, Grecia y en todas las naciones mediterráneas, entre los druidas, los godos, los escitas y los pueblos escandinavos, en la China y en los pueblos indígenas de América. Puede observarse bocetos de ello en las curiosas ceremonias y costumbres de las tribus de África y Australia Tuvieron fama especialmente los misterios de Isis y de Osiris en Egipto (dioses de la luna y el sol respectivamente); los de Orfeo y Dionisio, y los Eleusinos en Grecia y los de Mitra, que, desde Persia, se extendieron con las legiones romanas por todos los países del imperio.

Igualmente la religión brahmánica, así como la musulmana y algunas prácticas que el Catolicismo fue adquiriendo, son sin duda, anteriores al establecimiento de dichas religiones. La egipciología es primordial para el pensamiento iniciático masónico ya que de esta antigua civilización provienen varios de los grandes misterios de la magia.

El grupo Deliker publicó el siguiente artículo en julio del 2009: «Los misterios egipcios constituyen uno de los fundamentos remotos del Arte Regio de la Francmasonería. Son muchos los elementos conceptuales, rituales y simbólicos de la Orden de la Acacia en los que se trasluce el vínculo con la grandiosa civilización del Nilo y su elevada espiritualidad solar».

Figura en primer lugar la esfinge, símbolo del secreto y por tanto de la esencia del esoterismo masónico. Junto a ella destaca la figura del triángulo, que tanta importancia cobra en la simbología masónica y que, entre otras cosas, viene a ser la representación esquemática de la pirámide egipcia, imagen del espíritu humano que se proyecta hacia lo alto para tocar con su vértice superior la luz del Sol, representación de la luz divina, la luz de la verdad.

FUENTE: https://devocionaldiario.org/sectas-2/masoneria-el-templo-de-salomon-y-la-logia-masonica-1

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .