CUBA

Nuevas leyes de censura del régimen cubano no detienen las protestas del pueblo

POR FABIOLA SANTIAGO

Play VideoDuration 0:55ETECSA says the government ordered to remove the internetA Cuban called ETECSA asking for an explanation for the internet blackout and an employee told him that it was a government order. BY COURTESY

El régimen cubano es una abominación.

En medio de una pandemia mortal, con hospitales y clínicas escasos de personal y sin equipo básico como oxígeno para salvar vidas y pacientes que mueren en condiciones ruinosas, los líderes cubanos han decidido que la solución es intensificar la represión.

En medio del sufrimiento, cuando la gente necesita el flujo irrestricto de información para sobrevivir, lo único que tiene que ofrecer el gobierno de Miguel Díaz-Canel es un ataque masivo a la libertad de expresión y a las comunicaciones por Internet.

¡Cobardes!

Le temen a un pueblo desarmado que protagonizó protestas históricas por toda la isla el 11 de julio y cuya única arma es la verdad.


LEYES DE CENSURA PARA INTERNET

El objetivo es silenciar a cualquier precio, no solo la disidencia, sino también el estado de agitación social en Cuba.

El martes pasado, el Ministerio de Comunicaciones promulgó una extensa legislación, la Resolución 150, que tipifica como delito la expresión de opiniones en las redes sociales que el gobierno considera inaceptables.

Quienes usan el Internet para oponerse al régimen serán procesados por “cíberterrorismo”, amenaza la ley.

Otro decreto, el No. 35, prohíbe a los cubanos utilizar el internet o cualquier otro servicio de telecomunicaciones para “para atentar contra la Seguridad y el Orden Interior del país,” para transmitir lo que el régimen considera “noticias falsas”, información ofensiva o contenido que afecte “la seguridad colectiva, el bienestar general, la moralidad pública y el respeto al orden público”.

El decreto también ordena a los proveedores monitorear lo que las personas publican y dicen y cancelar los servicios cuando violan órdenes de censura radicales que dejan lo que es ilegal a la interpretación de reconocidos violadores de derechos, incluidas las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior.

OCULTAR UN PAÍS EN RUINAS

Además de amordazar a los cubanos, las medidas también pretenden anticiparse al compromiso de la administración Biden de ayudar a los cubanos a mantenerse conectados después de que el régimen cerró el Internet y las plataformas de redes sociales mientras la policía armada y las fuerzas paramilitares intentaban reprimir las protestas.

Pero el gobierno cubano tampoco quiere que el mundo vea que los cubanos ni siquiera pueden llorar a sus muertos en paz.

Quieren mantener ocultas de la vista del público sus despreciables tácticas, como la que vemos en un video de una mujer que la policía lleva a la cárcel a la fuerza por gritar su dolor en un funeral por una víctima de COVID-1.

Porque gritar de frustración por las horribles circunstancias que están soportando también es un crimen en la despótica Cuba.

No quieren que el mundo escuche en Twitter las conmovedoras súplicas de un joven holguinero, Magdiel Jorge Castro, cuyo abuelo fallecido seguía en casa, 15 horas después de morir de COVID, porque no hay ataúdes en Cuba.

Su abuelo, a quien describe como parte de una generación que lo sacrificó todo por ideales revolucionarios, había sido rechazado en el hospital porque tampoco había oxígeno.

“A mi no me pueden decir que es mentira. A mi no me pueden decir que es fake news”, dice Castro, aludiendo a las nuevas leyes de censura. “¿Hasta cuando vamos estar aguantando, tanto, tanto abuso?

El régimen patriarcal no quiere que el mundo vea a un grupo de jóvenes médicos cubanos, identificándose sin miedo a sí mismos y a su lugar de trabajo, hablar frente a una cámara, uno por uno, denunciando las condiciones de COVID en las que trabajan y la falta de apoyo del gobierno.

Los médicos ahora podrían enfrentar un castigo, una farsa agravada, según la disposición de la Resolución 150 de que el contenido no perjudique la “reputación” del país.

Pero el prestigio que Cuba vende al mundo como bastión de la destreza médica se está desintegrando por la mala gestión del régimen. Un país que se jacta de sus brigadas médicas internacionales y sus plantas de fabricación de oxígeno (Díaz-Canel fue televisado en una gira esta semana para apaciguar al público) es incapaz de tener inventarios disponibles para su propio pueblo.

Una tierra de bosques tropicales no puede hacer ataúdes. Una tierra de campos fértiles que exporta alimentos a otros países no puede alimentar a su propia gente. Culpan al embargo de Estados Unidos por su situación cuando los alimentos y los medicamentos están exentos, y el presidente Biden ha ofrecido a enviar las vacunas que ellos rechazaron. Y reprenden a los cubanoamericanos cuando son ellos quienes mantienen a flote a las familias con remesas que ascienden a miles de millones de dólares al año.

Cuba, por supuesto, llama a las verdades inconvenientes “noticias falsas”.

Muy a lo Trump de parte de ellos.

Y el régimen defiende su criminalización de contenidos, condenada por la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, y el Comité para la Protección de Periodistas, como una “práctica habitual en todo el mundo”.

Como hacen con las detenciones arbitrarias y los juicios abreviados sin defensa adecuada, Cuba busca normalizar lo indefendible.


Pero esta generación, capaz y desafiante, no va a dejar renunciar a derechos que son mundiales de expresarse en las redes. Su respuesta a las detenciones arbitrarias por el delito de manifestar su descontento fue contar sus historias en las redes sociales.

Su respuesta a las nuevas leyes de censura fue acudir a Twitter y protestar contra ellas.

¡Bravísimos!

FUENTE: https://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/fabiola-santiago-es/article253671763.html?fbclid=IwAR0nuZALtJ81tml_3mImIG-vZ1A08oVdB403X1kZeDXfsJRdmOSd5neNeb4

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .