POLITICA E INMIGRACION

Biden responde a la crisis en la frontera con una campaña de deportaciones masivas

Los vuelos a Haití comenzaron este domingo, y la Casa Blanca espera llegar a ocho diarios

David Alandete

La respuesta de Joe Biden a la llegada masiva de haitianos que huyen de la miseria y violencia en su país es devolverlos a este, en una campaña de deportaciones aéreas que confirma el continuismo en política migratoria con respecto a la Administración de Donald Trump y que contradice todo lo que el hoy presidente prometió en campaña.

Son ya más de 15.000 los inmigrantes, en su inmensa mayoría haitianos, que se hacinan en un campamento insalubre bajo un puente que une México y Estados Unidos en la localidad tejana de Del Río. Ayer hubo tres vuelos de repatriación a Haití, según fuentes oficiales. Se espera que este lunes haya cuatro.

Haití, un país de 11 millones de habitantes, ha sido golpeado recientemente por el asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio y un terremoto de magnitud 7,2 en agosto que destruyó miles de hogares. Ya antes era la nación más pobre de toda América Latina, hundida en una recesión continua. Los haitianos huyen como pueden a otros países americanos y cruzan México para pedir asilo en EE.UU. Por su parte, México se niega a aceptarlos si son deportados, por lo que Biden ha optado por aumentar los vuelos a Haití.

Lo cierto es que los vuelos de repatriación a ese país son habituales, aunque no cosa diaria. Sí que quedaron anulados tras el terremoto de agosto.

Según dijo el departamento de Seguridad Nacional el sábado, se espera poder habilitar al menos ocho vuelos diarios con hasta 120 deportados en cada uno de ellos. Estas personas suelen pedir asilo, pero el expresidente Trump dictó al inicio de la pandemia un decreto que permite la expulsión en caliente de todos los que crucen por razones sanitarias. Biden ha mantenido esa medida, al igual que mantiene la prohibición de entrada de extranjeros desde Europa.

El mensaje de esta Administración, como en muchos otros apartados, es muy similar al de Trump. Una portavoz del departamento de Seguridad Nacional, Marsha Espinosa, dijo el sábado en un correo electrónico: «Hemos repetido que las fronteras no están abiertas, y no deberían hacer ese peligroso viaje. La inmigración irregular supone una grave amenaza a la salud y el bienestar de las comunidades en la frontera y las vidas de esos propios emigrantes, y no debería acometerse».

La política sigue siendo, por lo tanto, que esos inmigrantes, huyan de lo que huyan, no vengan a EE.UU. Es lo que dijo —«no vengan»— la vicepresidenta Kamala Harris, ella misma hija de padre jamaicano y madre india tamil, durante una polémica visita a México para asegurarse la cooperación de Andrés Manuel López Obrador en mantener políticas similares a las de Trump. Es cierto que Biden trató de anular el programa de deportación a México de peticionarios de asilo, pero lo hizo de una forma tan apresurada que la Corte Suprema lo reinstauró.

Los cruces ilegales de la frontera desde México han alcanzado este verano su punto máximo en 20 años, a pesar de que la zona ha experimentado temperaturas muy elevadas. En agosto, los agentes fronterizos detuvieron a 208.807 personas, según cifras oficiales publicadas esta semana por la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza. En Julio fueron 212.672. En total, desde que Joe Biden asumió la presidencia, han sido detenidos más de 1.2 millones de personas tras cruzar la frontera.

El problema de los niños que cruzan sin adultos se ha agravado también. Según esos datos oficiales, el mes pasado, 18.847 adolescentes y niños cruzaron la frontera solos, un 1% menos que en julio.

Estas duras medidas contrastan con los planes iniciales de Biden, que pasaban hasta por ofrecer una amnistía a los 11 millones de indocumentados que viven en EE.UU. Varios republicanos culpan a aquellas promesas de Biden de haber creado un efecto llamada. «Cuando decenas de miles de inmigrantes ilegales cruzan la frontera, Joe Biden les promete la ciudadanía. Está empeorando mucho esta crisis», dijo el viernes en Twitter el senador Tom Cotton.

La izquierda también se ha revuelto contra Biden. Medio centenar de diputados demócratas, encabezados por Alexandria Ocasio-Cortez, le han enviado una carta a Biden en la que piden que suspenda las repatriaciones.

Dice la misiva: «La Administración Biden no puede afirmar que está haciendo todo lo posible para apoyar a la comunidad haitiana mientras continúa deportando injustamente a los haitianos cuando la isla atraviesa su peor crisis política, de salud pública y económica hasta ahora».

El hacinamiento en Del Río ha provocado tensión entre la Casa Blanca y el gobernador de Texas, Greg Abbott. Este último dijo el jueves que había ordenado a los policías estatales y a la Guardia Nacional de Texas cerrar seis puntos de entrada a lo largo de la frontera sur a petición de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza. Después se desdijo, y la mencionada agencia negó haber pedido nada. Abbott, un aliado de Trump, ha dicho en un comunicado que «la Administración Biden es un completo desastre y está gestionando la crisis fronteriza tan mal como la evacuación de Afganistán».

FUENTE: https://www.abc.es/internacional/abci-biden-responde-crisis-frontera-campana-deportaciones-masivas-202109192017_noticia.html?fbclid=IwAR0KaJEwdi1gDZm8fI0qsVtBUz8Y0328xovOrCJ-7qigrhUueN2OLoD_A2Q

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .