ECONOMIA Y CORRUPCION

Los desafíos internos y externos sitúan a Biden en una posición crítica

Después de un verano horrible, ahora las disputas sobre los planes económicos amenazan la agenda política del presidente estadounidense

An oversized fake check during a news conference on raising the debt ceiling at the U.S. Capitol in Washington, D.C., U.S., on Wednesday, Sept. 22, 2021. Democrats are pursuing an almost certainly doomed strategy to avert a government shutdown and stave off a federal default, raising the likelihood of financial-market stresses that will ultimately force U.S. lawmakers hands. Photographer: Sarah Silbiger/Bloomberg
Los senadores republicanos anunciaron que no apoyarán las propuestas financieras de los demócratas; que no les darán un cheque en blanco… Y lo escenificaron con un gran cheque  en una comparecencia  SARAH SILBIGER / BLOOMBERG

A Joe Biden le siguen creciendo los enanos. Su situación empieza a preocupar seriamente a su equipo y a los medios afines o poco adversos. Después de un verano de pesadilla por el desastre en Afganistán, la expansión de la pandemia con la variante delta y las catástrofes del huracán Ida y los incendios en el Oeste, el presidente estadounidense necesita un triunfo que enderece su mandato. Y lo necesita a tiempo para evitar una sangría en las elecciones de renovación de la Cámaras a medio mandato, en noviembre del 2022.

Biden no lo tiene fácil. A los problemas para frenar la pandemia y la grave crisis migratoria en Texas, con miles de haitianos cuyo hostigamiento por las patrulla migratoria ha escandalizado a todo el mundo, se le suma ahora una conjunción de desafíos sobre política económica y financiera de gran calado. Se trata de la amenaza de cierre de la Administración por falta de presupuesto con que financiarse; de la dificultad para ampliar el límite de la deuda, y de la oposición, incluso interna, a su plan estrella de 3,5 billones para gasto social, ligado a otro de 1 billón para infraestructuras que se votará el lunes en el Senado.

Crecen los avisos casi apocalípticos sobre los efectos de la falta de acuerdo para elevar el techo de la deuda

El inicio de curso se torció enseguida por culpa de la alianza sorpresa con Reino Unido y Australia para dotar a este país de submarinos con los que patrullar el Pacífico y contener a China. El acuerdo creó gran malestar en la Unión Europea y enfureció a Francia. El presidente Emmanuel Macron, quien, al ver como se chafaba el jugoso contrato de venta submarinos que tenía firmado con Australia, llamó a consultas a su embajador en Washington. Ayer, Biden apaciguó los ánimos de Macron, y el embajador francés volverá a su puesto la semana que viene. Sin embargo, nadie duda de que la herida abierta en la relación trasatlántica tardará en curar.Lee también

Pero ahora lo urgente para el presidente de EE.UU. es poner paz en casa, sobre todo en lo concerniente al dinero. Un diario tan poco sensacionalista como The New York Times advierte que el país “se encamina a toda velocidad hacia una grave crisis financiera” a causa del enfrentamiento político que amenaza con cerrar el Gobierno en plena pandemia y puede empujar a Washington “al precipicio” por incumplimiento de sus obligaciones de pago.

La secretaria del Tesoro avisa de que si no se eleva el techo de deuda el daño será «irreparable para la economía nacional y los mercados financieros globales”

Y la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha avisado de que “el caos resultante” de no pactar una elevación del techo de deuda antes del fin del año fiscal, el 30 de septiembre, causaría “un daño irreparable a la economía nacional y a los mercados financieros globales”.

La mayoría demócrata en la Cámara de Representantes sacó adelante el martes un proyecto cuya aprobación definitiva permitiría suspender el límite de la deuda, mantener la financiación del gobierno hasta primeros de diciembre y proporcionar ayuda a la inmigración y a los damnificados por desastres. 

Los republicanos quieren utilizar la pugna sobre la deuda para torpedear el plan de 3,5 billones sobre el que pivota la agenda de Biden

Pero el plan requiere la aprobación del Senado, donde precisa en principio de diez votos favorables de los republicanos. Y los republicanos no están por la labor, y quieren utilizar la pugna para torpedear el plan de 3,5 billones sobre el que pivota el grueso de la agenda política de Biden.

Al margen de las admoniciones apocalípticas, la sola perspectiva del daño que ocasionaría un fracaso obliga a todos a buscar salidas

Pese al tono casi apocalíptico de las admoniciones sobre una crisis de impago de deuda y de cierre de la Administración, y no obstante las amenazas de los republicanos al respecto, el Tesoro y los demócratas barajan posibles maniobras especiales para, al menos, salvar los muebles. Y la sola perspectiva del daño que ocasionaría un fracaso obliga a todos a buscar salidas.

Pero a medida que los plazos se cierran parece más claro que Biden puede pagar un precio alto para poder salir del entuerto, no sólo por la presión republicana sino por la oposición de algunos demócratas al proyecto de los 3,5 billones. El coste a pagar para evitar males mayores podría traducirse, mal que le pese al presidente, en una rebaja de sus ambiciosos planes de gastos billonarios para dar un empujón a la modernización del país, combatir la desigualdad en su seno y frenar el cambio climático. Y en esos planes se halla el alma del mandato Biden.

FUENTE: https://www.lavanguardia.com/internacional/20210923/7740334/biden-crisis-presupuesto-techo-deuda.html?fbclid=IwAR2CQbbJNJ6SrxOpWrQJY0NvzcmihKRfMGsScgnmxh6I3TYyMH28FNTH-44

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.