MASONERIA

El autoconocimiento en la masonería: la Ventana de Johari

El eterno aprendiz masón: El autoconocimiento como elemento fundamental para desbastar la piedra bruta.

De modo que si deseamos una Masonería fuerte y consciente de sus deberes humanitarios, procuremos que el verdadero espíritu masónico sea escrupulosamente observado en nuestras Logias. Porque él es el único que debe inspirar nuestros trabajos, iluminar el corazón de los hermanos y mantener en ellos el amor a la humanidad. 

Rafael Mallén Tomado del libro EL ARA, instructivo para el Aprendiz Masón

La palabra APRENDIZ deriva de las voces Latinas “APPREHENDERE”, que significa APRENDER y de “PREHENDERE”, que también indica percibir, concebir, comprender, asimilar, retener, adquirir. Por lo tanto, el vocablo APRENDIZ se refiere a la persona que estudia, que investiga, que descubre, que analiza y obtiene sus conocimientos para adquirir su ilustración.

Desde el punto de vista masónico, se refiere específicamente a abrazar la carrera masónica, dentro de cuyos preceptos, principios, máximas y virtudes se inicia al APRENDIZ, con el fin de prepararlo, instruirlo y capacitarlo y pueda por sí solo, escalar los grados simbólicos subsecuentes (Tomado del libro Manual del Aprendiz, Magíster).

Photo by Luca Bravo on Unsplash

En este sentido etimológico y práctico, un verdadero masón nunca deja de ser APRENDIZ, pues es imperioso como parte de nuestro desarrollo masónico, seguir aprendiendo y creciendo. Para el APRENDIZ significa el comienzo de un proceso para desbastar la piedra bruta, y para el Hermano Compañero y el Maestro Masón se refiere a seguir puliendo la suya.

Es genuinamente valioso, que este ejercicio constante de crecimiento nos permita ir avanzando en nuestro camino interior, independiente de nuestro grado o nivel que tengamos hacia afuera. Para el APRENDIZ será indispensable el uso del Mazo y el Cincel, y para el Compañero y el Maestro Masón, el uso de sus respectivas herramientas, pero en todo caso, todas dirigidas a un mismo fin.

Con lo anterior es fácil deducir entonces, que mientras haya una herramienta para un Masón, existirá la responsabilidad y el deber de seguir usándola para continuar dando forma a su existencia.

Pero entonces, ¿qué es lo que sucede cuando encontramos que muchos hermanos masones se quedan en el camino, ya sea una vez iniciados o peor aún, después de haber crecido en grados y dignidades?  En los primeros pueden haber una multitud de razones: no tienen de verdad corazón masónico, no son auto forjadores de su camino o no encontraron luces que esperaban encontrar en sus hermanos masones, estas son solo algunas de las suposiciones, pero podrían salir muchas más.

En el caso de los más avanzados, podríamos especular con varias razones también, pero hay dos, específicamente, que unidas se perciben y son contrarias a la naturaleza iniciática de la Masonería, y tiene que ver: primero, con la consideración de que el querido hermano ya ha labrado su Piedra y que ahora sigue el camino del reconocimiento y la adulación externa y segundo, la apatía o falta de capacidad técnica en la instrucción masónica.

Sin embargo, al ser un tema complejo y de respuestas concretas solo en la cabeza de cada querido hermano, me remitiré a esbozar la suposición referida al no uso del criterio técnico en nuestra instrucción masónica, y por la cual, y a mi modo de ver, ni los más nuevos (Aprendices) ni los más experimentados (Compañeros y Maestros), logran, en muchos casos, un alto desarrollo moral, espiritual y masónico.

Este abordaje lo hago desde un punto de vista objetivo, del cual se decanta el interrogante: y si es que escuchamos mucho que debemos conocernos, analizarnos, pulirnos y crecer, pero, ¿y si, no sabemos cómo hacerlo? es decir, que herramientas me servirían para lograrlo, pues como todo proceso deben existir métodos, formas, posturas que me permitan potenciar esas intenciones subjetivas, que de otra manera pueden quedar solo eso, en el querer pero no en el hacer. Esta es la discusión y análisis que os propongo, pues es posible que de aquí se desprenda el poco desarrollo en el que caen muchas logias hoy en día.

Son muchos los métodos que en nuestra instrucción masónica podemos emplear como ejercicio técnico para darle forma a esa alegoría del autoconocimiento y crecimiento individual que debemos emprender. Dentro de estos métodos, encontramos uno que particularmente considero interesante y que lo describo brevemente abajo: LA VENTANA DE JOHARI.

Esta es una herramienta de la psicología cognitiva, creada por los psicólogos Joseph Luft y Harry Ingham. De manera puntual, este modelo de análisis ilustra, en cuatro áreas (o cuadrantes), el proceso de la comunicación y analiza la dinámica de las relaciones personales.

Este modelo, propone dos puntos de vista: el yo y los otros, y lo hace desde dos enfoques diferentes: el emisor y el receptor. Es decir, funciona a la medida para un proceso de auto conocimiento en nuestra vida masónica.

ÁREA LIBRE: se refiere a todo aquello conocido por uno mismo y por los demás, aquí se incluiría todo lo que dejamos ver a los demás sobre nosotros mismos, lo que comunicamos abiertamente: experiencias, emociones, pensamientos, etc. no hay inconvenientes en que sean sabidas por su entorno.

ÁREA CIEGA: se refiere a todo aquello que desconocemos de nosotros mismos, pero que si conocen los demás. La persona no logra percibir en sí misma esas características de su personalidad mientras los demás si advierten estos rasgos en él.

Quienes tengan la posibilidad de contar con personas que los hayan tratado durante extensos períodos en sus diferentes roles y estén dispuestas a comunicarles sus percepciones con sinceridad, verán muy favorecida su tarea de auto conocerse.

Muchas veces nos negamos a querer ver las cosas, pero si más de dos o tres personas de confianza están de acuerdo en algún rasgo de nuestra personalidad, lo más probable es que algo de verdad haya en ello.

ÁREA OCULTA: se refiere a todo aquello que conocemos nosotros, pero que desconocen los demás, pensamientos, rasgos de personalidad, emociones, y que somos reticentes a mostrar públicamente, pero que también nos definen. Esta área refleja las facetas de la personalidad que el sujeto conoce y deliberadamente esconde a los demás.

Éste campo suele estar mayoritariamente integrado por las debilidades, los defectos y las miserias que la propia persona sabe que las tiene y no quiere que se sepan.

ÁREA DESCONOCIDA: en este cuadrante, quizás el más intrigante, es donde se incluye todo aquello que desconocemos de nosotros mismos y que también desconocen los demás.

Aquí es donde hay un potencial, un área por descubrir, nuestra capacidad de aprender y crecer y moldearnos, aprendiendo cosas sobre nosotros que desconocíamos.

Suelen vincularse estas situaciones de desconocimiento con los niveles subconscientes e inconscientes de los seres humanos. Esta parte nos alerta sobre la necesidad de incluir los niveles mentales no conscientes en el trabajo de exploración que hayamos de realizar en la búsqueda de nuestro auto-conocimiento.

Culmino esta presentación mis queridos hermanos esperando vuestras luces, tal como siempre lo han hecho desde que hago parte de esta augusta institución.

Del Manual del Aprendiz:

Cualquiera que sea el grado exterior que podamos conseguir, o que ya se nos haya conferido para compensar en alguna forma nuestros anhelos y deseos de progreso, difícilmente nos será dado superar realmente el grado de APRENDIZ.

En la finalidad elemental de la Orden, somos y continuaremos siendo APRENDICES por un tiempo mucho mayor que los simbólicos tres años de la edad.

¡Ojalá fuéramos todos buenos APRENDICES y lo fuéramos en toda nuestra existencia! Sí todos los masones nos esforzáramos primero en APRENDER ¡cuántos males que se han lamentado y se lamentan no tendrían razón de existir!Jorge Mario Alandete Leones. Aprendiz Masón
Respetable y Benemérita Logia Colombia No. 61
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia CartagenaEspecial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro

BibliografíaAdolfo Terrones y Adolfo García- Los 33 temas del Aprendiz Masón.
Rafael Mallen- EL ARA, instructivo para el Aprendiz Masón.
Magister- Manual del Aprendiz.
Dr. Alejandro Oscar De Salvo, blog personal: MASONERÍA TEÍSTA: MASONERÍA Y AUTO-CONOCIMIENTO: LA VENTANA DE JOHARI Y EL ENEAGRAMA. (masoneriateista.blogspot.com)
Ceolevel, Blog de project management: La Ventana de Johari y sus 4 Cuadrantes: Potente Herramienta de Autoanálisis (ceolevel.com)

FUENTE: https://www.escuelamasonicacarlosaranzacastro.net/2021/06/el-autoconocimiento-en-la-masoneria-la.html

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .