MASONERIA

2º Compañero


El pasaje de grado se da una vez cumplido el proceso del mismo por lo que se denomina el aumento de salario, esto implica: recibirlo en la Columna J\, mientras que los Aprendices lo hacían en la Columna B\ (en el Rito Francés es al revés), es decir, pasar de la Fuerza (BOAZ), que el Aprendiz necesita para el esfuerzo vertical por ascender, siempre más dificultoso al comienzo; al establecimiento (JAKIM), a la fuerza equilibrada y constante, que opera naturalmente como consecuencia de la expresión de su ser.

En términos del Oficio, pasar de la perpendicular al nivel. Notar que la perpendicular y el nivel, lo vertical y lo horizontal, unidos, determinan una cruz.El Aprendiz y el Compañero, conforman entonces una cruz en cuyo centro se despliega la rosa, el grado de Maestro.

Siendo este el segundo grado, es lógico que en él se insista sobre la dualidad, simbolizada por las dos columnas. En primer lugar, debemos considerar el simbolismo de la columna en general. Sabido es que la Masonería deriva parte de su «espíritu» de la Tradición Hermética, y que esta tradicionalmente proviene de un personaje legendario que se suele relacionar con el dios egipcio Thot.

Es llamada también “pentalfa”, porque en su forma parece estar conformada por cinco letras alfa mayúsculas (similares a la A latina).Según Mackey, los masones medievales la consideraban como el símbolo de la Sabiduría profunda, es decir, de la Divina Sophía.Cuando se dice que la Estrella Flamígera es la “gloria en el Centro”, o que simboliza la Belleza, claramente se la está asociando con la séfira Tiphereth.“La contemplación de la Estrella Flamígera” representa, por lo tanto, la contemplación del arquetipo de la Belleza.

Por su parte Wirth recuerda que la Geometría se destaca por ser una herramienta intelectual de los constructores o arquitectos, pero no sólo con un valor de ciencia y técnica, sino, además, como un cuerpo conceptual de inspiración filosófica, reflexiva, meditativa, tanto sobre el ser humano como respecto de su lugar en el universo, tradición que la masonería es depositaria como heredera de los pitagóricos. 

Respecto de la Generación, es menos claro, pero no menos elocuente, al señalar que la vida y su transmisión están depositadas en elementos en oposición activa, fuerzas representadas a su vez en las columnas BOHAZ y JAKIN del templo masónico. Este principio pertenece a la tradición unánime y aparece nítidamente representado en el Yin-Yang oriental. 

Bastante más hermético es respecto de la Gravitación, la cual se entendería como las energías que ligan a los miembros de la masonería entre sí, lazo que no es sólo intelectivo, sino, además, de tipo emocional, lo cual refuerza las ataduras espirituales en la obra común. 

Más hermético es aún al describir el concepto de Genio, el cual estaría relacionado con una inspiración intuitiva que conduciría al perfeccionamiento, a desarrollar obras perfectas, acción que no sólo sería individual, sino articulada al conjunto de los adeptos. 

Tanto para Guenon como para Wirth la Gnosis es un Conocimiento Tradicional o iniciático que constituye el fondo común de todas las iniciaciones, cuyas doctrinas y símbolos se han trasmitido, desde la más remota antigüedad hasta nuestros días, a través de todas las Fraternidades secretas cuya extensa cadena jamás ha sido interrumpida. Su concepción está ligada al conocimiento absoluto e intuitivo, especialmente de la divinidad, que pretendían alcanzar los gnósticos. 

Como expresión particular de la gnosis, la numerología, parte de la base que los números no son sino símbolos, que constituyen una forma particular de acceder a ese Conocimiento Tradicional o Integral al cual hace referencia Guénon. Se cuenta que Pitágoras enseñaba que los números tienen una significación independiente de la que indican sus signos. Los números representan cualidades; los signos representan cantidades.

Es decir, los números son símbolos o acordes que operan en el plano espiritual; en cambio, los signos numéricos son grafismos utilitarios para ser usados por la mente y medir las cosas en el plano material. 
https://groups.google.com/forum/#!forum/secreto-masonico

La escuadra y el compás:

La colocación de la escuadra y el compás en la posición característica del Compañero es en realidad una innovación, posiblemente de mediados del siglo XVIII.

En algunos Cuadros antiguos podemos ver que tal posición era emblemática de todos los miembros del Gremio. Lo que es una innovación, por lo tanto, es asociar esa posición sólo con el Compañero, y no con todo el Gremio.

La escuadra y el compás son considerados “manifestaciones del Libro”.En particular, para los Operativos, la escuadra siempre fue uno de los símbolos más importantes. «Todas la escuadras son signos masónicos».«Aprende a dirigir  tus pasos por la regularidad del compás».

Llama la atención del H.·. que se encuentra arrodillado frente al A.·. al ver. la nueva posición de la E.·. y del C.·. colocados sobre el volumen de la L.·. S.·. es esta una gráfica y clara exposición de los adelantos efectuados en el curso de su permanencia ininterrumpida en la Orden.Las puntas del C.·. simbolizan los conocimientos MAS.·. ocultos aún en el 1er grado y que van siendo develados paulatinamente.

LA NUEVA posición indica también que el M.·. ya no está ampliamente dominado por su materia y que el estudio y la Liberación espiritual marchan a la par’ que su componente material”.[1]


La regla y la palanca:
La regla es un atributo del Experto y la misma tiene 24 pulgadas, simbólicamente correspondientes a las 24 horas del día. Algunos agregan que la regla debería tener una sección (área transversal) de forma triangular.Se dice que esta regla permite comprender la estructura y el orden interno inherente a los fenómenos y a las cosas.Algunos afirman que, al ser elevado a Compañero, el Aprendiz “pasa de la regla a la escuadra”. Este simbolismo es discutible, porque la escuadra ya tenía un rol fundamental en el Aprendiz.

Según el Martinismo, los esfuerzos que el Iniciado realiza en pos de su desarrollo, generan una correspondiente resistencia que, con la ayuda simbólica de la palanca, que multiplica sus fuerzas, está en condiciones de vencer.Utilizando la palanca se extrae la piedra bruta de la cantera. La palanca es, entonces, la herramienta que permite superar la inercia natural de la materia.

He aquí la primera de las herramientas que corresponden al grado de Compañero de manera privativa, su rol simbólico en manos del Compañero es en primer lugar un gesto de confianza y reconocimiento de la libertad que ha ganado. La palanca es una herramienta de fuerza, capaz de levantar el mayor peso.

Desde el punto de vista físico, representa una barra estática que descansa y oscila sobre un punto fijo o fulcro cuyo movimiento pone en juego dos fuerzas contrapuestas: Potencia y Resistencia. Aunque el principio de la palanca es visto más fácilmente en la acción de levantar grandes pesos o arrastrar cuerpos de grandes masas, el mismo principio activo se ocupa en el trabajo de las pinzas, los alicates y hasta los remos de un bote.

El Compañero Masón debiera considerar los aspectos simbólicos de la acción física de la palanca: pequeñas unidades de fuerza doblegan grandes esfuerzos de resistencia y pequeños desplazamientos de unidades de fuerza consiguen grandes desplazamientos de unidades de resistencia.

La fuerza ha dejado de ser valiosa en este punto del símbolo y es reemplazada por la idea, el logos que es capaz de vencer la inercia.

Una segunda cuestión simbólica de primer orden, es la comprensión necesaria de la importancia del punto fijo o punto de apoyo al que llamamos fulcro, muy probablemente representado por los valores masónicos en los que ahora el Compañero pondrá su confianza”.[2]

La perpendicular y el nivel:

La perpendicular es vertical, el nivel horizontal.La perpendicular indica esfuerzo, el nivel equilibrio.La perpendicular corresponde al Aprendiz, el nivel al Compañero.Exotéricamente, el nivel representa igualdad, equilibrio, justicia y equidad.Esotéricamente, el nivel es la condición que equilibra la desigualdad, generada por la acción de las dos columnas.

Los cinco órdenes de arquitectura:

Además de las interpretaciones convencionales, se ha intentado dar a este símbolo una lectura más esotérica. Por ejemplo, el Ritual de Aprendiz Cohen, de la Orden de los Elus Cohen, denomina a los cinco órdenes: «el simple, el perfecto, el simbólico, el justo y el apócrifo», y dice que simbolizan «el cuerpo del hombre, el cuerpo universal, el cuerpo general terrestre, el cuerpo inferior material y el Templo apócrifo», entendido este último como «lo convencional que los hombres se esfuerzan por establecer impunemente en el error».Algunos consideran que la columna dórica representa al Aprendiz, que debe buscar la Fuerza para ascender; la jónica al Compañero, que anhela la Sabiduría, y la corintia al Maestro, que puede expresar la Belleza de la Obra.

Los cinco órdenes de arquitectura estudiados por los antiguos constructores, caracterizados por sus columnas, según aparecen en la ilustración, pueden servir como una representación material de los cinco estados de la inteligencia, de los que acabamos de hablar.Estas columnas se distinguen principalmente por los capiteles, o sea por su capacidad sostenedora del edificio mental que las corona, en la que se demuestra una constante evolución, hasta un límite que no puede superarse sin destruir las Leyes o reglas de la Armonía y de la Belleza.

El Toscano y el Dórico –los dos más sólidos y sencillos- muestran la Inteligencia rudimentaria basada sobre las percepciones y la memoria de las mismas, que el hombre tiene en común con los animales. El Jónico indica los conceptos concretos elaborados sobre los primeros, el Corintio y el Compuesto las ideas generales y abstractas que provienen de las ideas más particulares y concretas, expresando respectivamente la imaginación, el juicio y la comprensión.

En cuanto al edificio simbólico, construido por los esfuerzos de la Inteligencia Individual, su forma afecta más bien la imagen de la Pirámide de la cual ya hemos hablado, que apoya su base tetragonal sobre la observación del mundo fenoménico, y desde el estudio de los hechos, por medio de los cuales llega a formarse sus conceptos, pasa a inferir y reconocer las Leyes que los gobiernan, y por éstas los Principios fundamentales y primordiales, representados por las ciencias matemáticas, es decir, en la comprensión de la Realidad Trascendente simbolizada en el punto que constituye el vértice de la Pirámide, el Oriente y el Origen primero de toda Verdad, como de toda Realidad.Pasamos así desde el dominio de las ciencias naturales, que constituyen la parte inferior de la Pirámide de la Gnosis, al de las ciencias físicas y matemáticas que informan su parte media, y de éstas a las ciencias metafísicas por medio de las cuales se construye su parte superior, y sin las cuales quedaría truncada como la Torre de Babel, ejemplo típico de toda construcción que no se halla dirigida por la Sabiduría que proviene del conocimiento de las Causas y del discernimiento de lo Real”.[3]

Los cinco sólidos platónicos:

«La doctrina de los cuerpos platónicos es una alta enseñanza simbólica que se sitúa en el corazón de la Geometría y que, como tal, debe ser objeto de estudio por la Cámara de Compañero. Este es el espacio Ritual en que se propone el masón investigar la simbólica de las artes liberales a fin de avanzar en el conocimiento de sí mismo y del cosmos, de lo que las cosas son en verdad, a fin de efectivizar la conciencia de la unidad del Ser que la Iniciación promueve».[4]

La piedra cúbica:

P.: ¿Hay joyas en vuestra Logia?R.: Sí, tres, una piedra bruta, una piedra cúbica y un gran óvalo (Manuscrito Wilkinson, 1696).El cubo (uno de los cinco sólidos platónicos) representa algo que ha llegado a un cierto estado de consumación (el Compañero es ya un Obrero, ha dejado de ser un Aprendiz).Por su forma, el cubo implica equilibrio, un estado “horizontal”, característico del Compañero.

Las «cinco Grandes Logias»:

Poéticamente, se le da esta denominación al Punto Creador Primordial, el Espacio de él emanado, con sus tres dimensiones, y el Tiempo.Cada una de estas “Grandes Logias” es, por lo tanto, una “instancia” en la trama del Universo.

Las siete Ciencias y Artes Liberales:Desde un punto de vista cabalístico, se considera que cada una de las siete Ciencias y Artes Liberales es la emanación de un poder “divino” diferente.Podemos pensar que cada una de ellas corresponde a uno de los siete sephiroth de la manifestación, desde Chesed en adelante.Desde una óptica social, debemos formular una necesaria aclaración. El término «liberales», es decir, practicadas por hombres libres, se opone a las profesiones «manuales», consideradas en el pasado como trabajo propio de esclavos.Masónicamente esto no tiene sentido, ni tampoco corresponde a lo que era la actividad de un masón operativo.Por lo tanto, si bien retenemos el término clásico «liberales», debemos entender que la actividad del masón, y más específicamente la del Compañero, es manual y liberal al mismo tiempo, y que ningún trabajo digno, sea manual o no, puede ser considerado como propio de esclavos.

La espiga de trigo:

En este grado representa la estabilidad productora y fecunda, fruto de la maduración llevada a cabo en el Aprendiz.El mes de Abib (recordemos el nombre de Hiram), en el que comienza la primavera, es el “mes de las espigas”. Abib es realmente un término cananeo, que se reemplaza generalmente por el hebreo Nisán.

El pan:

Algunos consideran que el término francés para pan (pain) es el origen del vocablo compain, la matriz etimológica de «compagnon», «compagnonage»; relacionado con el latín cum panis, compañía, literalmente «con pan».

Los Compañeros son, por lo tanto, aquellos que comparten el pan, y aquí recordamos la ceremonia del ágape solsticial, en la que el pan se hace circular por toda la mesa, y cada Hermano toma una porción del mismo para sí.Algunas ceremonias de ágape de la Masonería Operativa explican que, cuando se recibía a un Hermano visitante, se le ofrecían cinco vasos de vino y cinco platos de pan (recordar que el cinco es el número del Compañero). El visitante debía tomar una porción de pan de cada plato, para comerla, mientras que con el resto formaba una bola, aplastándola con el puño de la espada, al tiempo que pronunciaba frases rituales.Finalmente, la bola en cuestión era esparcida por el suelo, en señal de ofrenda a los Hermanos del Oriente Eterno.

La cornucopia:

La cornucopia (del latín cornu, ‘cuerno’ y copĭa, ‘abundancia’), también conocida como cuerno de la abundancia, es un símbolo de prosperidad y afluencia que data del siglo V A. C.En la mitología griega, la cabra Amaltea crio a Zeus con su leche. De niño, mientras jugaba con uno de sus rayos, Zeus rompió -sin querer- uno de los cuernos de la cabra. Para compensar a Amaltea, al cuerno roto se le confirió poder para que, a quien lo poseyera, se le concediese todo lo que deseara.De ahí surgió la leyenda de la cornucopia. Las representaciones originales eran el cuerno de la cabra lleno de frutas y flores. A varias deidades, especialmente a Fortuna, se les representaba con el cuerno de la abundancia.

La Torre de Babel:

La Torre de Babel (en hebreo: מגדל בבל‎  Migdal Babel; en griego antiguo Πύργος τῆς Βαβέλ, Pirgos tēs Babel) fue una edificación clave en la tradición operativa.De hecho, algunos afirman que, como símbolo, precedió al Templo de Salomón, que la reemplazó posteriormente.La Torre de Babel es un monumento al esfuerzo del hombre, que desafía a los “dioses” en su lucha por alcanzar la Verdad.

La escalera de caracol:

El número de sus gradas es siempre impar, pues los pitagóricos los consideraban símbolos de la Perfección, a la que el Compañero aspira (es decir, la Maestría).La escalera de caracol es, en último análisis, otra forma de la Torre de Babel.
https://masonerialibertaria.wordpress.com/2013/05/21/la-escalera-de-caracol/http://www.fenixnews.com/2007/09/25/la-leyenda-de-la-escalera-de-caracol/

La colmena:

Desde un punto de vista exotérico, se la toma como símbolo del trabajo y de la industria.Sin embargo, esotéricamente la colmena representa el athanor alquímico, en el que se produce la miel (la Piedra Filosofal), considerada como un elemento orgánico incorruptible.En los Antiguos Misterios la colmena fue siempre un símbolo de renacimiento, del pasar de la muerte a la vida.Un dato curioso: las celdillas de la colmena tienen forma de hexágonos, polígono cuyos ángulos interiores valen 60° (por estar formado por 6 triángulos equiláteros; el mismo ángulo en el que, según algunos Rituales, se abre el compás en el grado de Compañero).

Las Tres Luces:

Algunos Old Charges dan de las Tres Luces (a las que califican de «Joyas Preciosas»), que ya estudiamos extensamente en el Aprendiz, nuevas interpretaciones.Por ejemplo, el Edimburgh (1696), dice que representan «al Maestroel Vigilante y el Compañero».Lo curioso es que este último término, en lugar de Fellowcraft, está escrito, en una forma que parece humorística, como «setter croft».Se dice que cada una de las tres luces «iluminan a los hombres hacia, en y desde su trabajo» (Manuscrito Dumfries, circa 1710).

El Maestro enciende su luz y dice: «Que la Sabiduría presida la construcción de nuestro Templo, por la Libertad».El 1° Vigilante hace lo propio y dice: «Que la Fortaleza lo sostenga, por la Igualdad».

El 2° Vigilante enciende su luz y culmina: «Que la Belleza lo adorne, por la Fraternidad».El Maestro sintetiza el rito agregando: «Que esta verdadera Luz que emana de tres luminarias diferentes manifieste en nosotros la Sabiduría, la Fortaleza y la Belleza del Gran Arquitecto del Universo, que preside, apoya y adorna este Templo particular que estamos elevando en su Nombre».

Las cinco luces:Sobre la mesa del Maestro, en lugar del candelabro de tres brazos del Aprendiz, se coloca uno de cinco, el número del Compañero.Junto con las tres luces del Altar Central y el Fuego del Oriente, completan nueve luces, lo que anticipa temas del grado de Maestro.

“Todo cuanto existe procede de la Unidad; es Dual en su naturaleza; Trino en manifestación; Cuádruple en su totalidad; Quinario cuando lo infunde la Vida”.
Los colores:

En algunos Rituales, tres de las cinco luces se pintan con colores específicos: la correspondiente a la Sabiduría de blanco, como emblema de la totalidad del conocimiento (por comprender el blanco todos los colores).La de la Fortaleza de rojo, símbolo de actividad, movimiento, potencia y poder.Y la de la Belleza de azul, emblema del Cielo infinito, que representa el amor hacia la Obra.Se trata de una especie de “lectura esotérica” de la bandera francesa.

Las herramientas del grado

Si el Cuadro Modelo del Templo, como plano simbólico de la obra social a construir, plantea la finalidad del segundo grado, sus herramientas constituyen los medios a emplear para cumplir esta finalidad.Recordemos que, en el Rito Francés Moderno, las herramientas le son entregadas al compañero durante los viajes de la ceremonia de adelanto, en los cuales, además, se le presentan a su consideración, determinados cometidos de estudio.De acuerdo con el ritual del grado, éstos son los viajes, herramientas y cometido de estudio, relacionados entre sí:

Primer viaje: mazo y cincel, relacionados con los sentidos.

Representaba el primer año de estudios del neófito, que debía emplearse en conocer la calidad de los materiales con que se iba a edificar el templo simbólico y la manera de prepararlos. A tal propósito se le entregaban un mazo y un cincel para «quitar del alma las asperezas de la ignorancia y grabar en ella los principios inmutables de la masonería» (J. Ruiz, Ritual del Compañero…, o. c., p. 43).

El primer material a preparar era el propio masón, por lo que se imponía el conocimiento de sus sentidos que le permitían «relacionarse con el mundo exterior y despertaban la actividad de las facultades del alma» (J. Ruiz, Ritual del Compañero…, o. c., p. 43).

Con el mazo y cincel se pretende “persistir en el desbastamiento de la piedra en bruto”, con el fin de “preparar los elementos para el levantamiento del edificio”. Para el efecto deben ejercitarse y educarse los sentidos con el fin de mejorar las facultades intelectuales y morales y así avanzar en el camino de perfeccionarmiento.

Segundo viaje: escuadra y compás, relacionados con el arte.

En el segundo viaje el mazo y el cincel se sustituían por una regla y un compás. Con la regla se indicaba que el masón debía ser justo, equitativo y recto en sus relaciones con los demás; y con el compás venía representarse la sabiduría, la prudencia y la circunspección.

La escuadra sirve para verificar que la piedra esté debidamente tallada, mientras que el compás permite descubrir progresivamente el mundo a partir de un centro. El trabajo conjunto de escuadra y compás facilita el logro de diversidad de figuras geométricas, para aguzar las facultades de imaginar, proyectar y realizar. A su vez, el uso de estos instrumentos con una perspectiva artística, permite concebir la forma del templo.

Tercer viaje: regla y palanca, relacionadas con la ciencia.

Avanzado en la ceremonia se obligaba a realizar un tercer viaje al iniciando, en el que se le entregaban una regla y una palanca. La lección principal de este tercer viaje consistía en hacerle comprender que la enseñanza de las artes liberales estaba llamada a dirigir la acción de las facultades humanas.

El Venerable, en presencia de grabados que representaban las distintas ciencias y artes, explicaba elementalmente el objeto científico de las siguientes materias: Gramática, Retórica, Lógica, Aritmética, Geometría, Astronomía y Música, incluyendo en algunos rituales Trigonometría, Navegación, Arquitectura, Agrimensura y otras varias técnicas y ciencias. Este tercer viaje era un verdadero canto al poder de la ciencia y del arte, en cuanto tenían de humanizador frente a la ignorancia que esclavizaba a los pueblos, por ello los grandes científicos y artistas se presentaban como verdaderos modelos de identidad al futuro compañero.

La regla graduada sirve para trazar los planos del templo, verificando que cada elemento ocupe el lugar correcto dentro del todo. “La palanca multiplica la fuerza y permite poner en movimiento los pesos y bloques más grandes a condición de un punto de apoyo adecuado.”, por lo que constituye un símbolo de la reflexión y de la voluntad para llevar a término un obra, así como de la fuerza y eficiencia con miras a conseguir un objetivo. Pero todo esto supone un conocimiento científico de las cosas, con el fin de utilizar la regla y la palanca para mover y colocar cada elemento que constituirá la estructura del templo.

Cuarto viaje: nivel y plomada, relacionados con la humanidad.

Para realizar el cuarto viaje se proveía al recipiendiario de una regla y de una escuadra. En el lenguaje de metáforas arquitectónicas propio de la masonería, estos instrumentos servían para colocar unas piedras talladas junto a otras de forma que sus aristas coincidiesen. De nada serviría poseer los conocimientos y virtudes si no se colocaban unos junto a otros, para que el vicio y la duda ignorante no encontrasen huecos donde poder ocultarse. Dicho de otro modo, después de haber estudiado las artes liberales, la cuarta etapa de los trabajos del compañero debía empezar con la aplicación de estos conocimientos en bien de la sociedad (E. Caballero de Puga, Ritual Escocés del Compañero…, o. c., p. 38). En el cuarto viaje se presentaban los nombres de Solón, Sócrates, Jenofonte, Platón, Licurgo, Pitágoras. La selección de nombres obedecía, a que eran filósofos que habían creado escuelas o academias, en cierto sentido iniciáticas, para exponer su filosofía esotérica.

La plomada y el nivel, representativas, respectivamente, de la verticalidad y la horizontalidad, se complementan para comprobar la calidad del trabajo de la construcción, tanto al nivel de unas bases perfectamente planas, como de unos muros que cumplan con una perfecta verticalidad, para que el edificio masónico se asiente debidamente en el conjunto de la humanidad, para el beneficio de ésta.

Quinto viaje: llana, relacionada con la glorificación del trabajo.

Durante el quinto y último viaje el aspirante llevaba las manos libres sin ningún instrumento, pero conservaba durante la ceremonia el mandil de aprendiz. Con ello se quería representar la libertad social, a la que solo debía tener acceso el hombre que trabajaba moral y materialmente en beneficio de sus semejantes. Al terminar el viaje se mostraba al iniciando el cuadro del templo masónico en grado de compañero, que significaba el Universo, verdadero templo del Gran Arquitecto, que sólo era posible construir por medio de la virtud, la ciencia y el trabajo. El Experto llamaba la atención sobre la Estrella Flamígera, en cuyo centro destacaba la letra G. Todos los rituales se esforzaban en dar su versión sobre el significado de esta enigmática letra.

La llana, atributo del constructor, sirve para unificar los elementos y pulir las diferencias, con el fin de pulir, afinar y enlucir el edificio, como una glorificación al trabajo, teniendo en cuenta que el propósito de unión y de supresión de las desigualdades, no solo es aplicable a la construcción material sino a la construcción social, sobre la base del trabajo, que mejora al hombre y a la sociedad.Cabe resaltar que las herramientas, entendidas como medios para cumplir con la finalidad del grado, de construir una edificación social, van cumpliendo etapas progresivas que van desde la preparación de los materiales, la verificación del debido escuadramiento de las piedras y de la ubicación del entorno de la edificación y de los materiales dentro de ésta, así como su debida colocación, para luego comprobar la horizontalidad y verticalidad de la construcción y concluir con el enlucido final.

Pero también se da un proceso interior y gradual dentro del constructor, razón por la que el Venerable Maestro afirma: “Para ser recibidos compañeros, ustedes deben pasar de la Columna “J” a la Columna “B”, es decir, de la claridad lunar a la claridad solar, de la plomada al nivel, del estado de la piedra en bruto al de la piedra cúbica piramidal, del estudio al conocimiento. Después de descubrir su propio ser interior, ustedes avanzarán por etapas hacia el descubrimiento de los otros seres, utilizando para ello las nuevas herramientas simbólicas.

http://www.granlogiacentral.8m.com/elementos.htm
http://www.uned.es/dpto-hdi/museovirtualhistoriamasoneria/18formacion_en_logia/grado%20de%20companero.htm

FUENTES:http://www.perfectoashlar84.info/trazados/12-simbolismo-del-grado-companero-francmasonhttp://www.granlogiacentral.8m.com/elementos.htmhttp://www.granlogiacentral.8m.com/elementos.htmppt del Dr. Jorge Norberto Cornejo


[1]http://www.perfectoashlar84.info/trazados/12-simbolismo-del-grado-companero-francmason[2]http://segundotaller.wordpress.com/2013/10/31/los-simbolos-masonicos-2/[3]http://tallermasonico.blogspot.com/2009/09/los-cinco-ordenes-de-arquitectura.html[4] Dr. Jorge Norberto Cornejo

FUENTE: http://danielpeluas.blogspot.com/2014/10/simbolismo-en-el-2-companero.html

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .