El espíritu masónico I[1]

Revista El FaroAño I Nº 2Febrero 1912Montevideo/Uruguay

¿Existe el espíritu masónico? En otros términos: ¿puede admitirse que la Franc-Masonería modifica en sus adeptos su estado de espíritu habitual y su concepción de las cosas? Eso es incontestable. Pero, es necesario apresurarse a decirlo, y conviene repetirlo a menudo: no es la iniciación la que hace al masón. La iniciación realizada con toda la seriedad deseable, con las completas y mejor ordenadas formas rituálicas y simbólicas, no hace más que conferir al recién llegado nuevos derechos y nuevas obligaciones, señalándole la ruta que deberá seguir para adquirir esa intelectualidad especial que los masones dignos designan bajo el nombre de espíritu masónico.

Este no se transmite, pues, por la sola entrada a la Masonería. Ese espíritu se adquiere, y se adquiere lentamente. Se desenvuelve y se precisa, mediante la frecuentación a la Logia y el trato con los buenos masones; por el cultivo serio y perseverante del simbolismo masónico; por el estudio atento de la historia de la Asociación, y por los tránsitos sucesivos de los grados de Aprendiz, Compañero y Maestro, que, por sus enseñanzas, van insensiblemente formando al verdadero y perfecto masón. Es, en fin, la educación masónica la que desarrolla el espíritu masónico.

Es posible que algunos Hermanos comprendan más rápidamente que otros la significación de la Masonería, —el rol que ella debe desempeñar, la influencia que ella debe ejercer— porque ellos poseen especiales aptitudes; pero la gran mayoría de los masones no llega a comprender, ni menos a practicar, el espíritu masónico sino después de un largo y perseverante cultivo de las enseñanzas de la Masonería. Los hay que no son capaces de asimilar el espíritu masónico, a pesar de su inteligencia, de su ciencia o de su elevada posición en la Orden; ellos son y permanecen masones por la forma, pero no sufren jamás esa íntima influencia que la actividad masónica ejerce sobre los Masones.

Y sin embargo, se ha dicho —y es lo cierto — que la Masonería ha contribuido, más que ninguna otra institución, a dar importancia y fuerza a la opinión pública y a investir a ésta de la necesaria misión de control. Ella ha trabajado para hacer reconocer los derechos del poder civil, para contener o rechazar las pretensiones de ciertas iglesias, para imponer la tolerancia en materia religiosa y para afirmar y consolidar el carácter laico del Estado.

Ha luchado constantemente para eliminar de todas las Reglas del Derecho y de todas las manifestaciones jurídicas, el elemento religioso, heredero del elemento mágico que prevalece en las sociedades primitivas.

En lo que al derecho privado concierne, no ha cesado de preconizar las últimas reformas de la legislación, que entrañan el triunfo de uno de sus principios fundamentales: el principio de la legalidad.

En el derecho público, muy especialmente, ha sido la Masonería la más decidida y cruel adversaria del absolutismo, favoreciendo, con todas sus fuerzas, el establecimiento y la cimentación del sistema parlamentario.

En el dominio internacional, donde sus tendencias cosmopolitas encuentran aplicación natural, ha prestado incalculables servicios a los pueblos. Elevándose por encima de las patrias, no pudo dejar de combatir la política egoísta que denuncia como enemigo natural a todo pueblo extranjero. Predicando la alianza universal, se ha convertido en la más grande adversaria de la guerra.

La Masonería no dicta dogmas a sus afiliados; se conforma con formularles un ideal que todos deben interesarse en realizarlo. Ese ideal se resume en las palabras fraternidad, libertad, igualdad, tolerancia y beneficencia.

El espíritu masónico está compuesto de todas esas y otras ideas.
Parece, por consiguiente, que todos los masones —frente a frente de esta obra acabada, — debieran sentirse impregnados del espíritu masónico. Desgraciadamente no es así.

Pero aún hay algo más extraño todavía. Se encuentran hombres que jamás han sido masones, y que, tanto por sus actos como por su lenguaje, prueban que poseen verdadero espíritu masónico. Han sido instruidos por la experiencia, y su inteligencia y su corazón los han orientado al contacto de una historia en cuyas páginas ha puesto la Masonería una gran parte de sus enseñanzas.

Ignorándolo, admiran la obra acabada de la emancipación, y, sin recelanzas, favorecen la labor masónica, y son excelentes, aunque involuntarios sostenedores de ella.

En efecto, dice Ernesto Nis: «a través de dos siglos, se encuentran sobre todos los  puntos del globo los miembros de las Logias a la cabeza de los valientes que combaten por el triunfo de la libertad política, de la tolerancia religiosa; que combaten por la armonía, por la cordialidad de los pueblos. En más de una ocasión—agrega— han sido los Talleres masónicos los que han intervenido en las luchas, sosteniendo los principios fundamentales de la Orden, es decir, la aversión al error, al abuso y a los prejuicios».

El tema el ESPÍRITU MASÓNICO, merece, por consiguiente, que ante él nos detengamos. Será, pues, útil examinarlo con atención, colocándonos, para resolverlo, frente a esta cuestión previa: ¿Poseeré yo ese espíritu masónico; mi vida, mis actos, mi actividad, serán la prueba de esta conquista?

Y esto se contesta con lo siguiente: Con la práctica de la Masonería, con la frecuentación a las Logias, con la lectura de los trabajos, con el estudio de los símbolos, con las preocupaciones que se derivan de la vida de los Talleres, así como con el atento examen de los hechos históricos, se impresiona el fiel masón, comunicándole—sobre la vida, sobre el trabajo, sobre la humanidad, sobre el fin de la existencia, y, en general, sobre sí mismo y sobre el mundo que lo rodea—ideas especiales y un nuevo estado de su espíritu.

Todos los verdaderos masones han hecho la experiencia, y, debe añadirse, han hecho una feliz experiencia.

Ed. Quartier-la-Tente.
(Continuará.)


[1] Creemos cooperar al móvil que guiara á la Logia mas.·. «Fénix» (de Montevideo) al publicar este trabajo, reproduciéndolo en nuestras páginas. Aquellos de nuestros lectores que no hubieran conocido esta luminosa exposición de principios sin nuestra mediación, nos la agradecerán.

FUENTE: http://danielpeluas.blogspot.com/2018/12/el-espiritu-masonico.html

Categorías:Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .