MASONERIA

El espíritu masónico (y VI)

Contestando a Monseñor Dupanloup, que había atacado violentamente a la Franc-Masonería (se comprende por qué), el Hermano Baudoin, decía: “En su trasformación a través de los siglos, la Masonería ha modificado sin cesar sus ideas: por esto solamente representa el progreso. Comprendiendo que ha sido obra vana en todas las épocas querer destruir la historia, ha respetado siempre las viejas costumbres. Sus rituales sembrados de palabras Egipcias, Sirias, Hebras, Griegas y Latinas, han tomado alguna cosa de todas las religiones, que, sucesivamente, le han proporcionado adeptos.

Esos restos de los días pretéritos son jalones sobre la vía del pasado que indican el camino recorrido por la humanidad.

Hoy, como antes, buscan los Masones la verdad; discípulos del progreso, impelen a la humanidad en el sentido de un incesante mejoramiento; los recuerdos del pasado los hacen tolerantes, porque saben cuánto han permanecido los antepasados en el error. Buscan la verdad como la buscaban sus predecesores, sin dejar de saber que no deben esperar hallar más que una verdad relativa, destinada a ser reformada o completada por los que vengan a sucederlos o relevarlos a ellos”.** *

III. — El espíritu masónico, es, en fin, y sobre todo, un espíritu de amor y de justicia. El masón verdadero es pacifista, vale decir, reconoce con la Economía Política, la falsedad de la opinión que proclama que un pueblo comerciante puede enriquecerse mediante la ruina de sus vecinos. Cree, por el Contrario, que todo pueblo tiene interés directo en la prosperidad de aquellos otros con los cuales lo ligan relaciones comerciales, lo mismo que un vendedor tiene interés en que sus clientes vivan en la holgura. El Masón cree con el Economista, que los diversos mercados del mundo están tan íntimamente ligados entre sí, que no puede sobrevenirle una perturbación a uno de ellos sin que se resienta inmediatamente el otro, y que en el estado actual de Europa, las relaciones comerciales son tan numerosas, y las relaciones de los pueblos tan estrechas, que una guerra es un mal, hasta para el vencedor.

La aversión por la guerra, debe, pues, aumentar, porque cuanto más un pueblo avanza en la vía de su desenvolvimiento comercial e industrial, más su propio interés lo dispone en pro de la paz. Estas verdades económicas son actualmente tan elementales, que cuanto más persuadido esté un verdadero masón de las ventajas de la fraternidad humana, con tanto más ardimiento se declarará pacifista.

El Hermano Benjamín Franklin, inspirado por la idea masónica, decía: “cuando la humanidad esté convencida de que todas las guerras son locuras, asaz costosas y demasiado nocivas, entonces es cuando se decidirá a arreglar sus diferencias por el arbitraje”.

El masón verdadero no ama la guerra ni entre los individuos ni entre los pueblos. Se inspira en un perpetuo anhelo de concordia, de inteligencia y de buena armonía. Supera todos los obstáculos para frustrar los desacuerdos; no conoce ni el empecinamiento ni el rencor; sabe perdonar, sabe olvidar y sabe tender la mano sin intenciones ocultas.

Todas las injurias profanas, públicas o secretas, las responde con la dignidad de su vida, con la generosidad de sus sentimientos.

No hablamos de las discusiones con sus Hermanos, porque estos conflictos son los que primero deben atenderse, por medio de la práctica de las virtudes masónicas que se llaman lealtad, franqueza y probidad. Todo hombre, y, por consiguiente, todo masón, está expuesto a la enemistad y a la envidia; todos tenemos enemigos, aun aquellos que se figuran que no los tienen. Más, si es difícil, o más bien, si es imposible estar al abrigo de los ataques de la calumnia y de la maledicencia humanas, el masón no puede admitir que sus Hermanos tengan, a tal respecto, actitudes hostiles o procederes incorrectos. La confianza y el afecto de los Hermanos debe ganarse por la actividad y por el esfuerzo, tendientes a hacer desaparecer todas las nubes que pudieran obscurecer sus relaciones fraternales.

El masón, es, naturalmente, generoso de corazón, filántropo, caritativo, sin pretensión ni vanidad. Su amor se manifiesta por todos los sufrimientos, sin preocuparse de las opiniones políticas o religiosas de sus protegidos. Hace el bien por el bien, sin preocuparse de su amor propio. Sobre esto es innecesario insistir, desde que es notoria la sana filantropía masónica.

Hay, finalmente, otra disposición natural en el masón animado del verdadero espíritu masónico: Las afecciones no se limitan a las fronteras de su país. Es patriota consagrado a su patria, lo que no le impide el ser humanitario.

En ciertos medios se hace burla de este humanismo, y se toma en ridículo. Esto no debe impresionar al masón.

Creemos en la penetración mutua de los intereses humanos, desde que afirmamos los principios de fraternidad y de solidaridad, y esto nos releva de contestar a los que no pueden o no quieren interpretarnos.

Bastante tiene la Masonería que hacer con sus ideas, sus símbolos, sus rituales, sus usos y su historia, guiando, además, a sus afiliados a ensanchar el círculo de sus afectos y de sus sentimientos, enseñándoles que todos los seres humanos, sin distinción de raza, de pueblo y de historia, merecen nuestro interés, nuestra estima y nuestra simpatía, para que se pueda detener a contestar ciertos ataques, hijos de la ignorancia o de la mala fe.

La fraternidad masónica existe; ella es inherente a las instrucciones de la Alianza. Es la fraternidad tan incontestablemente de esencia masónica, que toda la actividad de la Orden la proclama de una manera irrefutable.
**

El Hermano Blatin, en la interesante biografía del Hermano Ch. Limousin, redactor de La Acacia — se expresa de esta manera: “El espíritu masónico está formado del sentimiento profundo de afectos y de solidaridad que debe unir a todos los Masones; del menosprecio de los prejuicios que gobiernan a las generalidades de los hombres; del amor hacia nuestraOrden y del respeto de las tradiciones que hacen su fuerza; de la sumisión a nuestras formas rituálicas, que constituyen nuestra disciplina; de la comprensión de nuestros símbolos, de donde derivan nuestras más altas » enseñanzas de filosofía y de moral”.

Una de las cosas que los Masones no deben jamás olvidar, es que por las enseñanzas extraídas de sus rituales y por la interpretación de los símbolos, están sólidamente unidos los unos a los otros, sobre toda la superficie del globo. Las cuestiones de orden profano, sobre las cuales se tiene el derecho de disentir de opinión, pueden dividirlos— cuando no sean ellas prudentemente abordadas, siguiendo las prescripciones rituálicas de la Orden, — pero, no contribuirán jamás a asegurar su unión. La Historia y la Ciencia demuestran que el solo lazo suficientemente poderoso para mantener una estrecha unión fraternal entre los hombres que disienten los unos con los otros de una manera absolutamente contraria, por la educación, los conocimientos, las costumbres, la nacionalidad, la raza y el lenguaje, se encuentran en la práctica de las enseñanzas que les son comunes.

La larga existencia de nuestra Orden, su influencia en el mundo, y su afán por llegar al perfeccionamiento de los hombres, y mediante ello a la aproximación de las naciones, depende ante todo del respeto que sus afiliados han guardado y guardan por costumbres que les son comunes, costumbres y enseñanzas comunes, que, sólo faltando a los juramentos libremente prestados, puede el Franc-masón dejar que se debiliten, ni menos echar en el olvido.

Se comprenderá ahora con cuántos escrúpulos y cuánta perseverancia deben nuestros Talleres masónicos, estudiar nuestros rituales y nuestros símbolos, y aprender a sacar partido de las enseñanzas que de ellos derivan.

ALLÍ DONDE ESTE ESTUDIO ES DESCUIDADO, NO HAY INICIADOS, EN LA VERDADERA ACEPCION DE LA PALABRA. — NO HAY MAS QUE PROFANOS DISFRAZ/VDOS DE MASONES.

Es, pues, penetrado del espíritu masónico que el Hermano se deja inspirar por los principios de justicia, de solidaridad, de igualdad, de fraternidad, de moralidad, de educación, de internacionalidad, conservan do, no obstante, el amor a la patria de nacimiento.

Por la posesión del espíritu masónico es que todo Hermano comprende y practica los deberes de rectitud, de tolerancia, de averiguación de la verdad, de amor al prójimo v al progreso.

Es ese espíritu el que debe poseer todo Hermano para comprender y sentir el beneficio que resulta del bienestar de nuestros semejantes; para comprender que el desiderátum perseguido por la Masonería es la armonía social, tomada del punto de vista humano, y como constitutiva de un todo más amplio y perfecto, nivelador de condiciones, de razas, de sentimientos, de aspiraciones.

Aquel que comprende bien el Arte Masónico, sabe muy bien en que punto el martillo, la cuchara, la plomada, el compás, la escuadra, el nivel le fueron confiados; sabe que ese Arte sublime no solamente liga al individuo, sino que lo aproxima al objeto; que no debe ejercitarse hacia lo íntimo, sino que debe exteriorizarse; que la Alianza está ahí, no para la organización aparente de las Logias, sino para la humanidad, y que los principios y los deberes no tienen en vista un simple juego, sino una obra formal.

El espíritu masónico es, pues, la necesidad de mejoramiento moral, de tolerancia, de respeto y de estima para todos; de amor al progreso y a la paz; de trabajo y de desvelo en beneficio de toda la humanidad; de generosidad y de espíritu de sacrificio hacia nuestros semejantes.

El espíritu masónico sugiere las grandes y nobles ideas de educación moral e intelectual de la juventud, y el desenvolvimiento, cada día más acentuado, de los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad.
Por la afirmación del libre examen, por el reconocimiento de que aquel no constituye simplemente un derecho, sino también un deber,—puesto que sólo el libre uso del pensamiento permite descubrir la verdad-la Masonería conduce al estudio de todos los problemas de filosofía, de moral y de política, aguijoneando la curiosidad del espíritu, con tanta fuerza, que ha llegado a ser una de las causas primordiales de la rapidez con que el progreso se realiza en el mundo moderno.

Ed. Quartier-l a-TenteEx-Gran Maestro de Ja Gran Logia «Suiza Alpina»
(Traducción de la Logia «Fénix», de Montevideo.)

FUENTE:

FARO ORIENTALAño I Núm. 8.Agosto de 1912.Montevideo..

http://danielpeluas.blogspot.com/2018/12/el-espiritu-masonico-y-vi.html

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .