MASONERIA

CÓMO LOS BARCOS DE LOS TEMPLARIOS DIERON ORIGEN AL IMPERIO PORTUGUÉS

Uno de los grandes misterios es el destino de la escuadra de la Orden. Al día siguiente de la toma de prisioneros de los caballeros franceses, toda la flota zarpó de Francia durante la noche, desapareció sin dejar rastro alguno y nunca más fue vista. En esa misma fecha, por coincidencia o no, D. Dinis nombró al primer almirante portugués que se recuerda, aunque en ese momento Portugal no tenía flota…

Mientras eran perseguidos en toda Europa, Portugal decidió dar apoyo y asilo a los templarios. Más tarde, contribuyeron a construir el imperio portugués.

Debido a diversos contratiempos y factores que aún hoy no están del todo claros, la Orden del Templo (cuyos caballeros pasaron a ser conocidos como los Templarios) sufrió un trágico proceso, que culminó con su extinción y la muerte de varios de sus miembros, entre ellos su Gran Maestre, Jacques de Molay, en 1314. Este proceso fue encabezado por Felipe el Hermoso, rey de Francia, y con el apoyo del Papa Clemente V, se logró la extinción de la Orden.

Todo comenzó en 1308, con una bula papal, enviada para aclarar la situación de los templarios y declarar la necesidad de su extinción. En 1309, se envió otra bula, esta vez para ordenar el arresto de los Freires de Cristo. Finalmente, en marzo de 1312, se decretó la anexión de los bienes de esta Orden (sus riquezas, tierras y barcos) y la transferencia de la posesión de estos bienes a la Orden del Hospital.

Como había muchos templarios, sólo una parte de ellos fue detenida, la mayoría eran franceses. En otros lugares, los caballeros no fueron encarcelados, lo que les permitió escapar. Según algunos historiadores, algunos caballeros se refugiaron en Escocia, Suiza, Portugal e incluso en lugares más lejanos. Muchos cambiaron sus nombres y se establecieron en diferentes países para evitar la persecución.

Uno de los grandes misterios es el destino de la escuadra de la Orden. Al día siguiente de la toma de prisioneros de los caballeros franceses, toda la flota zarpó de Francia durante la noche, desapareció sin dejar rastro alguno y nunca más fue vista. En esa misma fecha, por coincidencia o no, D. Dinis nombró al primer almirante portugués que se recuerda, aunque en ese momento Portugal no tenía flota…

D. Dinis evitó entregar a los templarios sus posesiones, e incluso consiguió crear una nueva orden, la Orden de los Caballeros de Cristo, en 1318, siendo éstos los herederos de todas las posesiones de los templarios en Portugal. Los Caballeros de Cristo adoptaron para su símbolo una adaptación de la cruz orbicular templaria, y se cree que muchos de los miembros de la Orden de los Templarios entraron en esta nueva orden con su honor intacto, protegidos por el rey.

Sobre este punto, sin embargo, no hay consenso entre los historiadores: si para algunos los caballeros de la Orden de Cristo eran antiguos templarios, con nombres diferentes, para otros eran personas distintas. Lo que se sabe es que estos caballeros heredaron las propiedades y fortalezas de su antecesora Orden de los Templarios, así como siguieron con los votos de pobreza, castidad y obediencia (en este caso, al rey de Portugal).

Posteriormente, los cambios en la estructura de la Orden permitieron que sus caballeros dejaran de estar obligados a la castidad y la pobreza, lo que permitió que personalidades como Pedro Álvares Cabral, Cristóvão  Colombo (Cristóbal Colón) y Vasco da Gama pasaran a formar parte de la Orden de Cristo. De hecho, los barcos que desembarcaron por primera vez en Brasil llevaban el emblema de la Cruz de la Orden de Cristo en sus velas, lo que demuestra la importancia de la Orden y de sus miembros.

A lo largo de los siglos siguientes, los conocimientos que poseían los líderes de la Orden de los Templarios, transmitidos a la Orden de Cristo, permitieron a Portugal expandirse por el mar, obteniendo la Orden de Cristo jurisdicción sobre los territorios descubiertos y el 5% del valor de las mercancías procedentes de la región.

La Orden creó escuelas náuticas, construyó astilleros y barcos y elaboró mapas costeros y náuticos. También mejoraron sus conocimientos de navegación, siempre con el objetivo de hacerse a la mar en busca de nuevas tierras, que finalmente sabrían que existían gracias a sus conocimientos y mapas heredados.

Así, entre 1200 y 1600, se puso en práctica un exitoso proyecto de expansión marítima. Desde las islas de Madeira y Azores hasta los lugares más lejanos, la presencia portuguesa se hizo sentir a través de fortalezas y puestos de avanzada para el comercio, así como la evangelización de los nativos. A través del liderazgo de uno de sus más famosos Grandes Maestros, el Príncipe Enrique el Navegante, Portugal fue el primer imperio mundial de la humanidad, pionero en la construcción de la globalización.

A lo largo del siglo XV, todo el proceso de descubrimiento de nuevas rutas marítimas y territorios fue tutelado por la Orden de Cristo. Tras la conquista de Ceuta, en 1415, el primer territorio oficialmente descubierto en el Atlántico fue el archipiélago de Madeira, en 1419/20, al que siguieron los viajes que culminaron con la navegación y circunvalación de toda la costa africana, siguiendo por el paso del Cabo de las Tormentas, la llegada a la India por mar (1498) y el descubrimiento de Brasil en 1500.

Y así se creó la primera red imperial moderna, bajo dominio portugués, en competencia con lo que España también quería, ya que los nuevos territorios significaban riqueza. Los territorios recién descubiertos fueron finalmente divididos entre estos dos reinos por el Tratado de Tordesillas, firmado en 1494.

En cuanto a la nueva Orden de Cristo, las riquezas fueron muy bien recibidas, pero mantuvo el ideal de la universalización del cristianismo durante todo el proceso de expansión. Así, se construyeron las bases de la Iglesia católica en los nuevos territorios, de la mano de misioneros de diferentes órdenes. Durante años, la tutela de este proceso de construcción de iglesias en los nuevos territorios estuvo a cargo de la Orden.

En 1514 se construyó la primera diócesis en territorio portugués de ultramar: la diócesis de Funchal en la isla de Madeira, descubierta y anexada por Portugal algunos años antes. Esta fue la mayor diócesis del mundo durante las décadas posteriores a su creación. Dependía de la Orden de Cristo y tenía jurisdicción sobre todos los territorios descubiertos y por descubrir, lo que implicaría tres continentes diferentes.

Fuente: VortexMag
Aporte: R. Herrera R.

FUENTE: https://francmason.com/como-los-barcos-de-los-templarios-dieron-origen-al-imperio-portugues/

Categorías:MASONERIA

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.