MASONERIA

CAMINANDO A LA RESILIENCIA

A.·. L.·.G.·.D.·.G.·.A.·.D.·.U.·.

L.·.I.·.F.·.
R.·.G.·.L.·. D.·.S.·.
R.·. L.·.S.·.P.·.J.·.A.·.N°42
O.·. de Loja
Martes 4 de Julio del 2017 e.·.v.·.

V.·.M.·.
QQ.·.HH.·.TT.·.

¿A cuántos de nosotros queridos hermanos no le ha tocado vivir la muerte de un ser querido? , ¿la despedida intempestiva en sus labores?, ¿tal vez atravesamos alguno de nosotros una ruptura sentimental? ¿Estamos enfermos física o emocionalmente?

Preguntémonos también: ¿Cómo enfrentamos los eventos difíciles que cambian nuestra vida? ¿Cómo reaccionaríamos a eventos traumáticos como un ataque terrorista y otras situaciones catastróficas?
Generalmente, las personas logramos adaptarnos con el tiempo a las situaciones que cambian dramáticamente nuestras vidas y que aumentan nuestro estado de tensión. ¿Pero cuál es la forma o manera que nos permite actuar y afrontar las adversidades?.

Esto se denomina RESILIENCIA, que no es otra cosa que la capacidad para adaptarse y superar la adversidad. Ésta se desarrolla mediante un proceso que requiere tiempo y esfuerzo y que compromete factores no sólo individuales, sino que también familiares, comunitarios y, actualmente, culturales, estos elementos nos permitirán tener la capacidad de sobreponernos a un estímulo adverso.

Esta plancha libre tiene el propósito de ayudar a todos mis QQ:.HH:. a tomar su propio camino hacia la resiliencia, provee información desde un concepto claro, los factores que afectan a la gente a enfrentar sus problemas y también enfoco en el desarrollo y el uso de una estrategia personal para llegar a este sitio.

Pues bien, para empezar la resiliencia es el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras. Significa “rebotar” de una experiencia difícil, como si uno fuera literalmente un balón o un resorte.

Para mi punto de vista como profesional en la salud mental, la resiliencia es ordinaria, no extraordinaria. La gente comúnmente demuestra resiliencia, un ejemplo es la respuesta de todos los ecuatorianos que vivieron el terremoto de 7,8° sobre la escala de Richter suscitado el 16 de abril del 2016 y sus esfuerzos individuales para reconstruir sus vidas.
Ser resiliente no quiere decir que la persona no experimenta dificultades o angustias. El dolor emocional y la tristeza son comunes en las personas que han sufrido grandes adversidades o traumas en sus vidas. De hecho, el camino hacia la resiliencia probablemente está lleno de obstáculos que afectan nuestro estado emocional.

La resiliencia no es una característica que la gente tiene o no tiene. Incluye conductas, una combinación de factores que contribuyen a desarrollarla. Tales como los siguientes:

  1. Establezcamos buenas relaciones con familiares, amistades y otras personas importantes en nuestras vidas. Aceptar ayuda y apoyo de personas que nos quieren y escuchan, fortalece la resiliencia.
  2. Evitemos ver las crisis como obstáculos insuperables: No podemos evitar que ocurran eventos que producen mucha tensión, pero si podemos cambiar la manera como los interpretamos y reaccionamos ante ellos. Tratemos de mirar más allá del presente y pensemos que en el futuro las cosas mejorarán. Observemos si hay alguna forma sutil en que nos podamos sentir mejor, mientras enfrentamos a las situaciones difíciles.
  3. Aceptemos que el cambio es parte de la vida: es posible que como resultado de una situación adversa no nos sea posible alcanzar ciertas metas. Aceptar las circunstancias que no podemos cambiar nos puede ayudar a enfocarnos en las circunstancias que si pueden mejorar.
  4. Movámonos hacia las metas: Desarrollemos algunas metas realistas. Hagamos algo regularmente que nos permita moverse hacia las metas, aunque nos parezca que es un logro pequeño. En vez de enfocarnos en tareas que parecen que no podemos lograr, preguntémonos acerca de las cosas que podemos lograr hoy y que nos ayudará a caminar en la dirección hacia donde queremos estar.
    Llevemos a cabo acciones decisivas.
  5. Encontrémonos a nosotros mismos: Muchas veces como resultado de su lucha contra la adversidad, las personas pueden aprender algo sobre sí mismas y sentir que han crecido de alguna forma a nivel personal. Muchas personas que han experimentado tragedias y situaciones difíciles, han expresado tener mejoría en el manejo de sus relaciones personales, un incremento en la fuerza personal aun cuando se sienten vulnerables, la sensación de que su autoestima ha mejorado, una espiritualidad más desarrollada y una mayor apreciación de la vida.
  6. Cultivemos una visión positiva de sí mismo, confianza.
  7. Mantengamos las cosas en perspectiva: Aun cuando nos enfrentemos a eventos muy dolorosos, tratemos de considerar la situación que le causa tensión en un contexto más amplio, y mantengamos una perspectiva a largo plazo. Evitemos agrandar el evento fuera de su proporción.
  8. Nunca perdamos la esperanza, seamos optimistas.
  9. Realicemos actividades que nos mantenga tranquilos por ejemplo ejercicio físico, pasear, algún pasatiempo.

Enfocarse en las experiencias y en sus fuentes de fortaleza personal del pasado, nos puede ayudar a identificar las estrategias para desarrollar resiliencia que funcionaran mejor para cada uno de nosotros. Consideremos lo siguiente:
¿Qué tipos de eventos le han resultado más difíciles? ¿Cómo le han afectado dichos eventos? Cuando se encuentra estresado, ¿le ha sido de ayuda pensar en las personas importantes en su vida? Cuando se enfrenta a una experiencia difícil, ¿a quién ha acudido para que le ayude? ¿Qué ha aprendido sobre sí mismo y sus interacciones con los demás durante momentos difíciles? ¿Le ha ayudado ofrecer apoyo a otras personas que están pasando por una experiencia similar?

Obtener ayuda cuando la necesita es crucial para construir resiliencia. Más allá de la familia y amistades, las personas encuentran ayuda en: Grupos de auto-ayuda, en libros, en internet y sobre todo por parte de un psicólogo.
Finalmente imaginémonos a la resiliencia con las herramientas del aprendiz, tenemos el martillo que nos da FUERZA DE VOLUNTAD, para desarrollar esa lucha tan ARDUA que se interpone entre tantos MALES que se nos presenta en la vida, (accidentes, inundaciones, incendios, enfermedades, o muertes de seres querido) y nos impulsa desde su mango con mucha mayor POTENCIA y ENERGÍA a SEGUIR VIVIENDO, NO DERROTARNOS, ejecutar OBRAS fuertes, y duraderas, buscando siempre un beneficio colectivo.

El cincel que con asistencia del mazo no ayuda a perforar, a eliminar, a ir alisando todos esos problemas, conflictos o enfermedades de la vida que nos ha llegado y de ir convirtiéndolos paulatinamente en algo positivo, con INTELIGENCIA Y SABIDURIA, en algo muy bueno, sacar provecho del conflicto que se nos vino encima, desde la enfermedad hacia la salud, desde la tristeza hacia la alegría, del odio hacia el amor, de la pereza hacia la actividad física y mental. Y con la regla de 24 pulgadas nos ayudará a estar ordenados y disciplinados, que si nos llega un problema grave en la vida tenemos la dirección por donde tenemos que ir, ya que sabemos los pasos que tenemos que dar en las 24 horas del día. Así que usemos estas herramientas! Adelante!

FUENTE: https://rlspiojaramillo42.wordpress.com/2017/07/13/caminando-a-la-resiliencia/

Categorías:MASONERIA

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.