MASONERIA

El número 3 en la francmasonería


Uno de los temas más buscados por parte de masones al rededor del mundo y que ha despertado un número enorme de interpretaciones por décadas. Hoy, en El Blog del Masón, analizaremos al número 3 dentro de la francmasonería. Además, plantearemos algunos escenarios en los que resulta excesivo e innecesario su uso e interpretación. Esperamos que les guste.

AVISO: Esta publicación está escrita por masones. Pero en este artículo no encontrarás palabras sagradas, tocamientos ni formas de reconocimiento alguno entre los masones. Puedes compartir con total tranquilidad. Al final de esta publicación encontrarás enlaces a publicaciones relacionadas con la masonería y mucho más.

Los números en la masonería

Los números en la masonería son un tema por demás interesante y estudiado. En la mayoría de los rituales masónicos, los números tienen un papel crucial para la comprensión de los contenidos simbólicos. No existe una razón concluyente para explicar la tendencia de los rituales por presentar todos los símbolos en secuencias numéricas. Sin embargo, es una realidad que se prefieren las combinaciones de 3, 5, 7 o 9 más que otros números.

Para poder analizar estos elementos, es importante que comprendamos que la masonería es una institución pensada y creada por personas. Esto quiere decir que muchas de las interpretaciones pseudocientíficas no tienen razón de ser. Masones y no masones de todo el mundo, optan por «meter a fuerza» explicaciones sobre los números respecto de contenidos simbólicos.

Este tipo de acciones no hacen sino confundir más a un de por sí confundido aprendiz. La tendencia a encasillar a la masonería en una institución «mágica» ha desencadenado que muchos masones del mundo generen teorías y explicaciones basadas en interpretaciones de elementos simbólicos. El problema con las explicaciones de este tipo, es que se convierten en costumbre; y como dicen: «una mentira repetida muchas veces, termina por convertirse en verdad».

Por lo tanto, la invitación es que no partamos de falacias o de suposiciones basadas en libros de magia, numerología, tarot o kabbalah, para eso hay otras escuelas iniciáticas.

El número 3 en el Grado de Aprendiz Masón

En el grado de aprendiz es fácil encontrar referencias constantes al número tres. Sin embargo hay que comenzar por el origen. Aunque es imposible fijar exactamente los orígenes de la masonería, las fuentes más confiables concluyen que nuestra institución se creó en algún punto de la edad media a partir de la transformación de los gremios de construcción. Estos gremios de constructores comenzaron a admitir a otras personas ajenas a su oficio dentro de sus reuniones. Estas mezclas, fueron aderezadas con la tendencia de los constructores a ser personas de fe, pues construían catedrales y este era un requisito.

Así, para el final de la edad media, algunos gremios de construcción, principalmente en las islas británicas, comenzaron a dejar de lado el aspecto material u operativo y se comenzaron a transformar en lo que somos hoy, una masonería especulativa. La herencia de nuestros antiguos hermanos perdura y se puede palpar en muchos aspectos de la masonería contemporánea. Elementos simbólicos como las herramientas del aprendiz, las joyas de los oficiales de la logia y otros aspectos alegóricos, perduran hasta nuestros días.

En la masonería hay muchos ejemplos de herencias culturales provenientes de los constructores. La tendencia a crear escalafones jerárquicos según las habilidades de los operarios, por ejemplo. Estos se terminaron convirtiendo en los actuales grados masónicos.

En el primer grado de la masonería podemos encontrar referencias al número 3 en casi todos los elementos que componen al grado. Por ejemplo, en las herramientas del aprendiz masón, en la llamada al templo, en la marcha del aprendiz y por supuesto en la edad del aprendiz masón.

El número 3 y la Edad del Aprendiz Masón

Un elemento constante en la masonería simbólica es la conocida «edad». Este aspecto simbólico es representado en los distintos grados de la masonería en forma de números. El aprendiz de masonería aprende que son tres años su edad simbólica. Pero este elemento simbólico evidentemente no está relacionado con la edad biológica del iniciado. De hecho, ante preguntas relacionadas con los medios de reconocimiento, la respuesta puede llegar a ser confusa.

Por otro lado, no todos los rituales del mundo conservan este elemento simbólico; de hecho, los principales que hacen mención a la edad del aprendiz son los que están relacionados con la corriente francesa. Estos rituales, como el Rito Escocés Antiguo y Aceptado o el Rito Francés, han utilizado la edad del aprendiz como un modelo repetido de instrucción que por supuesto, impacta de cierta manera en la formación del hermano.

Los hermanos del primer grado suelen relacionar todo lo que ocurre en su grado, y en la masonería en general con este número. Una cuestión importante que debe recordar el iniciado, es que no todo debe estar completamente relacionado con el número 3 u otros números. También es importante señalar que algunos rituales actuales del primer grado han sido adaptados o modificados para intentar hacer que el número 3 aparezca en prácticamente todo el ritual. Una cuestión criticable y que puede llevar a la confusión.

La edad del aprendiz, por su parte, está relacionada con los años de estudio que eran necesarios para aprender el oficio que se estaba aprendiendo y para estar en posibilidades de ser aumentado a un nuevo rango. En la actualidad, esta costumbre está en desuso y ya no se requiere ese tiempo exacto para avanzar de grado.

La llamada para ingresar al Templo

Otro elemento simbólico interesante es el tema de la llamada para ingresar al templo. De nuevo, estamos ante un elemento que se repite en todos los sistemas masónicos. Sin embargo, cada uno de los rituales ha adaptado este elemento a su sistema. De esta manera, no es igual la llamada para ingresar al templo que se usa en México a la que se usa en España o en Estados Unidos.

Aunque no existe homogeneidad entre los rituales del mundo, es cierto que el número tres se suele repetir en prácticamente todos. Por ejemplo, en algunos sistemas la llamada puede llevar golpes espaciados entre ellos. Mientras que en otros se tratan de secuencias consecutivas con intervalos idénticos. De cualquier manera, los masones de todo el mundo tenemos como una tarea fundamental aprender las diferentes llamadas, pues nunca se sabe dónde nos tocará practicar masonería.

Esta llamada puede tener distintos significados, aunque la más usual está relacionada con aquel pasaje bíblico:

Mateo 7:7-11: «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá»

La repetición del número 3 en el templo masónico

Otra forma en la que se presenta el número 3 en nuestra organización es precisamente en el templo masónico. El templo es un espacio físico que nos sirve para presentar símbolos y alegorías a los hermanos. En este sentido, el templo masónico está lleno de símbolos que admiten interpretaciones diversas que van desde explicaciones sobre el ritual hasta elementos de instrucción masónica que cambian según el grado que se trabaje.

En los templos masónicos mexicanos, es común advertir una variante del Rito Escocés Antiguo y Aceptado en sus grados simbólicos. Sin embargo, no todos los elementos son comunes a este sistema. Por ejemplo, en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el altar suele estar en la mesa del Venerable Maestro y no en el centro de la logia. En este sentido, los masones tenemos la tarea de aprender las diferentes formas de aplicación de la masonería. Pues, de otra manera, no aprenderemos la totalidad de la historia.

En el templo masónico, podemos encontrar diferentes manifestaciones del número 3. Por ejemplo, los oficiales principales de la logia son 3. Los escalones para llegar al oriente también tienen este número. Las velas que iluminan el altar o las tres grandes luces de la masonería, de igual forma se presentan en este número. De nuevo, el tema importante es analizar cuál es el motivo de que este número se repita pero sin intentar que cada aspecto de la masonería se encuadre en ello, pues caeríamos en excesos.

Excesos en las interpretaciones de la numerología

Hasta este punto , hemos mencionado que sí, existen elementos simbólicos que se relacionan con el número 3 tanto en el grado de aprendiz como en el templo masónico. El problema es que no todos los aspectos que tienen que ver con la masonería están o tienen que estar relacionados con el número 3 o con otros números.

Muchos hermanos gustan de la numerología y/o de la llamada «doctrina de los números». El problema con este tipo de cuestiones, es que se pueden perder en una vorágine de temas que no llevan a ningún lado. El abusar de las interpretaciones en el tema de los números puede conducir a teorías rebuscadas que no abonan en nada a la instrucción masónica. Ya sea para interés propio o para la enseñanza de otros hermanos.

Por otro lado, es importante mencionar que los números y sus adecuaciones para que encuadren en nuestros esquemas puede conducir a una modificación en los rituales; una situación que está por demás decir, no es recomendable. De cualquier manera, lo que nosotros recomendamos, es que los números y en este caso, el número 3, sea utilizado con fines mnemotécnicos para aprender con ellos o para memorizar aspectos simbólicos, y no con el objetivo de encontrarle, como dicen: «3 pies al gato». Nunca mejor dicho.

Consideraciones Finales

Sin importar cuáles sean los significados que se quieran atribuir al número 3 dentro de la masonería; es una realidad que se trata de un aspecto fundamental que vale la pena ser estudiado en el primer grado. Ya se trate de un tema estrictamente didáctico o si se le quiere dar una visión un poco más «mística», por llamarle de algún modo.

Este número representa, entonces, algo más que un símbolo, es un conjunto de elementos que juntos constituyen una parte del vasto cúmulo de elementos simbólicos del primer grado de la masonería. Muchos son sus significados atribuidos, pero como todo en nuestra organización, puede tener más o menos, dependiendo de quién analice dichos aspectos. Como se dice, todo depende del cristal con que se mire.

Hemos llegado al fin de este artículo, les agradecemos por sus grandes muestras cariño y recordándoles que nos pueden seguir en FacebookInstagramTwitter y Pinterest. Además, te invitamos a formar parte de nuestra comunidad en el Grupo Oficial de Facebook de El Blog del Masón. Les agradecemos por todo su apoyo, este proyecto se realiza con mucho esfuerzo para que tengan contenido de calidad disponible en su idioma. Nos gustaría saber qué opinas de este y otros artículos en la sección de comentarios.

No olviden compartir el artículo en redes y con sus hermanos, nos ayudan mucho recomendándonos y siguiéndonos en nuestras redes sociales.

FUENTE: https://elblogdelmason.com/el-numero-3-en-la-francmasoneria/

Categorías:MASONERIA

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.