MASONERIA

(Masoneria) Una apuesta por la libertad

El Gran Oriente de Francia se preocupa por lo que sucede en la sociedad, pero nunca a través de un debate partidista.

Se trate de opciones políticas o de creencias religiosas, la libertad de conciencia es esencial. Efectivamente, la francmasonería tiene como vocación reunir a hombres y mujeres de diversas opiniones: todas las sensibilidades están representadas en su seno, exceptuando las contrarias a los valores de la República.

Contando más de 240 años, el Gran Oriente de Francia es la obediencia más antigua del panorama masónico (fue fundado en 1773 en continuidad con la primera Gran Logia que se remonta a 1728), y la más importante (más de
50000 miembros, agrupados en cerca de 1300 logias).

Las logias del Gran Oriente de Francia ofrecen un amplio abanico de prácticas y temas de estudio: temas prospectivos de sociedad, reflexión sobre el simbolismo, espiritualidad… esta diversidad es fuente de riqueza y de fructuosos intercambios.

El Gran Oriente de Francia funciona con un modelo democrático. Sus logias son soberanas. Las diferentes funciones
(Gran Maestro, Consejeros de la Orden,

Presidentes de las logias…) son todas electivas y se enmarcan en el plano del cúmulo, la renovación y la duración.

Las logias están representadas en la Asamblea General (llamada “Convent”) según el principio “una logia, un voto”.
Diferentes comisiones permiten profundizar en campos como la laicidad, a bioética o el desarrollo sostenible.

El Gran Oriente es también…
• Revistas:

  1. Humanisme,
  2. La Chaîne d’Union,
  3. Chroniques d’Histoire Maçonnique.
    • Una Fundación, declarada de utilidad
    pública (www.fondation-godf.org).
    • Un Museo de Francia: el Museo de
    la Francmasonería está abierto al
    público en la sede de la Obediencia (calle
    Cadet, nº 16, París 9º distrito) para una
    información histórica sobre tres siglos de
    historia de la Orden (www. museefm.org).

La historia de la Francmasonería es tan rica como compleja. Si es verdad que comienza el 24 de junio de 1717 en Inglaterra con la reunión de 4 logias londinenses, parece ser que existía una protomasonería bien implantada ya en el naciente Reino Unido, desde mediados del siglo XVII.

La Francmasonería se implantó en Francia con la creación, en 1725, de la logia parisina Saint-Thomas au Louis d´Argent, taller que agrupó a exiliados jacobitas ingleses.

El duque de Montmorency-Luxembourg reorganizó en profundidad la Orden en 1773. Bajo la Gran Maestría de Louis-Philippe-Joseph de Orleans (FelipeIgualdad), se convirtió en Gran Oriente de Francia por una fusión amplia de la
primera Gran Logia Nacional con la Madre Logia Escocesa.

Primera medida notable: contrariamente a los usos vigentes en la época, el cargo de Venerable Maestro de la Logia (presidente) no es ya vitalicio ni hereditariamente transmisible como lo eran los cargos en el Antiguo Régimen,
sino obtenido mediante elección democrática.

¡Nació el Gran Oriente! Se dotó de un órgano legislativo democrático (la palabra, asombrosa para la época, es de Montmorency-Luxembourg): cada logia es representada por un delegado en la Asamblea General anual, el
Convent. Un dispositivo verdaderamente revolucionario que señala la separación de poderes (ejecutivo y legislativo)
y perdura casi dos siglos y medio, tras haber inspirado el modelo de organización política de la República.

Los miembros del Gran Oriente de Francia son herederos de hombres y mujeres que obraron, a su manera, buscando el progreso y la mejora de la Humanidad: Voltaire, La Fayette, Garibaldi, Auguste Blanqui, Victor Schoelcher, el emir Abdelkader, Francesc Ferrer i Guardia, Anselmo Lorenzo, Louise Michel, Mijail Bakunin, Jean Zay, Félix Eboué, Pierre
Brossolette y tantos otros… Por eso el Gran Oriente de Francia es vigilante defensor de los principios contenidos en su divisa, que es también la de la República: “Libertad, Igualdad, Fraternidad”.

La Laicidad completa estos principios, brindando a los ciudadanos la libertad de conciencia: ¡creer o no creer!

El Gran Oriente de Francia está fuertemente comprometido con la libertad absoluta de conciencia, que está garantizada por la laicidad de las instituciones, y se opone enérgicamente al racismo, al fundamentalismo religioso y a los enemigos de la democracia.

Después de la segunda guerra mundial, los miembros del Gran Oriente de Francia han abordado miles de temas, especialmente en sus trabajos sobre las cuestiones propuestas cada año a todas las logias. Podemos citar, por ejemplo: planificación familiar, juventud, educación pública, migración de los trabajadores, estudio de una nueva moral, la paz en el mundo, ayuda y asistencia, la escuela laica, el hambre en el mundo, la democracia, la diferencia, la falta de civismo, la mundialización, la compartición de las riquezas… Estos trabajos están disponibles en la síntesis anual de las “Cuestiones de estudio de las logias”, editada en forma de recopilación.

TOMADO DE: https://masoneriavalencia.com/wp-content/uploads/2015/11/godf-masoneria-siglo-xxi.pdf

Categorías:MASONERIA

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.