ECONOMIA Y CORRUPCION

Por qué los peregrinos abandonaron la propiedad común por la privada

El fracaso socialista comunal se transformó en el éxito de la propiedad privada / capitalista, algo que ha ocurrido tan a menudo históricamente que resulta casi monótono

por FEE

Por qué los peregrinos abandonaron la propiedad común por la privada
Nunca debemos olvidar que la colonia de Plymouth se dirigía directamente al olvido bajo un plan comunal y socialista, pero se salvó cuando abrazó algo muy diferente. (Twitter)

Hace un año, los estadounidenses conmemoraron el 400 aniversario del desembarco del Mayflower en 1620 y la posterior fundación de la colonia de Plymouth por parte de los separatistas ingleses que conocemos como los peregrinos. Ellos, por supuesto, se convirtieron en las madres y padres del primer Día de Acción de Gracias.

Los primeros años de la colonia estuvieron plagados de penurias y hambre. Cuatro siglos después, también nos proporcionan uno de los veredictos más decisivos de la historia sobre la importancia crítica de la propiedad privada. Nunca debemos olvidar que la colonia de Plymouth se dirigía directamente al olvido bajo un plan comunal y socialista, pero se salvó cuando abrazó algo muy diferente.

En el diario del primer gobernador de la colonia, William Bradford, podemos leer sobre el acuerdo inicial de los colonos: La tierra se poseía en común. Las cosechas se llevaban a un almacén común y se distribuían equitativamente. Durante dos años, cada persona debía trabajar para los demás (la comunidad), no para sí misma como individuo o familia. ¿Vivieron felices para siempre en esta utopía socialista?

Difícilmente. El enfoque de la «propiedad común» acabó con la mitad de los colonos. El gobernador Bradford dejó constancia en su diario de que todo el mundo se alegraba de reclamar su parte equitativa de la producción, pero ésta sólo se redujo. Los holgazanes se presentaban tarde a trabajar en los campos y quienes trabajaban duro se resentían. Se llama a esto «naturaleza humana».

Los desincentivos del esquema socialista engendraron el empobrecimiento y el conflicto hasta que, enfrentándose a la inanición y la extinción, Bradford alteró el sistema. Dividió la propiedad común en parcelas privadas y los nuevos propietarios podían producir lo que quisieran y luego conservarlo o comerciar con él libremente.

El fracaso socialista comunal se transformó en el éxito de la propiedad privada/capitalista, algo que ha ocurrido tan a menudo históricamente que resulta casi monótono. La mentalidad de «las personas por encima de las ganancias» produjo menos personas hasta que el beneficio -ganado como resultado del cuidado de la propia propiedad y su deseo de mejora- salvó a las personas.

A lo largo de los siglos, el socialismo se ha estrellado en lamentables trozos demasiadas veces como para llevar la cuenta, independientemente del matiz que se elija: planificación central, estatismo del bienestar o propiedad gubernamental de los medios de producción. Luego, alguna medida de libre mercado y propiedad privada convirtió los restos en progreso. No conozco ningún caso en la historia en el que haya ocurrido lo contrario, es decir, en el que el libre mercado y la propiedad privada hayan producido un desastre que se haya curado con el socialismo. Ninguno.https://19b32c38bbe21e2a7c61d9f2f2c47d0b.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.htmlAnuncios

Algunos de los muchos ejemplos que se hacen eco de la experiencia de los peregrinos son Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, Hong Kong después de la ocupación japonesa, Nueva Zelanda en la década de 1980, Escandinavia en las últimas décadas, e incluso la Nueva Política Económica de Lenin en la década de 1920.

Doscientos años después de los peregrinos, el magnate escocés del algodón Robert Owen pensó en dar otra vuelta de tuerca al socialismo, esta vez en New Harmony, Indiana. Allí estableció una comunidad que esperaba que trascendiera «males» como el individualismo y el interés propio. Todos serían económicamente iguales en una sociedad altruista de cuento de hadas. Se derrumbó por completo en sólo dos años, al igual que todas las demás comunas «owenistas» que inspiró brevemente. Afortunadamente, como Owen no tenía armas ni ejércitos para unificarlo todo, la gente se alejó de New Harmony con disgusto. Aprendieron del socialismo, aunque los socialistas de hoy no lo hagan. Puede leerlo todo en este espléndido artículo de 1976 de Melvin D. Barger, «Robert Owen: The Wooly Minded Cotton Spinner».

El socialismo fracasa incluso cuando es de la variedad «simulada» o «voluntaria». Imagínese las probabilidades de que sea exitoso cuando es obligatorio. El uso de la fuerza prolonga la agonía, pero no genera menos amargura, resentimiento o decadencia. De hecho, magnifica la calamidad.

Considera esto mientras te das un festín en la mesa de Acción de Gracias esta semana: Las personas que criaron el pavo no lo hicieron porque quisieran ayudarte. Los que cultivaron los arándanos y el maíz no se tomaron la molestia y el gasto por un impulso altruista o por una nebulosa fantasía de «compartir».

Los rituales de sacrificio, aunque te hagan sentir bien, rara vez hacen un pastel más grande. La caridad es loable, y yo también la practico, pero no es un motor de producción o prosperidad. Para eso se necesitan beneficios, incentivos y propiedad privada.

En Corea del Norte y Venezuela, los regímenes socialistas trabajan para que casi nadie obtenga ganancias o posea un negocio privado. Esta semana no habrá nada parecido a las cenas de Acción de Gracias generalizadas en ninguno de los dos países y eso no es una coincidencia. Me pregunto si esa lección se sigue enseñando en las escuelas hoy en día; las encuestas que sugieren que los jóvenes se sienten atraídos por el socialismo sugieren que tal vez no sea así.

En el Día de Acción de Gracias daré las gracias por algo más que por la buena comida. Voy a dar una oración de agradecimiento por la propiedad privada y el afán de lucro que ha hecho posible la abundancia. Cuando Dios inculcó una medida de interés propio pacífico y productivo en la mente humana, sabía lo que estaba haciendo.


Lawrence W. Reed es presidente emérito de FEE, miembro principal de la familia Humphreys y embajador mundial de la libertad de Ron Manners, habiendo servido durante casi 11 años como presidente de FEE (2008-2019)Etiquetas:acción de graciasMayflowerPeregrinosPlymouthpropiedad privada

FEE
FEE

Fundación para la Educación Económica

FUENTE: https://panampost.com/fee-panampost/2021/11/28/peregrinos-propiedad-comun/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.