POLITICA E INMIGRACION

Biden juega al despotismo menospreciando las libertades individuales de los americanos

Lamentablemente, las déspotas declaraciones de Biden no son un hecho aislado en el partido azul. Los llamados a modificar las reglas del juego para sacar adelante sus proyectos políticos se han hecho costumbre

EMMANUEL RINCÓN

Las palabras importan.

La semana anterior el presidente Joe Biden brindó dos declaraciones que, de haberlas realizado otro mandatario, seguramente habrían puesto a todos los organismos internacionales y gobiernos vecinos a lanzar comunicados de rechazo, y al imperio comunicacional a emitir el mismo discurso una y otra vez hasta el cansancio, discutiendo cómo la democracia se ha perdido y crece el fascismo con el actual gobierno americano; no obstante, las palabras de Biden, pese a su crudo carácter autoritario, pasaron completamente desapercibidas para la mayor parte de la población y tampoco encontraron rechazos por parte de la comunidad internacional o alguna ONG.

“La lucha ya no es solo quién puede votar, o facilitar que las personas elegibles voten. Es quién cuenta los votos”, dijo abiertamente el presidente de Estados Unidos, dando a entender que los demócratas deben enfocarse en controlar el conteo electoral.

Seamos sensatos ¿se imaginan al “hombre naranja”, como gustaban de llamarle los medios liberales a Donald Trump, diciéndole a su base que dejaran de enfocarse en conseguir votos porque la nueva lucha era por controlar el sistema de conteo en las elecciones? ¿qué hubiese sucedido? Seguramente hubiésemos conocido un tercer intento de Impeachment y veríamos a todo el conglomerado de medios y organismos internacionales rechazando la “deriva autoritaria” del republicano, pero con Biden nada de eso sucedió.

¿Qué son las libertades individuales?

En otro lamentable discurso, el presidente de Estados Unidos le restó importancia a las libertades individuales, de hecho, cuestionó sin ironía cuál era el problema de vulnerar las libertades de los ciudadanos en nombre del “patriotismo”.

“Y todo el mundo habla de libertades, y de no tener una inyección, o un examen, pues adivinen qué, ¿qué tal el patriotismo? ¿Qué tal si te aseguras de que estás vacunado y que no estás esparciendo la enfermedad a alguien más? ¿Qué hay de eso? ¿Cuál es el gran problema?”, cuestionó el presidente.

La actitud déspota de Biden no solo traiciona de forma irremediable las bases sobre las que se fundó Estados Unidos de América, sino que además utiliza datos falsos para tratar de imponer sus mandatos autoritarios. En la actualidad la ciencia ha comprobado que las personas vacunadas también son capaces de transmitir y contagiarse de Covid-19, una razón —entre muchas otras— por la que algunos han decidido no vacunarse.

La verdad es que el tema de la pandemia ha sido extremadamente politizado. Cuando Donald Trump seguía en la presidencia, fue el propio Joe Biden junto con otros políticos demócratas, como el exgobernador Andrew Cuomo y la vicepresidente Kamala Harris, quienes llamaron a no confiar en ninguna vacuna que fuera entregada por el gobierno federal, que entonces presidía el republicano.

Además de ello, las contradicciones de los organismos que regulan la salud de los americanos también han provocado justificados cuestionamientos y dudas por parte de la ciudadanía; al asumir Biden la presidencia dijo que tras vacunarse un buen porcentaje de la población todos podrían volver a la normalidad, sin embargo, este principio se fue torciendo. Pronto comenzaron a solicitar una segunda dosis, una tercera, e incluso volver al uso de mascarillas, entre otras medidas restrictivas. Esto ha generado incredulidad en las personas sobre el supuesto control que el Gobierno tendría sobre la pandemia.

Independientemente del grado de efectividad de las vacunas, ningún Gobierno debería tener la potestad de obligar a los ciudadanos a inyectarse sustancias en sus cuerpos que no desean. Pero, para redundar más en el tema, si hablamos del “bien común”, ¿acaso las personas que se vacunan no están protegidas? ¿Por qué alguien vacunado debería temer a las personas que no se han inoculado si ya se encuentra inmunizado?

Pareciera que es el mismo Partido Demócrata quien pone en duda la eficacia de las vacunas, pues a pesar de que más del 60 % de la población se encuentra inmunizada, siguen alentando mayores restricciones y dosis de refuerzo.

¿No era que la pandemia acabaría con la aparición de las vacunas?

Un Partido Demócrata que se acostumbra al despotismo

Lamentablemente las déspotas declaraciones de Joe Biden no son un hecho aislado en el partido azul. Los constantes llamados a intentar manipular los circuitos electorales y modificar las reglas del juego para conseguir sacar adelante sus proyectos políticos se han hecho costumbre.

La congresista Ocasio-Cortez, en unas declaraciones que atentan directamente contra la constitución americana, pidió “desmantelar” el Senado debido a que los republicanos y Joe Manchin se han negado a aprobar el “Build Back Better” de Biden, un plan que, entre otras cosas, sepultaría todavía más a la ya maltrecha economía americana, agregando más deuda —y emisión— a un país que tiene la presión inflacionaria en su máximo de 40 años.

Esto quiere decir que cuando los demócratas no logren sus objetivos políticos, en lugar de apelar a sus votantes, tratar de conseguir más votos y escaños en el Congreso para ejecutar su agenda, tratarán de cambiar las reglas del juego, destrozar el sistema y maniatarlo a su antojo para cumplir sus propósitos.

Estas últimas declaraciones de los miembros del partido azul no son las que veríamos en una democracia sana. Lamentablemente el extremismo político se ha apoderado de Washington y si no logramos que al Capitolio y la Casa Blanca vuelva la sensatez, la República podría perderse para siempre, y con ello, la gran nación que lideró al mundo en los últimos siglos.

FUENTE: https://elamerican.com/biden-ejerce-el-despotismo/?lang=es&utm_source=El+American&utm_campaign=6c0c354ff0-EMAIL_CAMPAIGN_2021_12_22_11_16&utm_medium=email&utm_term=0_71985df3a4-6c0c354ff0-1341318034

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.