ECONOMIA Y CORRUPCION

Predicciones políticas y económicas para el 2022

2022 - covid-19 - El American

Muchas cosas van a cambiar y otras van a volver a ser como antes. Aquí algunas estimaciones sobre qué ocurrirá este año

CARLOS VERA

Mientras que 2021 fue una continuación de la pandemia, 2022 parece iniciar una época post-pandémica, para la que los consumidores y los votantes están deseando pasar página. He aquí varios factores políticos a tener en cuenta este año:

Llegan “tiempos normales”

La variante ómicron parece haber cambiado la perspectiva pública sobre el COVID. La variante altamente transmisible pero menos virulenta hará explotar el número de casos con la ventaja de que la tasa de hospitalizaciones disminuye significativamente. Si los primeros datos se mantienen y el COVID se vuelve mucho menos consecuente (más cercano a la gripe), una vez que el pico de casos disminuya, la normalidad (digamos la vida de 2019) volverá a las no restricciones o mandatos a mediados de 2022.

El COVID parece que nunca se va a ir al igual que otros virus que vuelven cada año, pero con el sistema sanitario aguantando. Volver por completo a la vida como era en 2019 parece una posibilidad remota, principalmente porque habrá una disonancia cognitiva pública impactante después de vivir más de veinte meses en un ambiente de miedo, exacerbado por los medios de comunicación (sociales y tradicionales) y una menor confianza en nuestras instituciones públicas. La forma en que elijamos vivir determinará si la normalidad ha vuelto.

Vuelve la inflación de los 70

Los precios están subiendo y ya están por encima de los niveles anteriores a la pandemia. El aumento del gasto gubernamental respectivo a su PIB aumentó significativamente durante la pandemia para apoyar al público, pero lo más probable es que no se recupere en 2022, como suele ocurrir con la mayoría de los programas gubernamentales “temporales”. Y lo que es más importante, la confianza del público en la capacidad del gobierno para controlar la inflación ya está empezando a disminuir, lo que desencadena un mayor gasto de los consumidores.

Algunos expertos de los principales medios de comunicación creen que se trata de un fenómeno puramente de la cadena de suministro y de los precios de la energía que se “resolverá por sí solo” el próximo año. Aparte del hecho de que los gobiernos establecen las condiciones para el aumento de los precios de la energía, como ocurre en USA, es sobre todo el aumento de la deuda pública (mayor que en cualquier momento del siglo XX, incluida la Segunda Guerra Mundial), lo que está provocando la inflación.

Al mismo tiempo, las administraciones que gastan mucho, como las de USA y Canadá, no tienen ningún incentivo para curar la inflación, ya que la inflación es otra forma de aumentar “los impuestos sin legislar”, como diría Milton Friedman. La inflación es un fenómeno monetario nacional, y los gobiernos no dejarán de imprimir dinero en 2022.

Elecciones en USA: Cultura vs. Ecologismo

Las elecciones intermedias de 2022 establecerán el resto de la capacidad de la administración de Biden para gobernar y dar forma a la política. Cada partido se aferrará a su tema político más potente. El Partido Demócrata en el poder se unirá al cambio climático en un mundo post-pandémico. Una vez que la pandemia se convierta en endémica, los programas de alto gasto necesitarán un estandarte que proponga legislación para convencer al público de que esas medidas son necesarias. El partido republicano, por otro lado, se concentrará probablemente en cuestiones culturales como la educación y la influencia de la Teoría Crítica de la Raza en el mundo académico, los sindicatos de profesores y los programas escolares.

La ley y el orden serán la bandera del GOP tras el aumento de la tasa de criminalidad en los distritos urbanos centrales desde la reacción de movimientos como el de “desfinanciar a la policía”. Normalmente, el partido en el poder pierde escaños durante las elecciones de mitad de mandato. Sin embargo, los republicanos controlan la mayoría de los escaños en juego en las elecciones al Senado.

Es plausible que el GOP gane la Cámara de Representantes y el Senado lo conserven los demócratas. Sean cuales sean los resultados, será interesante medir la voluntad del partido republicano de permanecer con el estilo de política y las políticas de la era Trump o pasar a un partido republicano “post-Trump”. Al mismo tiempo, los demócratas tendrán que decidir si las alas liberales o progresistas del partido dominan su brújula de cara a las elecciones presidenciales de 2024.

La segunda marea rosa de América Latina

A principios de la década de 2000, los gobiernos de izquierdas se alzaron en toda la región, derivando en la oleada de administraciones conservadoras de la década de 2010. Ahora es la década de 2020, y la política es un péndulo. Tras la victoria de Boric en Chile, la mirada se dirige a Brasil y Colombia. Es probable que el foro de Sao Paulo vuelva a ganar, sobre todo después de años de gobierno de Bolsonaro. Colombia es un poco más difícil de predecir: parece que una nueva generación de votantes que creció en la era Uribe busca expulsar al establishment, incluso si eso significa volver a gobiernos que se asemejan al período de inestabilidad anterior a los años 90 en Colombia.

Volver a viajar

Si el sentimiento en torno a ómicron se mantiene, es probable que las restricciones a los viajes disminuyan a principios de año, principalmente a las normas de cuarentena y quizás a los mandatos de vacunación. La prueba del antígeno COVID se mantendrá probablemente en 2022, mientras que los requisitos de la PCR, más cara, se convertirán con toda probabilidad en un lastre político si resulta que la nueva variante tiene muchas menos consecuencias. Las alternativas más baratas de las aerolíneas surgirán a finales de año, concentrándose en los viajeros económicos, ya que los viajes de negocios probablemente disminuirán debido a los trastornos tecnológicos y culturales vividos durante los últimos dos años.

El trabajo remoto ha llegado para quedarse

La revolución industrial cambió la perspectiva del trabajo, ya que las nuevas oportunidades exigían a los trabajadores “ir a trabajar” por razones de capital, tecnología y productividad. La pandemia que más ha quedado es probablemente la de los modelos de trabajo remotos e híbridos. Los dos últimos años han obligado a empresas, universidades y gobiernos a dar cabida al trabajo desde casa, y algunos tabúes en torno a la productividad y la capacidad tecnológica han desaparecido. En un entorno económico cada vez más difícil de contratar, es muy probable que la competencia laboral se adapte para ofrecer opciones a los empleados. Al mismo tiempo, la legislación se convertirá en un dolor de cabeza a medida que la reserva de talento disponible se vea menos limitada por la ubicación geográfica y más privada por la voluntad fiscal de establecer una tributación estándar.

Predecir el futuro es una tarea arriesgada y, probablemente, ningún medio pudo haber esperado los dos últimos años de vida de la pandemia. Como optimistas, vemos la oportunidad de los ciudadanos empoderados que vivieron los momentos más duro de la pandemia, sintieron el impacto de las decisiones del gobierno en su vida (para bien o para mal) y comenzaron a actuar en consecuencia en el futuro. Deseamos este espíritu edificante a todos nuestros lectores.

FUENTE: https://elamerican.com/predicciones-politicas-economicas-2022/?lang=es&utm_source=El+American&utm_campaign=0ff30fa7ec-EMAIL_CAMPAIGN_2022_01_02_12_24&utm_medium=email&utm_term=0_71985df3a4-0ff30fa7ec-1341318034

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.