EDUCACION E HISTORIA

La Iglesia de la Cienciología: una supuesta religión denunciada como secta

Reuters
Reuters

Desde su creación en diciembre de 1953, la Iglesia de la Cienciología se ha encargado de reclutar seguidores definiéndose como “una religión nueva que ofrece una ruta precisa que conduce a una completa y certera comprensión de la verdadera naturaleza espiritual de cada uno, de la relación de uno consigo mismo, con la familia, los grupos, la humanidad, todas las formas de vida, el universo material, el universo espiritual y con el Ser Supremo”.

Sin embargo, en el 2015, HBO publicó un documental titulado “Going Clear: Scientology and the Prison of Belief” (Cienciología: La verdad sobre una mentira), en el que se recoge el testimonio de exmiembros que aseguran haber sido víctimas de abusos ―físicos y psicológicos― en la llamada Iglesia, que ellos consideran una secta. A la par, varios de sus representantes internacionalmente más conocidos ―como Tom Cruise y John Travolta― han defendido lo que para ellos es la religión que guía sus vidas.

¿Qué es la Cienciología? ¿Es realmente una Iglesia? ¿Cuándo se formó? ¿Cómo funciona?

¿Qué es la Cienciología? (Scientology)

Desarrollada en diciembre de 1953 por el escritor estadounidense de ciencia ficción Ronald Hubbard, se define en su página web como una nueva religión basada en “el estudio y manejo del espíritu en relación consigo mismo, los universos y otros seres vivos”. La palabra Scientology, según su portal online, viene del latín scio, que significa “saber, en el más amplio sentido de la palabra”; y de la palabra griega logos, que significa “estudio de”. Juntas, de acuerdo al portal de la Cienciología, significan “saber cómo saber”.

Hubbard, quien falleció en enero de 1986, ha basado la Cienciología en tres supuestas verdades fundamentales: el hombre es un ser espiritual, su experiencia va mucho más allá de una sola vida y sus capacidades son ilimitadas, aun cuando en la actualidad no se dé cuenta. El propósito de la Cienciología es “capacitar al hombre para que mejore su destino por medio de la comprensión”.

(Ronald Hubbard en 1950. Foto: Los Ángeles Times)

La Cienciología, a pesar de ser considerada por sus miembros como una religión, no tiene un concepto desarrollado de algún dios o ser supremo. Tampoco cuenta con un dogma sobre la divinidad que impone a sus miembros. Más bien, la Cienciología espera que cada individuo llegue a su propio entendimiento del ser supremo.

Antecedentes y orígenes

En el plano espiritual, según su sitio web, “sus raíces están en las más profundas creencias y aspiraciones de todas las grandes religiones. Abarca una herencia religiosa tan antigua y tan variada como el hombre mismo”.

El origen de la Cienciología se remonta a la década de 1950, cuando Ronald Hubbard publicó su libro “Dianética: La ciencia moderna de la salud mental”, que apareció en la lista de los libros más vendidos de The New York Times durante 26 semanas consecutivas. Al mismo tiempo, el escritor, junto a un abogado, un publicista, un doctor y un ingeniero, formaron el Establecimiento de Investigación de Dianética (HDRF).

La Dianética buscaba responder la pregunta de quién o qué estaba haciendo funcionar la mente. En este camino de “descubrimiento básico y elemental del espíritu humano” nació la Cienciología. Y con ello, grupos de estudiantes viajaron de todo el mundo a Phoenix, Arizona, donde Hubbard daba clases y conferencias sobre la Cienciología.

Al regresar a sus países, estas personas formaron grupos basados en esta supuesta religión. Es así que, en febrero de 1954, un grupo de “scientologists” (cienciólogos) formó la primera Iglesia de la Cienciología. Desde allí en adelante se expandió mundialmente.

Las creencias de la Cienciología

Las creencias que guían la Cienciología hasta el día de hoy son las mismas que fueron escritas por Hubbard. A diferencia de religiones como la católica, la Cienciología no fundamenta sus enseñanzas en un dios supremo, sino en supuestamente ayudar a sus miembros a entender su esencia espiritual y sus habilidades.

En este sentido, las escrituras del creador de la Cienciología hablan del “thetán”, un concepto similar al del alma. Hubbard, en sus libros, escribe sobre la experiencia de la “exteriorización”. ¿Qué es esto? Es la separación del cuerpo y la conciencia individual. Para la Cienciología, el thetán es el “yo básico” y la fuente de vida de cada uno de nosotros. A diferencia de lo que indica la psicología contemporánea, para la Cienciología la mente no es un producto del cerebro, sino que pertenece al thetán que es un ente no físico: “El thetán usa su mente al manejar la vida y el universo físico. El cuerpo (incluyendo el cerebro) es el centro de comunicación del thetán. Es un objeto físico, no el ser mismo”, explica este grupo en su web.

El concepto de thetán también es importante porque, según Hubbard, explica los males físicos y mentales que sufrimos los seres humanos. ¿Cómo ocurre esto? Según la Cienciología, en la Tierra existen thetanes sin cuerpo (espíritus descarnados) que, cada vez que nace un ser humano, se introducen en él (pueden ser uno o varios). Estos thetanes tienen lo que Hubbard denominó “engramas”, que son imágenes mentales negativas que afectan las vidas de los sujetos a los que se adhieren. Estos thetanes, asimismo, habrían tenido alguna vez cuerpos físicos, pero habrían sido separados de ellos de manera deliberada hace 75 millones de años por las fuerzas de un líder alienígena llamado Xenu. Haciendo una analogía, podemos decir que son almas inmortales que habitan en la Tierra.

Todo esto puede sonar un poco extraño, pero la idea básica es que la Cienciología promete ayudarnos a “expulsar” estos thetanes que tenemos en nuestro cuerpo. La Cienciología busca que sus miembros se conviertan en lo que denominan “thetán operante”. ¿Qué significa esto? Según la Iglesia de la Cienciología, un thetán operante es alguien que puede vivir como ser espiritual, “que puede manejar cosas sin tener que usar un cuerpo físico”.

A pesar de las promesas de la Cienciología, varios exmiembros han denunciado a esta institución por haberles generado problemas de salud. Hana Eltringham, por ejemplo, llegó a ser reconocida como “ciencióloga superior” pero años después contó que sufrió depresión durante su etapa en la organización de Hubbard.

“No podía entender cómo es que podía tener todos estos espíritus de personas muertas pegados a mi, encima de mi, dentro de mi. (…) Esos años de introspección me llevaron eventualmente a considerar sinceramente que yo era tan mala que no podía confrontar lo mala que era. No lo sabía en ese momento pero sufrí una depresión que duró años. (…) Tenía que encontrar espadas clavadas en mi. Espadas hipotéticas, espadas imaginarias que me causaban todo ese daño”, contó al documental de HBO en referencia a los supuestos thetanes sin cuerpo.

TOMADO DE: https://www.enterarse.com/20190911_0001-la-iglesia-de-la-cienciologia-una-supuesta-religion-denunciada-como-secta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.