EDUCACION E HISTORIA

Pastillas para adelgazar: ni para cualquier persona ni de cualquier forma

Estos fármacos están asociados a efectos adversos que pueden llegar a ser peligrosos.

FOTO:  iStock

Valentina Guzmán, nutricionista, explica que “las pastillas para adelgazar son fármacos que liberan sustancias que pueden tener efectos como inhibir el apetito, interferir en la absorción de grasas, cambiar la ruta metabólica normal de obtención de energía o efectos diuréticos y laxantes utilizados en el medio clínico para tratar enfermedades que representan un riesgo inmediato para la salud”.

Actualmente, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha aprobado cuatro tipos de medicamentos para bajar de peso a largo plazo:
Bupropión-naltrexona, Liraglutida, Orlistat y Fentermina-topiramato.

Muchos de estos fármacos pueden conseguirse en el mercado sin fórmula médica, pero su consumo sin supervisión profesional y sin un plan de nutrición y ejercicio adecuado puede llegar a ser muy perjudicial para la salud. No son ideales para cualquier persona.

Según Guzmán, estas pastillas “pueden causar numerosos efectos adversos entre los cuales está el efecto rebote, daño a la flora intestinal, deshidratación del organismo, la aparición de fatiga y vértigos, aceleración del riesgo cardíaco, aumento de la presión arterial, riesgo cardiovascular e incluso glaucoma, efectos secundarios gastrointestinales molestos, como flatulencias, heces blandas, diarrea o estreñimiento, según los componentes y el tiempo de consumo del medicamento”.

Tal vez una de las consecuencias más temidas es el llamado ‘efecto rebote’, que se presenta en la mayoría de tratamientos para bajar aceleradamente de peso ya sea con fármacos o con dietas demasiado restrictivas.

Esto consiste en el posterior aumento de peso, sobre todo de grasa, luego de realizar un tratamiento acelerado de pérdida de peso, esto se debe a varios factores, en el caso de los fármacos que inhiben la absorción de grasa, al momento de dejarlos, el cuerpo responde absorbiendo un porcentaje mayor de grasa y provocando un aumento de peso igual o mayor a lo ya perdido.

“Cuando se trata de un fármaco supresor del apetito, el cual actúa directamente con procesos metabólicos y hormonales para causar sensación de saciedad, llevándonos a comer menos de lo habitual, al suspender el tratamiento, pueden llegar a hacer lento el metabolismo y, como consecuencia, el organismo no quemaría grasa de manera normal y no permitiría bajar de peso o lo volvería un proceso más lento”, explicó Guzmán.

Si bien puede llegar a ser muy peligroso automedicarse con estos fármacos para perder peso, también es verdad que en algunos casos funcionan como un complemento en el tratamiento de personas que, por alguna razón secundaria, no han logrado su objetivo o deben perder peso en un tiempo corto por cuestiones de salud.

Al respecto, la experta asegura que “por sus componentes algunos fármacos son utilizados en pacientes con riesgos metabólicos elevados, hernias discales que comprometen la columna, obesidad mórbida o grado 2, personas que requiere alguna intervención quirúrgica, para ayudar a controlar algunas adicciones, como anticonvulsivos, entre otras”.

Debe quedar muy claro que estos casos son muy específicos y el proceso de un tratamiento con estos medicamentos siempre se debe llevar a cabo con supervisión profesional. “Un tratamiento guiado por un especialista en salud y nutrición teniendo en cuenta los resultados de una valoración individual, según el tipo de cuerpo, patologías de base y causa principal del exceso de peso, se convierte en un gran aliado para lograr el objetivo, potenciando la pérdida de peso siempre y cuando sea acompañado de hábitos alimentarios saludables, actividad física y sueño reparador, ayudando a mejorar el metabolismo y aumentando la motivación en personas que deben bajar varios kilos”, puntualizó Guzmán.

Es verdad que los procesos para perder peso son extensos y requieren de mucha paciencia. Al respecto, la especialista concluye que “perder peso es una consecuencia de un cambio de hábitos radical. No hay soluciones mágicas, pero cuando decides tomar acción y control de tu salud, los mismos resultados te van animando a continuar esforzándote”.

FUENTE: https://www.eltiempo.com/salud/pastillas-para-adelgazar-ni-para-cualquier-persona-ni-de-cualquier-forma-652729?utm_source=exacttarget&utm_medium=enlace&utm_campaign=Mailing%20Diario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.