CUBA

Cómo pudo Fidel Castro llegar al poder


En 1959, casi seguro que una buena parte de la población estaba observando el horizonte, tratando de entender lo que ocurría en la Isla y quién era en realidad Fidel Castro.

TANIA DÍAZ CASTRO

LA HABANA, Cuba. – Todo comenzó un 10 de marzo de 1952, cuando de la noche a la mañana Fulgencio Batista se nombró presidente por sus pantalones y el impetuoso abogado veinteañero Fidel Castro, sin pensarlo dos veces, presentó ante los tribunales un recurso para acusarlo de sedición y rebelión. Lo que viene después es historia conocida.

Han pasado más de 60 años de la Revolución Cubana y todavía muchos se preguntan cómo pudo Fidel llegar al poder.

Si algo conocía aquel joven sin experiencia política, hijo de un terrateniente español, era que Cuba se consideraba uno de los más prometedores países de América Latina y que si tenía una lastimosa deuda contraída era con el campesinado.

Es vital conocer los más importantes factores que influyeron para que Fidel y su hermano más pequeño alcanzaran el mando de los entonces seis millones de cubanos, luego de haber terminado una guerra de escaramuzas integradas por decenas de rebeldes y grupos de casquitos de Batista, una especie de militares sin escuela, jóvenes y admiradores de un líder de origen pobre.

Otro de los factores a analizar fue la prensa cubana de los años 50 ―y especialmente la revista Bohemia―, que día por día denunciaba los crímenes de la policía de Batista.

A pesar de que en 1960 la prensa comenzó a sufrir la ofensiva antidemocrática de los dos caudillos Castro, ya el mal estaba hecho: el país sin elecciones generales y socavadas todas las libertades fundamentales del mundo civilizado. Además, la dictadura quedó establecida a punta de pistola; y los medios de prensa fueron expropiados o clausurados.

¿A quién o a quiénes culpar? A los grandes articulistas de Bohemia, como Mañach, Ortiz, Grau, Chibás, Tamargo, Portel Vilá y tantos otros. ¿A aquellas personalidades de reconocido prestigio democrático que se marcharon del país, como Miró Cardona, Manuel Ray, Elena Mederos, López Fresquet y muchos otros? ¿O a aquellos que aceptaron la dictadura como algo ya inevitable, como Justo Carrillo, Armando Hart, Carlos Franqui, Faure Chomón y hasta Carlos Prío, quien declaró sus simpatías por la Revolución? 

En 1959 se modificó la Constitución de 1940 y se impuso la pena de muerte. ¿Quiénes aceptaban la dictadura que ya venía sobre Cuba? Casi seguro que una buena parte de la población estaba observando el horizonte, tratando de entender lo que ocurría en la Isla y quién era en realidad Fidel Castro, aquel que entonces juraba y perjuraba que no era comunista.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Tania Díaz Castro

Tania Díaz Castro

Tania Díaz Castro nació en Camajuaní, Villaclara, en 1939. Estudió en una escuela de monjas. Sus primeros cuatro libros de poesía fueron publicados por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y dos por Linden Ediciones Line Press y ZV Lunaticas. A partir de 1964 trabajó como reportera en revistas y periódicos de Cuba y escribió durante ocho años guiones de radio en el ICRT entre 1977 y 1983 y en 1992 y 1993, crónicas sobre la historia de China en el periódico Kwong Wah Po, del Barrio Chino de La Habana. En 1989 y 1990 sufrió prisión por pedir un Plebiscito a Fidel Castro. Comenzó a trabajar en CubaNet en 1998 y vive con sus perros y gatos en Santa Fe, comunidad habanera.

FUENTE: https://s3.eu-central-1.amazonaws.com/qurium/cubanet.org/opiniones-como-pudo-fidel-castro-llegar-al-poder.html

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.