FEMINISMO

El poder femenino sigue ausente en la política latinoamericana

CONNECTAS te comparte un análisis sobre la escasa presencia de candidatas femeninos en las elecciones de América Latina y otro sobre la ofensiva de Daniel Ortega contra las universidades privadas.El poder femenino sigue ausente en la política latinoamericanaEste año se siente como un tiempo de cambios en el mundo entero: las consecuencias aún emergentes de la pandemia, los cantos de guerra entre las potencias del planeta y, en América Latina, un periodo electoral que abarca varios países y que ya ha demostrado giros sustanciales en la política de la región, como en Perú y Chile, junto a otros que quedan por ver en Colombia y Brasil. Cambios pero, como suele suceder en esta parte del mundo, con muchos asteriscos. Porque asuntos como la poca paridad de género en la política siguen casi igual, y lo demuestra la baraja de opciones presidenciales, casi exclusivamente masculina, no muy diferente a como era hace 30 años.

En Colombia, entre los siete precandidatos que irían a primera vuelta -según las encuestas- solo hay una mujer, que recoge el 3% de intención de voto. En Brasil, también, hay una sola mujer entre 11 contendientes, con menos del 1%. Pero, además, las cifras de participación en la región son decepcionantes: solo en dos de los 35 países de América hay una mujer como jefe de Gobierno. Según la Cepal, en América Latina las mujeres participan en gabinetes ministeriales solo en un 28,5%. Claro, hay evidencias de mejora en otros indicadores. Es el caso del nuevo gabinete en Chile, donde serán 14 ministras y 10 ministros. Pero aún falta camino; en nuestro #TenemosQueHablar de esta semana, analizamos que se necesita más que cuotas de género para lograr un protagonismo duradero de las mujeres en el ejercicio de lo público.

Por otro lado, en Nicaragua el gobierno de Daniel Ortega se ensañó ahora con las universidades privadas. Esta semana la Asamblea Nacional, controlada por el sandinismo, cerró dos más. Ya lo había hecho a principios de febrero con otras cinco instituciones educativas. Como explicamos en esta pieza de análisis, las razones son evidentes: el Gobierno quiere acabar con las voces disidentes, como las que surgieron desde los centros educativos en las protestas de 2018. Ya lo había hecho con los candidatos opositores y luego con la prensa libre; ahora siguió con la cuna del pensamiento crítico.📰 En detalle#TenemosQueHablarMujeres en la política: falta camino por recorrerEn medio de la temporada electoral en Latinoamérica, la presencia femenina sigue en segundo plano. ¿Los sistemas de cuotas y las candidaturas vicepresidenciales sirven para cambiar esa situación, o solo refuerzan los estereotipos?

FUENTE: CONNECTAS Weekly <americas@connectas.org>

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.