MASONERIA

La naturaleza de los Instrumentos del segundo grado.

En tanto que el primer grado es primordialmente moral, el segundo es mental en esencia, ya que su objeto consiste en entender y desarrollar la mente, adaptando sus múltiples facultades al servicio de la humanidad.

Por tanto, los instrumentos de trabajo del segundo grado son de carácter mental, y es esto precisamente lo que sucede. Es cierto que el primer grado se apuntan los inicios del proceso mental indicados mediante la regla de 24 pulgadas, porque las observaciones sólo se hacen empleando la regla y reuniendo de esta manera los elementos materiales con que debe efectuarse aquél.

De todos modos, en el segundo grado la razón se encarna específicamente en el símbolo de la escuadra, emblema que fundamenta toda la parte formal de la masonería.

LA ESCUADRA

La escuadra es, sin duda alguna, el más fundamental y simple de los símbolos del proceso de raciocinio imaginados por el ser humano; por consiguiente, las significaciones que se le pueden dar a sus innumerables aspectos son casi infinitas.

Es posible concebir que su origen es el resultado de obtener la relación existente entre dos objetos tan sencillos como las líneas rectas.

El hombre primitivo que juega con dos palos, alguna vez llega a colocarlos en cruz, formando ángulos rectos, y entonces comprende que esta posición es única y se diferencia de todas las demás en que es siempre la misma desde cualquier punto que se contemple, o sea que los cuatro ángulos son iguales.

Toda la geometría, toda medición de formas y objetos, todos los procesos de razón se derivan de la percepción de esta relación única de la cuadratura. Pero los procesos de la razón son problemas de conciencia, del conocimiento de la ciencia.

Por eso la escuadra indica al masón que el hecho de conocer o ciencia es la médula de la masonería.

Si nuevamente reparamos en la regla de 24 pulgadas, que es el primer instrumento de trabajo del masón, cuyo empleo hay que enseñar lo más posible, ya que su lección consiste en observar o medir y si se aplica a la naturaleza, al ambiente material. se percibe un vasto panorama de fenómenos en el mundo que nos rodea, y a medida que seguimos observando el proceso de la naturaleza, empezamos a observar gradualmente que existe orden en lo que al comienzo creíamos un caso ininteligible de sucesos.

Este orden regular y metódico de las cosas recibe el nombre de Leyes Naturales, entre las cuales la de la gravitación es la más universal, importante y fundamental, ya que actúa dondequiera existe material.

Las demás manifestaciones de las leyes de la naturaleza vienen y van según las circunstancias; pero siempre que existe material se halla presenta la ley de la gravitación, ya que sabemos que la materia y la gravitación son inseparables.

La ley de gravitación universal dice: Dos cuerpos se atraen entre sí en relación directa a sus masas y en proporción universal al cuadrado de la distancia que les separa.

LA PLOMADA Y EL NIVEL

La plomada es símbolo más típico de la gravitación entre los que el ser humano ha ideado para indicar las leyes y los procesos de la naturaleza, de los que la gravitación es la más importante.

Finalmente, llegamos al nivel que es una combinación de la escuadra con la plomada, de la ciencia con la naturaleza.

De este modo se distingue claramente el significado de los instrumentos de trabajo correspondientes al segundo grado de la masonería: la escuadra aconseja al compañero que piense y use la razón. La plomada le dice que debe estudiar la naturaleza; y el nivel le enseña a combinar su razón con las fuerzas de dicha naturaleza.

Todo el arte y toda la exposición razonada de la civilización se describe por medio de una manera sencilla y gráfica. La palabra inglesa man, equivalente a hombre en español, se deriva de la voz sánscrita Manas, que significa mente, porque el hombre es hombre por ser inteligente y razonador, y sólo por medio de la razón, su divina prerrogativa, puede elevarse a mayores alturas, donde esperan su manifestación facultades maravillosas, y donde tal vez hasta la misma razón tenga que ser sustituida por un proceso todavía más perfeccionado.

Sin embargo, el compañero tiene el supremo deber de cultivar la razón y la inteligencia valiéndose de la misma. A esto debe unirse la observación de la naturaleza, para unir sus fuerzas a la inteligencia del hombre y llegar así a la finalidad suprema que tiene ante sí, o sea la construcción del templo sagrado.

Para la realización de esta magna obra, la naturaleza aporta la fuerza, y el hombre la inteligencia.

Consecuentemente, así como la plomada representa a la naturaleza y la actuación de sus leyes y la escuadra es el signo del proceso de la conciencia, del acto de conocer o ciencia, los misterios ocultos de la naturaleza y la ciencia a que tan frecuentemente se alude en el ritual del segundo agrado, se simbolizan simplemente por medio del primero y el tercero de los instrumentos de trabajo del grado, los cuales se unen para formar el segundo, el nivel, cuyo uso consiste en poner los cimientos para edificar sobre ellos la parte superior de la obra.

Tal vez sea provechoso ahora recapitular brevemente las lecciones a deducir de los instrumentos de trabajo pertenecientes al compañero masón.

Los instrumentos de trabajo del aprendiz se usan en la cantera para trabajar piedras aisladamente, pues a este grado no le corresponde la relación entre las distintas piedras.

Al contrario, el compañero usa sus instrumentos en el solar donde edifica; y son unos instrumentos que se adaptan especialmente para ajustar u ensamblar entre si las diferentes piedras con toda precisión y exactitud, por lo que la tarea del compañero es asociativa.

Los instrumentos de trabajo del segundo grado son las joyas móviles de los tres principales oficiales, y las características, por el lado de la forma, de todos los demás símbolos de la masonería.

En tanto que el primer instrumento de trabajo del aprendiz es estático, por ser de medida más que de movimiento ejecutivo, y los otros dos son dinámicos, todos los instrumentos de trabajo del compañero son estáticos.

Los dos instrumentos dinámicos del primer grado son flexibles, y proporcionan amplio campo para la variedad y expresión de la individualidad, mientras que los tres del segundo grado son impersonales, y han de ser obedecidos de manera implícita sin dar margen al ejercicio de la individualidad.

Sin embargo, a quien concierne mejor la formación de su separada individualidad es al compañero y no al aprendiz. Para lograr esto no debe servirse de los instrumentos del segundo grado, sino necesariamente de los del primero. Con el filo del cincel, el compañero masón halla y expresa su individualidad y escribe este nombre sagrado que nadie puede reconocer, salvo quien lo recibió.

Si el primer grado es moral, el segundo es mental y sus instrumentos de trabajo poseen una misma característica. De forma que la escuadra simboliza el principio de la razón; la regla plomada es la apreciación de la ley más fundamental de la naturaleza, o sea la de la gravitación; y el nivel es la unión de ambas al servicio del hombre.

Por tanto, la enseñanza de los instrumentos de trabajo del segundo grado pueden resumirse en las siguientes palabras.

FUENTE: http://www.valdemar.com.mx/userfiles/files/temas%20compañero%20GLT.pdf

Categorías:MASONERIA

1 respuesta »

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.