ESOTERISMO Y RELIGION

Orión, el hogar de los antiguos dioses


Fanny Zapata

Grandes constructores de la antigüedad alinearon sus monumentales construcciones con las estrellas del cinturón de Orión. Fuente: MaxPixel.

«Durante milenios, los seres humanos han contemplado en el cielo nocturno las tres estrellas sobresalientes del cinturón de Orión, el Cazador.

Entre ellos estaba el poeta griego Homero, que hizo mención de la constelación en la Odisea. Asimismo, los escritores del Antiguo Testamento hicieron referencia a Orión en dos de sus libros, Job y Amós y el matemático egipcio Ptolomeo, catalogó a la constelación de Orión en sus estudios astronómicos.

Orión, el hogar de los antiguos dioses

Nombrada en honor al mítico cazador griego, la constelación de Orión es una de las constelaciones más famosas del cielo nocturno. Casi todas las civilizaciones antiguas le dieron nombre y la integraron en sus mitologías, desde el Medio Oriente hasta África y en todo el continente americano.

Monasterio Khor Virap, al pie del monte Ararat, Armenia, el lugar donde, según la tradición judeocristiana, reposan los restos del Arca de Noé, salvada del diluvio universal. Fuente: Pixabay.

Grandes constructores de la antigüedad alinearon sus monumentales construcciones con las estrellas del cinturón de Orión. Fuente: MaxPixel.

Incluso se dice que los antiguos egipcios y mayas usaron las tres estrellas del cinturón de Orión como guía para construir las pirámides, en un intento de imitar lo que veían en los cielos nocturnos, muy por encima de ellos. 

Varios investigadores modernos, incluyendo a Freddy Silva, están juntando las piezas encontradas en los mitos del mundo antiguo. En ellos se afirma que los «dioses» descendieron del cinturón de Orión, vinieron a la Tierra y se convirtieron en nuestros antepasados.

Muchos han cuestionado los orígenes de los humanos en la Tierra, y no parece que exista un consenso definitivo entre los expertos.

Pero varios investigadores, como Graham Hancock, Freddy Silva y otros, han concluido que la ciencia convencional está muy equivocada al respecto.

Silva cita varios sitios y culturas interesantes, cuyas tradiciones apuntan a los orígenes extraterrestres de la raza humana, una creencia que es mundial.

Los dioses, sugiere Silva, pueden haber sido más literales que míticos. Un dios, dice el investigador, “era considerado cualquier ser que tuviera control sobre las leyes de la naturaleza… un dios es una fuerza de la naturaleza”.

Mitos y leyendas vinculados a Orión

Los dioses que descendieron de Orión y llegaron al planeta Tierra eran parecidos a los humanos, pero no del todo humanos.

Gran parte del misterio se relaciona con la gran inundación que ocurrió hace unos 12.000 años, el diluvio universal. Este suceso catastrófico aparece descrito en la literatura más antigua de innumerables culturas.

Monasterio Khor Virap, al pie del monte Ararat, Armenia, el lugar donde, según la tradición judeocristiana, reposan los restos del Arca de Noé, salvada del diluvio universal. Fuente: Pixabay.

Después del diluvio, al parecer los dioses abandonaron este planeta, dejando atrás a sus hijos para procrear con mujeres humanas. La descendencia se conocía como Nephila, que se traduce, en arameo, como «los hijos de Orión«. 

En un artículo, Silva se refiere a dos importantes investigadores: Robert Bauval, autor y conferencista belga conocido por su teoría de la correlación existente entre Orión y el complejo piramidal de Giza, en Egipto, y el director y escritor Adrian Gilbert.

Ambos han mostrado cómo el plano de cimentación de las tres pirámides principales de Giza refleja el cinturón de Orión, tal como este se habría alineado alrededor del 10.500 antes de Cristo. 

Los orígenes ancestrales de la humanidad 

Este hecho, así como el diseño geográfico de Gobekli Tepe, en la actual Turquía y las pirámides mayas, puede ser una pista sobre los orígenes de nuestra especie humana actual.

¿Por qué otra razón, entre todas las constelaciones, los pueblos primitivos estarían tan preocupados por Orión? Después de todo, hay miles de millones de estrellas en el cielo. Además, muchos rendían homenaje a ciertos dioses gigantes.

En efecto, en un programa llamado «Orion, Home of the Gods«, Silva describe que los seres de Orion eran gigantes pelirrojos, y que sus imágenes todavía se pueden encontrar en los dibujos de cuevas y paredes rocosas, que perduran desde la antigüedad.

Los antiguos dioses: gigantes de cabello rojo

Entre estas se encuentran las que aparecen pintadas en las paredes de Horseshoe Canyon, en Utah. 

Asimismo, en el siglo XVII, cuando los exploradores europeos desembarcaron en las islas del Pacífico, desde la Isla de Pascua hasta Nueva Zelanda, se asombraron de la cantidad de nativos rubios que habitaban la Polinesia.

Silva señala que el 60 por ciento de los isleños de Tahití eran rubios y de ojos azules.

Freddy Silva es un tesoro de información sobre las culturas vinculadas a la constelación de Orión, tal y como revelan sus libros. 

Y en una entrevista reciente, plantea una gran inquietud, acerca de si nuestros primeros comienzos en la Tierra van más de lo que la ciencia moderna nos revela. Porque tal vez somos, en gran parte, descendientes de una raza de gigantes que literalmente vienieron desde fuera de este mundo»

Autora: Tasha Shayne 

FUENTE: https://hermandadblanca.org/los-dioses-que-llegaron-de-orion/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.