MASONERIA

Libre Albedrío Masónico

Todo ser humano es libre de actuar y lo realiza aplicando el Libre Albedrío, que involucra el orientar su conducta de un extremo hacia otro o de lo bueno a lo malo, de acuerdo a la información almacenada a priori en nuestro subconsciente.

Hablando  en términos Masónicos, nuestra conducta debe buscar el equilibrio entre estos dos extremos, para mantener un equilibrio mental. El Libre Albedrío quedaría definido como ”la facultad de cualquier ser humano de tomar cualquier decisión, sin impedimento alguno”.

En otras palabras, el ser humano, no tiene un determinado destino, es indeterminado o Libre Albedrío, existiendo un problema entre el determinismo y el Libre Albedrío. El futuro lo podemos moldear de acuerdo a como nos comportemos, de no ser así, no tendría sentido alguno, conservar nuestra conducta dentro de los parámetros éticos/morales en busca de una superación propia y personal, en cuanto dejaríamos pasar la vida delante de nosotros como si fuésemos animales, sin poder vaticinar el futuro. Este argumento se encuentra en el campo de la responsabilidad del hombre y de la utilidad del trasegar diario.

Es deber de todo Masón el superar al hombre común que encontramos en todos nosotros, renacer y buscar dentro de nosotros mismos aquel Ser humano que es su propia superación, siendo ese camino totalmente propio y marcado por las influencias exógenas, pero tomando las que sirven, desechando las que no sirven en el camino trazado en el viaje que hemos emprendido.

Aldo Lavagnini, sobre el Libre Albedrío, sostiene que por consecuencia, Libre Albedrío y libertad individual existen para el hombre en proporción del desarrollo de su Inteligencia y de su Juicio.

Para el hombre enteramente dominado por sus pasiones, instintos, vicios y errores, no existe el Libre Albedrío, como existe para el hombre iluminado y virtuoso. Los instintos y las pasiones determinan constantemente sus actos así como los del animal y lo atan al yugo de una fatalidad que es la consecuencia o concatenación lógica de las causas y de los efectos, o sea la doble reacción interior y exterior de toda acción.

Mas para quien se esfuerza constantemente en dominarse y dominar sus pasiones, eligiendo constantemente lo más recto, justo y elevado, el Libre Albedrío, en el sentido más amplio de la palabra, es una realidad, pues por medio de ese esfuerzo se liberta de los vínculos que atan al hombre instintivo a sus errores y pasiones: conoce la Verdad y la Verdad lo hace libre. (Lavagnini. p: 42)

Es un mito hablar de Libre Albedrío en el mundo actual, porque nuestras conductas se encuentran condicionadas a los controles sociales, ejercidas por el estado, religión, medios de comunicación, propaganda, publicidad, etc. Estos controles sociales, sugestionan a los individuos y a la masa, afectando nuestro Libre Albedrío, porque han afectado nuestra libre capacidad de elección.

El investigador Mark Hallett dice que “el Libre Albedrío no existe, sino que es una percepción, y no un poder o una fuerza impulsora. La gente experimenta el LIBRE ALBEDRIO.

Tiene la sensación de ser libre; “cuanto más examinas, más te das cuenta de que no lo tienes”, afirmó. Esta idea ya había sido planteada puesto que el filósofo alemán ARTHUR SCHOPENHAUER dijo al igual que Einstein que “un ser humano puede hacer lo que quiera, pero no desear lo que quiere”.

La masonería nos enseña a ser nosotros mismos y no somos perfectos, a ser nuestro propio templo interior, los Mas:. tenemos el potencial de crear seres humanos libres u oprimidos, debiendo nutrirnos de pensamientos que nos ayuden a potenciar nuestro templo interior, desechando lo negativo, en búsqueda de la verdad.

Los Mas:. disponemos del Libre Albedrio, para elegir entre las virtudes y los vicios, entre el bien y el mal.

El estudio de la simbología masónica, transmite sabiduría y seguridad en nuestra conducta y ayuda a desbastar las aristas negativas de nuestra piedra tosca, facilitando la práctica de las virtudes, en nuestra vida diaria. La masonería exige a sus miembros la evolución, ética, moral y llevarlo a la práctica, para caminar rectamente.

Para centrar pensamiento, el Libre Albedrío debe ser utilizado sin afectar a otro ser humano, que también tiene la misma libertad de tomar decisiones, porque en caso contrario, estaríamos poniendo en riesgo nuestra supervivencia, por el hecho de que el perjudicado podría tomar decisiones perjudiciales para cualquiera de nosotros.

FUENTE: http://inquietudesmasonicas.blogspot.com/2016/06/libre-albedrio-masonico.html

Categorías:MASONERIA

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.