MASONERIA

EL MASON Y LA FAMILIA

1. ¿Quiénes son los Masones?

–son gente honesta y buena de buenas costumbres libre de prejuicios y fantasmas culturales, sociales políticos, religiosos, preocupada por el bienestar de los demás. Que, en su tarea de contribución al mejoramiento social, cada masón en su actividad cotidiana, en la casa, en la fábrica, en el taller, en la oficina, en el mercado, en la escuela, etc. tiene el compromiso para consigo mismo y los demás de proclamar y poner en práctica los nobles principios y fines de la Francmasonería ya sea en su actuar o su comportamiento.

2. ¿La Masonería es una religión?

-no, Toda persona y por ende todo masón, es libre de creer o no creer en un principio creador, respeta las creencias religiosas de cada quien pues no las mezcla con los asuntos propios de la Orden. De ahí que pueda verse en una misma logia a personas que creyentes o practicantes de diversos cultos o creencias, conviviendo en perfecta armonía y colaborando al fin común del progreso de la humanidad.

3. ¿En qué creen los Masones?

-Creen en elevados criterios morales. Creen en la honestidad en todos los actos de la vida. Creen que es posible convivir en un clima abierto, pero al mismo tiempo respetuoso y fraternal, de una Humanidad cada vez mejor, más libre y justa.

El Mason y la familia

La Masonería es una escuela donde en la mayor paz y concordia se aprende la verdadera ciencia y se practica la virtud» ¡Y qué virtud más grande que el cuidar, proteger y velar por nuestro prójimo más cercano: Nuestras Familias!.

La masonería es algo maravilloso, y significa mucho para los que estamos aquí. es difícil recordar que nuestra función no sólo es proveer techo, comida o dinero a la familia, hay que proveer también afecto, seguridad, guía, estabilidad, atención y compañía.

En un estudio realizado en EU, la conocida frase: «Es más importante la calidad que la cantidad», usada por los padres sobre el tiempo que les dedicamos a los hijos, se descubrió que, desde la perspectiva de los hijos, necesitan tanto cantidad como calidad, ninguna sustituye a la otra.

otra frase masónica es:

«Los Masones son tolerantes, altruistas, humanitarios, aun con sus enemigos y deben ser, para merecer el dictado de Masones, fieles cumplidores de la palabra empeñada y de sus deberes de hijos, padres, esposos, hermanos, amigos y ciudadanos».

Definitivamente, la búsqueda de la sabiduría o luz puede convertirse en un trabajo de tiempo completo. Por eso es imprescindible la consideración hacia las necesidades de nuestras familias. Grave sería si, por buscar la luz, dejáramos de ser responsables con nuestra esposa, padres, hermanos o hijos.

No creo que la masonería se trate de un grupo de personas egoístas y despiadadas, que sólo piensan en adquirir sabiduría a toda costa sin importar las consecuencias o las necesidades de otros. Todo lo contrario, masonería es entender que es mejor dar que recibir, que la sabiduría radica en poner en balance las necesidades de otros y las propias, sin descuidar ninguna de las dos.

por ello La familia es la primera instancia a la cual nos debemos, y que hay que beneficiar con el comportamiento y los principios masónicos.

La mejor forma de poder cumplir con las obligaciones familiares es teniendo un aliado que nos «cubra las espaldas» dentro de la familia. Ese compañero de batalla que está con nosotros de sol a sol se llama esposa. Ella nos da el apoyo necesario para poder aventurarnos a nuevos horizontes.

el conocido refrán: «detrás de todo gran hombre, hay una gran mujer». Y yo añadiría: «Gracias a una gran mujer es que se pueden desarrollar los potenciales de un gran hombre».

La relación matrimonial se redefine cada día sobre la base de lo que se da y de lo que se recibe. Todo éxito o fracaso en una relación depende en un 50% de cada cónyuge, ni más ni menos. Así que también está en nuestras manos saber motivar y estimular la buena disposición de la familia para apoyarnos, o todo lo contrario.

nuestra otra familia es la francmasonería

No es por azar que hemos escogido la figura de la hermandad como vínculo entre nosotros. No nos llamamos primos, ni cuñados, ni amigos, o ningún otro término, nos llamamos HERMANOS .en cualquier lugar del mundo en nuestras familias no podemos escoger a nuestros hermanos. Ellos nos son «asignados» por el G: A: D: U: Él decide en cuál familia nacemos y quiénes son nuestros padres y hermanos.

Los masones en cambio sí escogemos pertenecer a la Familia Masónica Universal gracias a nuestro libre albedrío, y tratamos de emular a las familias al llamarnos hermanos. Con esto llevamos a la masonería al seno de cada hogar, como si deseáramos tener lazos consanguíneos y pertenecer a una misma familia.

La familia es el verdadero núcleo formador de hombres en la sociedad contemporánea. En la familia tenemos las oportunidades de vivir y formarnos en los valores y los anti valores; en la familia tenemos la oportunidad de convivir con los peligros y las oportunidades, de reflejar nuestras mayores debilidades y que en armonía nos las hagan ver y aprendamos a superarlos, como también nos puedan fortalecer. La familia es el núcleo de la sociedad que nos permite ver reflejada la sociedad misma.

Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es el elemento natural, universal y fundamental de la sociedad, tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado. La familia es la célula básica en la cual los seres humanos adquieren los primeros rasgos para el desarrollo del carácter y de la identidad personal, así como los hábitos y los valores que determinarán, en un inicio, su pensamiento y su desarrollo social.

Mucho más que un progenitor, el Masón es un ser humano perfectible, que transmite sus progresos espirituales en su quehacer familiar, potenciándolos para reflejar hacia la sociedad entera. Busca que los sublimes valores y principios más apreciados por la Orden -como la Fraternidad, Tolerancia, Solidaridad y Caridad- sean una realidad propia inmediata.

Como podemos observar tenemos dos familias muy unidas y que bien llevadas nos conducen a el sendero iluminado que necesitamos para continuar nuestro quehacer cotidiano; la familia del hogar y nuestra familia masónica, ambas, complementadas en perfecta armonía, reflejan la felicidad y nos motiva a desarrollar pensamientos, comentarios, análisis y porque no criticas sanas para continuar en el mundo con la perfección de nuestro actuar.

En la actividad cotidiana, esta tríada «masón-familia-sociedad» debe forzosamente estar vinculada entre sus elementos, de forma tal que interactúen, formándose y reformándose en un constante y permanente ciclo de perfeccionamiento.

La familia enfatiza en los valores referidos a la alegría, la generosidad, el respeto, la justicia, la lealtad, la autoestima etcétera. Mientras que la masonería tiene como objetivo fundamental consolidar los valores hogareños y además proyectar e inculcar, adicionalmente en la sociedad, otros valores como son: libertad, igualdad y fraternidad, como una característica de amplitud democrática institucional y otros que reflejan el carácter humanista de la orden tales como: humildad, amor, honestidad, responsabilidad, tolerancia, paz, sinceridad, solidaridad entre otros.

QH :.WALTER SAGASTEGUI G

MM-RLS “MAAC”

VALLE DE TRUJILLO

TOMADO DE https: Gran Logia Del Norte del Perú. //www.facebook.com/granlogia.delnortedelperu/posts/942309662776107/

Categorías:MASONERIA

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.