EDUCACION E HISTORIA

Alquimia – La Piedra Filosofal


La alquimia es una tradición filosófica influyente cuyos practicantes, desde la antigüedad, afirmaron que era el precursor de los poderes profundos.

Los objetivos definitorios de la alquimia son variados, pero históricamente han incluido típicamente uno o más de los siguientes objetivos: la creación de la legendaria piedra filosofal; la capacidad de transformar metales básicos en metales nobles, oro o plata, y el desarrollo de un elixir de la vida, que otorgaría juventud y longevidad.

Alquimia - La Piedra Filosofal

La alquimia difiere significativamente de la ciencia moderna en su inclusión de principios herméticos y prácticas relacionadas con la mitología, la magia, la religión y la espiritualidad.

Se reconoce como una protosciencia que contribuyó al desarrollo de la química y la medicina modernas. Los alquimistas desarrollaron una estructura de técnicas básicas de laboratorio, teoría, terminología y método experimental, algunos de los cuales todavía se usan hoy en día.

Los objetivos definitorios de la Alquimia a menudo se dan como la Transmutación de metales comunes en oro conocida como Crisopoeia, la creación de una panacea y el descubrimiento de un solvente universal. Sin embargo, esto solo resalta ciertos aspectos de la alquimia. Los alquimistas han reescrito y evolucionado históricamente la explicación de su arte, lo que dificulta una única definición. H.J. Sheppard ofrece lo siguiente como un resumen completo:

La Alquimia es el arte de liberar partes del Cosmos de la existencia temporal y alcanzar la perfección que, para los metales es oro, y para el hombre, la longevidad, luego la inmortalidad y, finalmente, la redención. La perfección material fue buscada mediante la acción de una preparación (Piedra Filosofal para metales, Elixir de Vida para humanos), mientras que el ennoblecimiento espiritual fue el resultado de alguna forma de revelación interna u otra iluminación (Gnosis, por ejemplo, en prácticas helenísticas y occidentales).

Las discusiones modernas de la Alquimia generalmente se dividen en un examen de sus aplicaciones prácticas exotéricas y sus aspectos esotéricos. El primero es perseguido por historiadores de las ciencias físicas que han examinado el tema en términos de protoquímica, medicina y charlatanería. Este último interesa a los psicólogos, las comunidades espirituales y de la nueva era, los filósofos herméticos y los historiadores del esoterismo.

El tema también ha tenido un impacto constante en la literatura y las artes. A pesar de la división moderna, numerosas fuentes enfatizan una integración de enfoques esotéricos y exotéricos a la alquimia. Hol

myard, al escribir sobre aspectos exotéricos, afirma que no pueden ser apreciados adecuadamente si lo esotérico no siempre se tiene en cuenta. El prototipo de este modelo se puede encontrar en Physika kai Mystika («Sobre cuestiones físicas y místicas»), de Bolos of Mendes, del siglo III a. Marie-Louise von Franz nos dice que el doble enfoque de la alquimia occidental se estableció desde el principio, cuando la filosofía griega se mezcló con la tecnología egipcia y mesopotámica. El enfoque tecnológico, operativo, que ella llama extravertido, y el místico, contemplativo, psicológico, que ella llama introvertida no son mutuamente excluyentes, sino complementarios, ya que la meditación requiere práctica en el mundo real, y viceversa.

Las aplicaciones prácticas de la alquimia produjeron una amplia gama de contribuciones a la medicina y las ciencias físicas. Al alquimista Robert Boyle se le acredita como el padre de la química. La iatroquímica paracelsiana enfatizó la aplicación medicinal de la alquimia (continua en la alquimia de la planta o spagírico). Los estudios de Alquimia también influyeron en la teoría de la gravedad de Isaac Newton. La investigación académica histórica apoya que los alquimistas estaban buscando una sustancia material usando métodos físicos.

Es una creencia popular que los Alquimistas hicieron contribuciones a las industrias «químicas» del día, pruebas de mineral y refinación, trabajo de metales, producción de pólvora, tinta, tintes, pinturas, cosméticos, curtido de cuero, cerámica, fabricación de vidrio, preparación de extractos, licores , y así sucesivamente (parece que la preparación de aqua vitae, el «agua de la vida», fue un «experimento» bastante popular entre los alquimistas europeos). Los alquimistas contribuyeron destilación a Europa occidental. Los intentos de los alquimistas para organizar la información sobre las sustancias, a fin de aclarar y anticipar los productos de sus reacciones químicas, dio lugar a las primeras concepciones de los elementos químicos y las primeras tablas periódicas rudimentarias. Aprendieron cómo extraer metales de los minerales y cómo componer muchos tipos de ácidos y bases inorgánicos.

Durante el siglo XVII, la alquimia práctica comenzó a desaparecer a favor de su química de retoño más joven, como fue rebautizada por Robert Boyle, el «padre de la química moderna».

En su libro, The Skeptical Chymist, Boyle atacó a Paracelso y la filosofía natural de Aristóteles, que se enseñaba en las universidades. Sin embargo, los biógrafos de Boyle, en su énfasis de que él sentó las bases de la química moderna, descuidan cuán constantemente se aferró a las ciencias escolásticas y a la alquimia, en teoría, práctica y doctrina. El declive de la alquimia continuó en el siglo XVIII con el nacimiento de la química moderna, que proporcionó un marco más preciso y confiable dentro de una nueva visión del universo basada en el materialismo racional.

La Piedra Filosofal
La Piedra Filosofal

La Piedra Filosofal es una sustancia alquímica legendaria que se dice que es capaz de convertir los metales bases tales como el plomo en oro (chrysopoeia) o plata. Ocasionalmente, también se creía ser un elixir de la vida, útil para el rejuvenecimiento y, posiblemente, para el logro de la inmortalidad. Durante muchos siglos, fue el objetivo más codiciado en la alquimia. La piedra filosofal era el símbolo central de la terminología mística de la alquimia, que simboliza la perfección en su máxima expresión, la iluminación y la felicidad celestial. Los esfuerzos para descubrir la Piedra Filosofal eran conocidos como los Opus Magnum «Gran Obra».

La piedra filosofal se ha atribuido con muchas propiedades místicas y mágicas. Las propiedades mencionadas con mayor frecuencia son la capacidad de transmutar los metales en oro o plata, y la capacidad de curar todo tipo de enfermedades y prolongar la vida de cualquier persona que consume una pequeña parte de la piedra filosofal. Otras propiedades mencionadas incluyen: creación de lámparas perpetuamente ardientes. Transmutación de los cristales comunes en piedras preciosas y diamantes, reactivación de las plantas muertas, creación de vidrio flexible o maleable, o la creación de un clon u homúnculo.

En el mundo antiguo, un filósofo era buscador de sabiduría. Un poderoso sabio entregado a desvelar los secretos del mundo natural. Se decía que la Piedra Filosofal era la clave de todo esto. Durante miles de años la Piedra obsesionó al mundo civilizado. Ningún objeto excepto el Santo Grial la supera en leyenda. Los primeros escritos sobre la piedra filosofal se remontan a la época de Cristo, aunque está claro, por el modo de referirse a ella, que fue muy conocida en el mundo antiguo. Un modo de fabricar oro, el más precioso de los metales. Un sueño que se remontaba 1.000 años antes al mito griego del rey Midas, que convertía en oro todo lo que tocaba: el toque Midas, una idea que hoy en día aún fascina. Pero la Piedra Filosofal tenía otro poder aún mayor: una única substancia capaz de conceder a su propietario vida eterna y riquezas sin límites.

Fueron los alquimistas los que crearon el prototipo de laboratorio moderno donde combinar y calentar los productos químicos necesarios para crear la Piedra Filosofal. A través de la historia cientos de estudiosos y científicos buscaron el secreto de la Piedra Filosofal. Algunos fueron las mentes más grandes de su tiempo, como son, Roger Bacon, el padre de la química moderna, y Sir Isaac Newton entre ellos. Pero ninguno encendería la imaginación del público más que un humilde librero del siglo XIV llamado Nicolas Flamel. Aunque en la actualidad aparece en obras de ficción popular, para los lectores medievales era una persona real aunque misteriosa. Aparecen escritos científicos atribuidos a Flamel en libros publicados en el siglo XVI, que pueden ser compilaciones de obras anteriores.

A partir del Renacimiento la alquimia comenzó a llamarse química. Aunque ambas palabras procedían de la misma raíz griega, química se fue convirtiendo en el término más aceptado. Fue en el siglo XVIII cuando ambas palabras adquirieron sus significados actuales. Durante los últimos doscientos años, los científicos que han analizado aquella época han considerado absurda la búsqueda de la Piedra Filosofal, y a la alquimia misma como una pseudociencia, pero esa valoración actualmente ha cambiado. Tanto en la ciencia como en la ficción, se está produciendo un regreso de los alquimistas.

En cuanto al propósito central de los alquimistas de encontrar la Piedra Filosofal y transmutar substancias en oro, ese objetivo es ya posible mediante los aceleradores de partículas, claro que cada gramo de oro costaría miles de millones de dólares, por lo que no es rentable. Y en cuanto a la prolongación de la vida humana, en una era de asombrosos medicamentos la esperanza de vida aumenta cada año.

Sinónimos de La Piedra Filosofal

Se utilizan numerosos sinónimos para hacer referencia indirecta a la piedra, como «piedra blanca» (calculus albus, identificado con el calculus candidus de Apocalipsis 2:17 que fue tomado como símbolo de la gloria del cielo), vitriolo (como se expresa en el retroacrónimo Visita Interiora Terrae Rectificando Invenies Occultum Lapidem),también lapis noster, lapis occultus, in water at the box, y numerosas referencias oblicuas, místicas o mitológicos como Adán, Aer, Animal, Alkahest, Antidotus, Antimonium, Aqua benedicta, Aqua volans per aeram, Arcanum, Atramentum, Autumnus, Basilicus, Brutorum cor, Bufo, Capillus, Capistrum auri, Carbones, Cerberus, Caos, Cinis cineris, Crocus, Dominus philosophorum, Divine quintessence, Draco elixir, Filius ignis, Fimus, Folium, Frater, Granum, Granum frumenti, Haematites, Hepar, Herba, Herbalis, Lac, Melancholia, Ovum philosophorum, Panacea salutifera, Pandora, Fénix, Philosophic mercury, Pyrites, Radices arboris solares, Regina, Rex regum, Sal metallorum, Salvator terrenus, Talcum, Thesaurus, Ventus hermetis.) El lapis adoptado muchas de las alegorías medievales para un Cristo, y el Cristo y la de piedra fueron de hecho tomados como idénticos en un sentido místico. El nombre de «piedra» o lapis es mencionado por la alegoría cristiana primitiva, como Prisciliano (siglo cuarto), quien afirmó Unicornis est Deus, nobis petra Christus, nobis lapis angularis Jesús, nobis hominum homo Christus. En algunos textos se la denomina simplemente «piedra», o nuestra piedra, o en el caso de ordinal de Thomas Norton, «oure piedra delycious». La piedra fue elogiada y frecuentemente referenciada a estos términos.

Es necesario señalar que philosophorum no significa «del filósofo» o «filosofal» en el sentido de un solo filósofo. Significa «de los filósofos» en el sentido de una pluralidad de los filósofos.

Apariencia de La Piedra Filosofal

Las descripciones de la Piedra Filosofal son numerosas y diversas. De acuerdo con los textos alquímicos, la piedra de los filósofos llegó en dos variedades, preparado por un método casi idéntico: blanca (con el propósito de transmutar metales en plata. Se lograría por vía húmeda), y roja (con el propósito de transmutar metales en oro. Se obtendría empleando la vía seca), la piedra blanca era una versión menos madurada de la piedra roja. En ambos casos la sustancia de partida sería la pirita de hierro (disulfuro de hierro): FeS2. Algunos textos alquímicos antiguos y medievales dejan pistas sobre la supuesta apariencia física de la piedra de los filósofos, en concreto de la piedra roja. A menudo se dice que es de color naranja (color azafrán) o rojo cuando se muele en polvo. O en una forma sólida, un intermedio entre el rojo y morado, transparente y similar al vidrio. El peso se habla de cómo ser más pesado que el oro, y se dice que es soluble en cualquier líquido, sin embargo, incombustible en el fuego.

Ocasionalmente, ciertos autores alquímicos sugieren que los descriptores de la piedra son metafóricas. Se llama una piedra, no porque sea como una piedra.26 La aparición se expresa geométricamente en Atalanta Fugiens de Michael Maier.

«Hacer de un hombre y la mujer un círculo, y luego un cuadrilátero; del este un triángulo; hacer de nuevo un círculo, y usted tendrá la Piedra de los Sabios Así se hace la piedra, que no puedas descubrir, a menos que usted, a través de la diligencia, aprender a comprender esta enseñanza geométrica.» Rupescissa usa la imagen de la pasión cristiana, que nos dice que asciende «del sepulcro del Excelentísimo Rey brillante y glorioso, resucitado de entre los muertos y que llevaba una diadema roja…».

Interpretaciones de La Piedra Filosofal

Los diversos nombres y atributos asignados a la piedra filosofal han llevado a la especulación de muchos años de su composición y origen. Los candidatos exotéricos se han encontrado en los metales, plantas, rocas, compuestos químicos, y productos corporales, como el pelo, la orina y los huevos. Justus von Liebig afirma que «es indispensable que cada sustancia accesible… debe ser observada y examinada.  Más tarde, los alquimistas pensaron una vez un componente clave en la creación de la piedra era un elemento mítico llamado carmot.

Los Alquimistas Esotéricos Herméticos pueden rechazar el trabajo sobre sustancias exotéricas, en vez dirigir su búsqueda de la piedra filosofal hacia el interior. Aunque los enfoques esotéricos y exotéricos a veces se mezclen, es evidente que algunos autores «no se refieren a las sustancias materiales, sino que están empleando el lenguaje de la alquimia exotérica con el único propósito de expresar creencias y aspiraciones teológicas, filosóficas o místicas.» Las nuevas interpretaciones se siguen desarrollando en torno a escuelas de pensamiento espagírico, químicas y esotéricas.

Opus Magnum

La Piedra Filosofal es creada por el método alquímico conocido como el Opus Magnum o La Gran Obra.

Con frecuencia se expresa como una serie de cambios de color o procesos químicos, las instrucciones para crear la piedra filosofal son variadas. Cuando se expresa en colores, el trabajo puede pasar a través de las fases de nigredo, albedo, citrinitas y rubedo. Cuando se expresa como una serie de procesos químicos frecuentemente incluye siete o doce etapas finales en la multiplicación, y proyección.

Científicos de la Chemical Heritage Foundation obtuvieron un manuscrito de Isaac Newton con la fórmula de la denominada piedra filosofal, método para la conversión de cualquier metal en oro o plata, publican medios informativos.

Ingredientes para la creación de la Piedra Filosofal

Aunque muchos alquimistas anotaban fórmulas paso a paso para fabricar el compuesto de la Piedra Filosofal, los ingredientes que utilizaban continúan envueltos en el simbolismo. Quienes han estudiado estos registros de alquimia, creen que uno de los ingredientes utilizados en la Piedra Filosofal es el mercurio, ya sea en forma pura o modificada. Los otros ingredientes son objeto de debate, pero está claro que la mezcla debe purificarse y transformarse una y otra vez mediante el fuego. Es la promesa de ese poder absoluto lo que hace que la búsqueda de la Piedra Filosofal sea tan tentadora y peligrosa.

Documentos escrito a mano por Isaac Newton

El documento escrito a mano por Isaac Newton, describe el procedimiento para la obtención de un tipo de mercurio que se utiliza como ingrediente en la Piedra Filosofal, los investigadores señalaron que analizaron el manuscrito establecieron que se trata de una reinterpretación de la fórmula creada por el alquimista George Starkey, basada en una mezcla de pirita, ácido tartárico, rocío y mercurio sófico.

Asimismo, precisaron que los alquimistas creían que si se añadía un metal a un fragmento de piedra filosofal lograrían convertirlo en oro o plata. Para los expertos, el documento refleja el interés de Newton por la alquimia, ciencia medieval precursora de la química, para comprender mejor el comportamiento de la materia.

En otro de los manuscritos de alquimia de Isaac Newton, que data del siglo XVII, ha sido hallada su receta para obtener un material que sería el paso hacia la invención de la mítica piedra filosofal, reporta Live Science. El manuscrito, que durante décadas había permanecido en una colección privada, fue adquirido en febrero por Chemical Heritage Foundation (CHF, por sus siglas en inglés) en una subasta en Pasadena, estado de California (EE.UU.).

El documento contiene instrucciones para realizar el mercurio ‘filosófico’, substancia que sería uno de los pasos del proceso alquímico para obtener la piedra filosofal.

A estas instrucciones Newton las copió de un texto de otro alquimista: el estadounidense George Starkey. Aunque los historiadores no pueden asegurar si Newton llevó a cabo el experimento alquimista de Starkey, el investigador James Voelkel cree que probablemente sí lo hizo. De hecho, Newton tomó notas y corrigió un error en el texto original. En el dorso del manuscrito, el legendario físico también escribió uno de sus propios experimentos para la destilación de mineral de plomo. 

«Este manuscrito es de gran interés para nosotros, ya que es parte de la actividad alquímica de Isaac Newton», destacó Voelkel. «Es una señal de sus lecturas, sus intereses y sus experimentos con la alquimia».

Los ingredientes utilizados para creación de la Piedra Filosofal son muy discutibles. Jacques Sadoul asume que son los siguientes:

Una mezcla de pirita (de hierro) o tierra muy rica en hierro, como base, pues otros autores opinan que es un compuesto existente en todas partes. Es un elemento que todos conocían. En esa época solo se habían descubierto seis elementos. El mercurio de los filósofos y el azufre filosofal no son los elementos químicos, sino preparados a partir de la pirita, mezclados con ácido tartárico.

Ácido tartárico. Es un compuesto extraído de la encina, árbol que numerosas veces se muestra en el Mutus Liber (libro mudo). Un argumento a favor es que en algunas fases del proceso de elaboración de la piedra se debe hacer a oscuras, pues el ácido tartárico es sensible a la luz y sería el responsable del cambio de color de la Opus Magnum.

Rocío. En una de las láminas del Mutus liber se muestran plantas que sirven de soporte a telas. Se cree que, en una época del año establecida por animales representados en la lámina, que hacen referencia al horóscopo occidental, se capta rocío.

El rocío y el ácido tartárico (de nombres diversos en los escritos alquímicos) se mezclan con la pirita para obtener el mercurio de los filósofos o el azufre filosofal.

Una de las características de la alquimia es que en los escritos se establece un lenguaje confuso, con la intención de despistar a quien quiera construir la piedra. Así, por ejemplo, se supone que las referencias al azufre y al mercurio no aludían a los elementos químicos verdaderos, sino a alguna variante de éstos, conocida solo por los alquimistas.

Por eso algunos autores alquimistas se refieren a mercurio de los filósofos, por ejemplo, para aportar una pista de que no es el elemento mercurio.

Se cree que el procedimiento para realizar la Piedra Filosofal está explícito en el Mutus Liber. Aquí también se encuentran símbolos que indican azufre y mercurio, pero no son los elementos químicos S y Hg, sino compuestos obtenidos de las fases previas a la realización de la Opus magnum (Gran Obra).

FUENTE: https://guiaviajesvirtual.com/elsersupremo/index.php/categorias/alquimia-y-hermetismo/108-alquimia-la-piedra-filosofal

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.