MASONERIA

MARTILLO, HOZ, ESCUADRA, COMPÁS: LA MASONERÍA EN CUBA

N LA VISITA DE UN BRITÁNICO A CUBA, MARAVILLAS ARQUITECTÓNICAS
OFRECEN UNA PISTA TENTADORA SOBRE LA HISTORIA MASÓNICA DE LA ISLA

By darmon richter

Lo primero que debes saber es que la masonería es un gran problema en Cuba.

Estaba en un autobús cuando empecé a notarlo, en algún lugar de la carretera entre Aguada de Pasajeros y Santa Clara. Era un día caluroso y polvoriento, y mientras el vehículo antiguo resoplaba, miré por la ventana y observé un paisaje ondulado de pasto amarillento y palmerales, edificios sin terminar y, ocasionalmente, un monumento a la revolución con la bandera ondeando. Pasamos por un pueblo, sus amplias calles bordeadas en la mezcla habitual de hormigón de la era soviética y arquitectura colonial española colorida y desmoronada. De repente, mis ojos se posaron en un edificio que sobresalía del resto, un estallido de turquesa, rojo y dorado, más elaborado que cualquier otra cosa en la calle. Mientras el autobús pasaba traqueteando, noté el emblema tallado con trazos gruesos sobre la puerta principal: un cuadrado y un compás, enmarcado por un glorioso estallido dorado.

Los símbolos masónicos son visibles en la arquitectura desgastada de la logia masónica Hijos de Hiram en Las Tunas, Cuba. Foto de Alamy.
Símbolo masónico en la arquitectura desgastada de la Logia Francmasónica ‘Hijos de Hiram’ en Las Tunas, Cuba.

El letrero inmediatamente distinguió esto como una logia masónica. Por lo general, estos lugares hacen poco para anunciar su presencia. En Europa occidental, las logias masónicas tienden a ser asuntos más conservadores. Son edificios grandiosos, muy a menudo, pero lo suficientemente discretos como para que su función no se haga evidente hasta que puedas distinguir sus símbolos y placas. Este albergue cubano, por otro lado, era lo más llamativo y colorido de la ciudad.

Fue en ese momento que recordé que estaba viajando por un estado comunista, y mi cerebro dio un salto mortal. Porque, hasta donde yo sabía, la masonería había sido proscrita por prácticamente todos los partidos comunistas del siglo XX. Por ejemplo: El Gran Logia de Yugoslavia fue “puesto a dormir” desde 1940 hasta 1990. En Bulgaria, la masonería fue prohibida por la Ley para la Defensa de la Nación de 1940 y, posteriormente, los masones activos e incluso antiguos fueron acusados ​​con frecuencia de ser agentes de servicios de inteligencia extranjeros.

la masonería era proscrito en la Unión Soviética, también, y aunque algunos de los principales revolucionarios comunistas habían sido miembros de logias masónicas, denunciaron el oficio después de tomar el poder en Rusia. El consenso general parecía ser que tal sistema era incompatible con el nuevo modo de sociedad marxista. Sin embargo, mientras miraba por la ventana de ese autobús húmedo y traqueteante, parecía que Cuba no estaba de acuerdo.

Ese carnaval de carretera de un albergue tampoco era una aberración, como descubriría durante el resto de mi estadía en Cuba. Ahora que mis ojos estaban abiertos, comencé a notarlos en todas partes, incluso coleccionándolos. vi el Logia Luz del Sur Logia Aurora del Bien en Trinidad, en la costa sur de Cuba; Logia José Jacinto Milanés № 21 en Matanza; Logia Hermanos de la Guardia en Cifuentes; y Logia Asilo de la Virtud (el “asilo de la virtud”) en Cienfuegos.

Dominaron las plazas de las ciudades; estallan en coloridas formaciones de pilares y fachadas de yeso de por lo demás, calles sencillas de pueblo. Lejos de prohibir la masonería, Cuba parecía celebrarla. Así que decidí investigar un poco y averiguar por qué. 

Luz Del Sur: Breve historia de la masonería en Cuba

El hecho es que Cuba es el hogar de una floreciente comunidad masónica. En 2010, se informó que la isla tenía más de 300 logias masónicas y más de 29,000 miembros activos. La fraternidad apareció allí por primera vez en 1763 y creció cuando los masones franceses huyeron de la revolución haitiana de 1791.

La primera parte de esta historia no es nada peculiar. Las antiguas colonias del Caribe han sido durante mucho tiempo un semillero de masonería. Pero la Gran Logia de Cuba es notable porque prosperó bajo una dictadura marxista-leninista. Una de las teorías populares (aunque no verificadas) es que Fidel Castro pudo haber sido masón.

Un monolito masónico se destaca en Glass Beach en la Estación Naval de los EE. UU. en la Bahía de Guantánamo, Cuba, como un monumento a los miembros de la Logia Naval del Caribe. Cuba tiene una larga historia de masonería.
Un monolito masónico se destaca en Glass Beach en la Estación Naval de los EE. UU. en la Bahía de Guantánamo, Cuba, como un monumento a los miembros de la Logia Naval del Caribe. Foto de Alamy.

Cuando los revolucionarios desembarcaron en Cuba en 1956, los hermanos Castro, el Che Guevara y el resto, los 82 se apretujaron en un yate de 12 literas llamado Granma—la isla estaba bajo el gobierno tiránico de Fulgencio Batista. La historia cuenta que Castro y su hermano fueron escondidos de las fuerzas de Batista por una pequeña logia masónica en la Sierra Maestra. Fue desde esta logia remota que Castro sentó las bases de su Movimiento 26 de Julio, que en 1959 finalmente conduciría a la revolución socialista en Cuba.

Algunos dicen que el mismo Castro fue iniciado como masón durante ese tiempo. Otros apuntan a que solo se incorporó Raúl Castro, o algunos de los luchadores revolucionarios. De cualquier manera, la amabilidad y el apoyo supuestamente brindado a Castro durante esos años por una comunidad masónica remota ofreció una teoría popular sobre la tolerancia que el régimen de Castro mostraría más tarde hacia la masonería cubana.

Sin duda es una buena historia, aunque la verdad podría ser más simple; después de todo, Cuba ya tenía una gran deuda con sus masones. Durante la lucha de la isla por la independencia de España, muchos de los principales revolucionarios de Cuba eran masones orgullosos, entre ellos Carlos Manuel de Céspedes, Antonia Maceo y el célebre poeta, periodista y filósofo José Martí. Habría sido sumamente difícil para el régimen separar la memoria de los héroes nacionales de Cuba de las ideas que habían celebrado abiertamente. “

La fe afrocubana y la masonería… ambas jugaron un papel en la construcción de consenso después de la revolución”, escribe el folclorista EC Ballard. “La primera fue útil para obtener el apoyo de la población mayoritariamente afrocubana de la isla que sigue estando mal representada en el gobierno. El segundo aseguró la simpatía de la izquierda latinoamericana”.

Como resultado, la masonería en Cuba siguió siendo legal, aunque supervisada por la Oficina de Asuntos Religiosos. El número de miembros aumentó después de la caída de la Unión Soviética y el gobierno de Castro alivió las restricciones sobre el oficio, lo que permitió la apertura de nuevas logias e incluso permitió que los masones participaran en ceremonias públicas vestidos con todos sus atuendos.

Algunos elementos de la masonería cubana se destacan por sus diferencias. En general, por ejemplo, el código de vestimenta de los masones en Cuba tiende a ser bastante relajado y, a veces, las mujeres son admitidas en las logias. Ballard especula que tales adaptaciones son «generalmente bienvenidas en una sociedad que evita formalmente los prejuicios y la discriminación de cualquier tipo».

Hoy en día, más de un tercio de los masones de Cuba tienen su base en La Habana, donde el impresionante edificio de la Gran Logia domina toda una manzana de la ciudad, adornado con símbolos esotéricos. Este es el núcleo de la masonería cubana, el centro neurálgico desde el cual se regulan las 316 logias cubanas; y después de mi semana de viaje por carretera a través de las ciudades del sur, estaba ansioso por hacerle una visita. 

Arriba:
Las logias y monumentos masónicos en Cuba son fáciles de detectar, como la colorida logia Luz del Sur. Foto de Darmon Richter.

La Gran Logia de Cuba

De vuelta en La Habana, pasé una mañana deambulando por el principal cementerio de la ciudad, la Necrópolis Cristóbal Colón. Con filas y filas de mármol pulido, la necrópolis fue fundada en 1876 por los españoles. Mientras atravesaba el interminable desfile de piedra blanca blanqueada, encontré una masa de epitafios esotéricos entre las lápidas. Las logias reunían a sus muertos, cercas de hierro forjado separaban a los difuntos en parcelas conmemorativas según la costumbre masónica. Los símbolos de la nave eran fáciles de detectar.

Un globo rematado con un cuadrado masónico y una brújula se encuentra en la parte superior del edificio de la Gran Logia en La Habana, Cuba.
Un globo rematado con un cuadrado masónico y una brújula se encuentra en la parte superior del edificio de la Gran Logia en La Habana, Cuba.

Por la tarde partí hacia la Gran Logia de Cuba en el 508 de la Avenida Salvador Allende, una imponente estructura de 11 pisos que, antes de la aparición de una nueva ola de hoteles turísticos en la capital, era el segundo edificio más alto de la isla. . (La avenida en sí lleva el nombre del trigésimo presidente de Chile, marxista, masón y buen amigo de Castro).

Divisé la Gran Logia casi en el momento en que doblé hacia la avenida. Había atravesado callejuelas en mi camino hacia allí, debajo de cuerdas para tender la ropa y cables telefónicos llenos de telarañas, donde los niños jugaban béisbol en la calle. Y entonces, de repente, allí estaba. Pontiacs y Corvettes avanzaban lentamente por la avenida, mientras que en el otro extremo, elevándose por encima de los bloques y arcos coloniales, un titán amarillo rompía el horizonte. Era tan sutil como las casas de campo que había visto, 11 pisos de estilo art déco económico rematados con un globo terráqueo, un cuadrado y una brújula.

Establecida en 1955, la sede masónica de La Habana contiene la oficina del gran secretario, un museo, un hogar para ancianos masones y una extensa biblioteca (aunque, según los rumores, desde entonces el gobierno cubano se ha apoderado de la mayoría de los pisos para su propio uso) . Me acerqué, lo suficiente como para admirar el reloj del zodiaco colocado en la fachada del edificio, pero a pesar de mis mejores esfuerzos, no pude entrar.

Un caballero con traje y anteojos se paró entre las puertas y me saludó con una sonrisa burlona. Me habían dicho que la biblioteca estaba abierta a los laicos. Hice un gesto más allá de él, hacia el interior del edificio, y dije «¿Por favor?» mientras mostraba la mejor sonrisa que podía manejar. Me respondieron con un movimiento de gentil negativa.

Como no quería discutir, me alejé, solo para encontrarme con un hombre que había estado observando todo el asunto. El hombre tenía unos 60 años, el rostro curtido por el sol y el cuerpo nervudo de un trabajador agrícola. Me fijé en él cuando llegué al parque, rastrillando hojas mientras fumaba un cigarro. “Héctor”, dijo con una sonrisa traviesa, y me estrechó la mano.

Intercambiamos bromas y luego decidí lanzarme a las vallas. ¿Fidel Castro era masón? Le pregunté. Él rió.

«Tal vez», dijo, soplando una nube de humo. «¿Quién sabe?»

«Héctor», le dije, «¿eres masón?»

Héctor dio unas caladas pensativas a su cigarro por un momento, con la cabeza medio perdida en las nubes. “Si no lo soy, te diría que no”, respondió. “Pero si lo soy, también te diría que no”. Luego se rió enigmáticamente y decidí dejarlo así. 

Nota: Extraído de la artículo original del autor.

Arriba:
La imponente Gran Logia de Cuba domina la Avenida Salvador Allende en Cuba. Foto de Alamy.

CRÉDITO DE LA FOTOGRAFÍA:
darmon richter
Alamy

FUENTE: https://californiafreemason.org/es/2022/06/27/freemasonry-in-cuba/

Categorías:MASONERIA

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.