MASONERIA

EL PODER REAL Y LA MASONERIA. UNA UNIÓN QUE NO SE CUESTIONA

Veamos cómo se produce esta unión.

Masonería inglesa

La Primera Gran Logia se constituyó el 24 de junio de 1717, cuando cuatro logias de Londres se reunieron en la taberna Goose and Gridiron y formaron la que denominaron Gran Logia de Londres y Westminster.

En 1723 se publicaron las Constituciones de Anderson conteniendo sus reglas de organización y principios.

En 1751 un grupo de francmasones formó una Gran Logia rival, la Gran Logia de Masones Libres y Aceptados de Inglaterra, argumentando que la Gran Logia creada en Londres había introducido innovaciones y se había apartado de los antiguos linderos de la Masonería, mientras que ellos trabajaban de acuerdo con las antiguas reglas dadas por el Príncipe Eduardo en York en el año 926. Por este motivo, terminará siendo informalmente denominada como la Gran Logia de los antiguos, en contraposición a la Primera Gran Logia que, paradójicamente, será conocida como la de los modernos.

La Constitución de la Segunda Gran Logia, compilada por su Gran Secretario Laurence Dermott, se denomina Ahiman Rezon, nombre hebraico que aproximadamente viene a significar Una ayuda a un Hermano.

Henry Sadler, en su libro Hechos y ficciones masónicas (1887), contradice el discurso de Dermott, según el cual los miembros de la segunda Gran Logia habrían sido unos escindidos por causa de los usos tradicionales. Según Sadler, en realidad, los «antiguos» eran, sobre todo, inmigrantes irlandeses en Londres que, al ser recibidos con cierta hostilidad por las logias inglesas, decidieron constituir su propia organización.

Las diferencias rituales entre una y otra tradición no provendrían de ninguna «innovación» de la Gran Logia de Londres, sino que se deberían a la diferente manera en que, tanto en Irlanda como en Inglaterra, se llevaría a cabo la adopción y reorganización del patrimonio ritual de la vieja masonería escocesa. Si bien una parte de la historiografía ha tendido a exagerar las divergencias entre «modernos» y «antiguos«, éstas no afectan en realidad más que a ciertas particularidades sobre la disposición de la logia y del ritual. En lo esencial, los ritos y las ceremonias masónicas son comunes en las dos tradiciones. Sin embargo, conocer las diferencias entre ellas, por irrelevantes que parezcan, resulta indispensable para comprender la génesis de los diferentes ritos masónicos, pues todos provienen de una de estas dos familias.

Las rivalidades entre ambas se mantuvieron durante 63 años, constituyendo el primer cisma de la francmasonería. En 1809, las dos Grandes Logias rivales iniciaron negociaciones para llegar a una unión equitativa, que se produjo el 27 de diciembre de 1813 de la mano de sus respectivos Grandes Maestros, los duques de Sussex y de Kent, hijos ambos del rey Jorge III. La nueva organización se denominó Gran Logia Unida de Inglaterra y es la que pervive en la actualidad. El duque de Sussex fue su primer Gran Maestro.

Actualmente, es el Príncipe EduardoDuque de Kent, quien ejerce como Gran Maestro de la Gran logia Unida de Inglaterra.[1]

La Corona

Emblema de la Orden en el castillo de Windsor

La familia real británica ha estado siempre cerca de la Masonería y sus propias órdenes como los Caballeros de la Jarretera, la Orden del Cardo, y la Orden Real Victoriana se interconectan con las redes masónicas. Así, por supuesto, lo hace la orden de San Juan de Jerusalén –Caballeros de Malta-. La expansión de la masonería en Inglaterra en el siglo XVIII coincidió con la llegada de la dinastía Hanoveriana alemana.

Insignia de Caballero de la Orden de la Jarratera

El gran amo actual de la Gran Logia Inglesa en calle Great Queen en Londres es el primo de la Reina, el Duque de Kent.

El Príncipe Philip fue iniciado en la Logia de la Marina Número 2612 en 5 de diciembre de 1952. Su suegro, Jorge VI, el padre de la Reina y marido de la Reina Madre, era un ardiente masón, como lo era Eduardo VII y la mayoría de los otros monarcas desde el surgimiento de la Masonería.

Orden del Cardo

La Reina es «Gran Patrona» de la Masonería. Es servida por los 390 miembros del llamado Concejo Privado que se conecta con su equivalente en otros países del Commonwealth. Está legalmente encima de Parlamento debido a sus poderes de prerrogativa. Sus miembros, que son nombrados de por vida, incluyen al Príncipe PhilipPríncipe Charles, el Arzobispo de Canterbury, y el Primer Ministro.

Nueve reuniones oficiales tienen lugar todos los años y los Ministros del gobierno se cuadran a la atención mientras a la Reina se le dicen las medidas de gobierno que están pidiendo a la Reina que apruebe. Este consejo privado de políticos del círculo interior, cortesanos y funcionarios tiene que inclinarse a la Reina y estrechar su mano antes de estar en la línea y juran dirigir su negocio en sumo secreto.

Placa de la Gran Cruz de la Real Orden Victoriana

El Banco de Inglaterra tiene su propia Logia de Masonería (Logia Nº 263), como así otros bancos como Lloyds (Logia Caballo Negro de calle Lombard, Nº 4155), y está la selecta Logia de Guildhall, basada en la Mansion House desde 1905. La Mansion House es la residencia oficial del Lord (Francmasón) Alcalde de Londres y más de 60 Alcaldes han sido Masters de la Logia. Mire ese símbolo de Lloyd’s, el Caballo Negro (Sol Negro) de la Logia de calle Lombard. Lombardía era un Feudo financiero de los Nobleza Negra veneciano / fenicios.[2]

El duque de Kent, reelegido Gran Maestro de la Masonería inglesa

El príncipe Eduardo, más conocido como el duque de Kent, es uno de los miembros más conocidos de la realeza británica. Es nieto del rey Jorge V y es primo tanto de la reina Isabel como del duque de Edimburgo. Además, es mariscal de campo del ejército del Reino Unido.

El duque de Kent es un histórico de la masonería y ha sido propuesto para un nuevo mandato como Gran Maestro de la Masonería Inglesa, concretamente de la Gran Logia de Inglaterra. Y es que el príncipe ha sido gran maestro desde que fuera elegido por primera vez en 1967. Precisamente su padre ya había sido a su vez gran maestro de esta logia entre 1939 y 1942.

En la web de la logia dirigida por el duque de Kent se asegura que el fin de la masonería difiere según las personas. «Para algunos, se trata de hacer nuevos amigos y conocidos. Para otros se trata de ser capaz de ayudar en causas meritorias. Pero para la mayoría, es un pasatiempo agradable«. Además añaden que «es una sociedad de hombres que se ocupan de los valores morales y espirituales» que se forman en el «autoconocimiento» a través de ceremonias.[3]

FUENTE: http://danielpeluas.blogspot.com/2015/03/el-poder-real-y-la-masoneria-una-union.html

Categorías:MASONERIA

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.