LOS TRABAJOS DE HERCULES Y SU ENSEÑANZA MASONICA

LOS TRABAJOS DE HERCULES Y SU ENSEÑANZA MASONICA

Herbert Oré Belsuzarri.

Se cuenta que el día antes de que el rey Amfitrión regresase a su casa, tras una guerra victoriosa, Zeus, tomando la apariencia de aquél, pasó la noche con la esposa del mismo, Alkmene. Aún estaba amaneciendo cuando Amfitrión, llegado al hogar, hizo lo propio.

10 Most Affordable Cars of 2017
The lowest-priced new cars aren’t always the most affordable. See why.

Alkmene, dio a luz, primero a Hércules y, con una noche de diferencia, a Ificles. El primero, hijo de Dios aunque mortal. El segundo hijo de mortales.
Queriendo Zeus conceder la inmortalidad a su retoño, una noche ordenó a Hermes que lo sustrajese de su cuna, lo subiese al Olimpo y, mientras su esposa Hera dormía, lo acercara a uno de sus senos para que Hércules mamase su leche. Hércules, al notar el tibio contacto del pezón, comenzó a chupar, pero lo hizo con tal fuerza que Hera, despertándose, lo rechazó. Y el chorro de leche que se derramó formó la Vía Láctea.
Zeus no descuidó la educación de Hércules y les dio por maestros a los mejores educadores. Antes de los 18 años ya medía dos metros y medio y tenía una fuerza extraordinaria.
En el Kitairón, montaña entre Ática y Beocia, había un león que estaba acabando con los rebaños, tanto de Amfitrión como del rey Tespios, de Tebas. Deseando cazarlo, fue Hércules al país de Tespios en cuyo palacio se hospedó.
Todos los días salía al alba en busca del león y volvía, ya de noche. Cincuenta días transcurrieron así hasta que, al fin, pudo matarlo con sus propias manos. Desde entonces adoptó la piel de aquel león como vestimenta.
En Delfos, recibió de Apolo el nombre de “Hércules” que lo hizo célebre, en sustitución de su nombre anterior “Alkaides”, derivado del de Alkaios, su abuelo. Y recibió también el mandato –como penitencia por un error cometido- de ir a Tirinto y ponerse a las órdenes del rey Euristeo durante doce años. Fue entonces cuando Euristeo (símbolo del Maestro), por inspiración de Hera, le impuso los doce célebres trabajos.
hercules
Los trabajos de Hércules están vinculados a los doce signos zodiacales. En los cuatros primeros signos, prepara su equipo y aprende a utilizarlo. En Aries, se aferra con fuerza a su mente y busca inclinarla a su necesidad, aprendiendo el control mental. En Tauro, “la madre de la iluminación”, recibe su primer destello de esa luz espiritual que crecerá, cada vez más brillante, a medida que se acerca a su meta. En Géminis, no sólo aprecia los dos aspectos de su naturaleza, sino que el aspecto inmortal empieza a acrecentarse a expensas del mortal. En Cáncer, logra su primer contacto con ese sentimiento más universal, que es el aspecto superior de la conciencia de la masa. Equipado, por consiguiente, con una mente controlada, una capacidad de registrar la iluminación, una facultad para hacer contacto con su aspecto inmortal y para reconocer intuitivamente el reino del espíritu, está listo ahora para el trabajo mayor.
En los cuatro signos siguientes, los signos de la lucha del plano físico por la realización, el individuo autoconsciente se conoce a sí mismo como el individuo en Leo, el Cristo potencial en Virgo, el aspirante esforzándose para equilibrar los pares de opuestos en Libra, y el que vence a la ilusión en Escorpio. Estos son los cuatro signos de crisis y de enorme esfuerzo. En ella toda la iluminación, la intuición, y el poder del espíritu del cual Hércules, el aspirante, es capaz, son utilizados al extremo. El espíritu logra individualidad, en Leo; se vuelve el que alimenta las ideas y las capacidades potenciales, en Virgo; oscila violentamente de un extremo al otro, en Libra; y está sujeto al efecto disciplinante del mundo de la ilusión y la forma, en Escorpio.
Los últimos cuatro signos, son los de la realización. El aspirante ha trabajado en el mundo del espejismo y de la forma, y su conciencia está libre de sus limitaciones. Ahora puede ser el arquero en Sagitario, yendo directamente a su meta; y puede ser la cabra en Capricornio, escalando el monte de la Iniciación; y puede ser el Servidor del Mundo en Acuario, y el Salvador del Mundo en Piscis y, en estos cuatro signos finales, demostrar los beneficios logrados y los poderes desarrollados.
Antes de que diese comienzo a sus doce trabajos, los dioses lo pertrecharon para ello. Minerva le dio una túnica, símbolo de la vocación; Vulcano le dio una coraza de oro, que capacitaba al aspirante para emprender los doce trabajos y seguir adelante sin amedrentarse. De Neptuno, el dios de las aguas, recibió dos caballos, la naturaleza emocional, que representan la capacidad de ser arrebatado, ya sea por una línea de pensamiento o por una reacción emocional. Esta naturaleza emocional, cuando es usada correctamente y subordinada a los propósitos de Dios, es una de las más grandes posesiones que el discípulo tiene. Con la ayuda de Neptuno y los rápidos corceles, Hércules podía estar en contacto con la esfera más distante en la cual podían ser ejecutados sus trabajos. Equipado, por lo tanto, con vocación, energía espiritual y sensibilidad, el obsequio de una espada que vino de Mercurio, el mensajero de los dioses, es de profunda significación, pues la espada es el símbolo de la mente que divide en pedazos, separa y destruye. A través de su uso, Mercurio agrega a los otros dones conferidos a Hércules, el del análisis mental y la discriminación. Y Apolo, el mismo Dios Sol, se interesó por Hércules y le dio un arco de luz y una flecha, simbolizando la capacidad de ir rectamente a la meta; símbolo también de esa penetrante iluminación, que como una flecha de luz podría iluminar la oscuridad de su sendero cuando fuera necesario.
Así equipado, Hércules permanece listo para el gran esfuerzo. Y cuando todos los dones habían sido concedidos y él permanecía con su divino equipo, tuvo lugar la más sorprendente reacción por su parte: se alejó un momento, y se internó en el bosque y regresó con un garrote que había cortado. Porque, aunque todos los presentes divinos eran muy hermosos y magníficos, él no sabía aún cómo usarlos y prefería abrirse camino sólo con lo que sabía y podía usar. Esto es lo que ocurre con el aprendiz, compañero y maestro masón en la logia, tiene el inmenso tesoro del conocimiento masónico, pero no siempre sabe como usarlo, por ello si no es un buen alumno del Segundo Vigilante, Primer vigilante y de los Maestros Masones con mas experiencia, caminara a tientas solo con sus conocimientos profanos intentando ser un mejor hombre, con dificultades en su formación, hasta que aprenda a usar las herramientas masónicas de manera apropiada.
http://www.fenixnews.com/
Tomado de: http://es.scribd.com/doc/78156745/Herbert-Ore-Los-Doce-Trabajos-de-Hercules

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s