Anuncios

Archive for the 'MASONERIA' Category

18
Oct
17

SIN COMENTARIOS

John <MEGHP2013@verizon.net>
Para:emails@flor999.org
15 oct. a las 18:10

Greetings My Brothers

 

First on behalf of our Worshipful Master W:. Arthur J “AJ” Ahrens we want to thank you for your support of masonry and are looking forward to your continued support.

 

Your Florida Lodge of Research has accomplish a lot in the past 12 months. I will only site two major highlights ……through many Brothers efforts:  The first issue of “Further Lights” was published and distributed in many years that held to the quality and subject matter associated with the Florida Lodge of Research…CONGRATULATIONS TO ALL…Most especially David Felty…A second major accomplishment is we have our revised our By-Laws and are at Grand Lodge for approval as this e-mail is being sent.

 

Next year will be just as exciting as this year ….there are many things on the horizon

 

That brings us to the main purpose of this E-mail…..We are requesting you pay your 2018 dues…… they are still the most reasonable price of $20.00 please send them to

 

                   John F. wermann

                   5371 Kent Road

                   Venice , Florida 34293

 

                   Questions please call 941-492-2284     9AM to 9 PM

 

We thank you for your steadfast support and dedication to Masonry

 

Fraternally;

 

John Wermann

Proud to serve you as your Secretary

 

 

 

 

John F. Wermann, PDDGM, MEPGHP, KYGCH, OPC, KCCH

Anuncios
18
Oct
17

LA MASONERIA EXILIADA, EL DILEMA A SOLUCIONAR (PARTE I)

Gustavo Pardo Valdés 33.

Es incuestionable que a partir de la nueva política fraternal adoptada por la Gran Logia de la Florida, la Masonería cubana radicada en el exilio o en el exterior, según la óptica de cada cual, se encuentra enfrentando uno de los mayores retos vividos en su historia de casi 60 años, hecho que puede conllevar serios problemas para sus distintas Obediencias.

No obstante, el mayor riesgo que enfrentamos no radica en la acción exterior, sino en el interior, debido a dos factores:

  1. El desconocimiento jurídico-doctrinal.
  2. El inmovilismo social.

En cuanto al primer aspecto se refiere, y aunque considero que todos estamos convencidos que nuestras logias son y ejercen la práctica de sus trabajos acordes a los principios de la más estricta regularidad masónica; creo necesario recordar que según el Reglamento de Afiliación y Membresia, adoptado por la Confederación Masónica Interamericana[i], las reglas para considerar “regular” a una Obediencia masónica son:

  1. Regularidad de origen. Cada Gran Logia debe haber sido legalmente constituida por una Gran Logia Regular o por tres o más Logias aisladas, pero cada una de ellas, garantida por una Gran Logia Regular.
  2. Independencia y autonomía. Debe ser verdaderamente independiente y autónoma con indiscutida autoridad sobre la Masonería Simbólica o fundamental (los grados Simbólicos de Aprendiz, Compañero y Maestro Mason) en el ámbito de su jurisdicción y no sujeta o dependiente de ningún modo, al poder o a la coparticipación del poder, con ningún otro cuerpo masónico.
  3. Exclusión. Los masones bajo su jurisdicción deben ser hombres y tanto la Gran Logia como sus Logias subordinadas, no pueden tener relaciones masónicas con Logia que admiten mujeres en su Fraternidad.
  4. U.D.U.
  5. Ley Sagrada: Todos los masones de su jurisdicción deben asumir sus deberes y obligaciones o aceptarlo, en presencia del Volumen de la Ley Sagrada o Moral (la biblia, o el libro aceptado como sagrado por el hombre que concierna).
  6. Grandes luces. Las tres Grandes Luces de la Masonería (el Volumen de la Ley Sagrada o Moral, la Escuadra y el Compas), deben estar a la vista cuando la Gran Logia o sus Logias subordinadas abran o realicen sus trabajos.
  7. Prohibición. Deben ser prohibidas, dentro de las Logias, las discusiones sobre región y política
  8. Antiguos Límites y Usos y Costumbres. Los principios de los Antiguos Limites y los Usos y Costumbres de la Orden deben ser estrictamente observados

Es evidente que todas y cada una de las Grandes Obediencias de la Masonería cubana exiliada[ii], cumplen las antes expuestas reglas. El único punto que puede prestarse a la duda es el que se refiere a la Regularidad de origen. No obstante, este aspecto se cumple plenamente. Si alguien tiene la menor duda sobre ello, puede consultar la Circular especial # 237, sobre el estudio de la Regularidad[iii], emitido el 15 de Agosto de 2012 por la Comisión de Relaciones Exteriores de la Gran Logia de Cuba (La Habana). En otras palabras, SOMOS MASONES REGULARES DE ORIGEN.

El otro aspecto es el del reconocimiento. Este controvertido asunto se encuentra fundamentado en la “Doctrina Americana”, que se refiere a la jurisdicción territorialidad exclusiva de las Grandes Logias; el cual fue aprobado en la Convención de Baltimore, USA, en una convención efectuada entre los días del 8 al 17 de mayo de 1843 en la antes mencionada ciudad.

Es conveniente señalar que dicho acuerdo no puede considerarse una norma universalmente aceptada, pues ni siquiera es acatada por la Gran Logia Unida de Inglaterra, la cual posee 804 Logias en el extranjero. Según la teoría de la territorialidad, estas logias se encuentran “invadiendo el territorio ocupado”  por otras Potencias Masónicas “Regulares”.

A pesar de la extensa bibliografía existente al respecto, hay un profundo desconocimiento de estos aspectos básicos de la jurisprudencia masónica; aspecto éste que genera constantes confusiones y distorsiones respecto al status de legítimo derecho que nos asiste para operar como Grandes Potencias Masónicas.

Creo necesario, y hasta imprescindible, que se establezca un ciclo de seminarios destinados al estudio de estos y otros contenidos de la jurisprudencia masónica, los cuales pueden ser patrocinados por alguna de las Grandes Obediencias Simbólicas o por el Supremo Consejo del Grado 33 de la Lengua Española.

Hasta que seamos capaces de conocer nuestra historia, definir nuestra legitimidad y establecer nuestras normas litúrgico-doctrinales, no podremos aspirar a lograr una identidad propia.

En el próximo artículo nos referiremos al segundo aspecto: El inmovilismo social.

[i] Confederación Masónica Interamericana C.M.I. ESTATUTOS Y REGLAMENTOS DE LA CONFEDERACIÒN MASÒNICA INTERAMERICANA (C.M.I.) Actualizado con las Reformas de las Grandes Asambleas del 2006 y del 2010.

[ii] Gran Logia de Cuba (en el exterior), Gran Logia Unida de las Antillas y Federación de Masones Exiliados “CUBA PRIMERO”.

[iii] http://www.granlogiacuba.org/node/801

18
Oct
17

La idea de la Masonería y el Gnosticismo es despertar al ser humano

Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: Alcoseri  (Original message) Sent: 04/09/2011 23:51
La idea de la Masonería y el Gnosticismo es despertar esa chispa existente dentro de cada ser humano
La palabra gnosis es de origen griego, significa conocimiento y es la raíz del término gnosticismo.
¿Qué pretende este conocimiento?
Por medio de la gnosis, se arriba al conocimiento de sí, y de Dios. El gnosticismo procede de muy antiguas civilizaciones que transmitieron sus conocimientos esotéricos al Antiguo Egipto. Los egipcios asimismo transmitieron esos conocimientos esotéricos a los hebreos con la cábala, a los griegos con el hermetismo, a los árabes con la alquimia, a los hindúes con el yoga en su aspecto Tántrico. La llama de la Gnosis recorre esas tradiciones milenarias.
El gnosticismo busca ofrecer “la Salvación por medio del conocimiento” (gnosis), considerando la Salvación como la culminación de un proceso evolutivo que sitúa al ser humano por encima de la ignorancia, lo libera del triste deambular por la faz de la tierra, y lo ayuda a descubrir y utilizar su Dios interior, para que finalmente pueda unirse a Dios. Ese es el Hombre plenamente desarrollado, Salvado. El gnosticismo también considera que puede lograrse el contacto directo con Dios u otras realidades sin la intercesión de un sacerdote intermediario. –
– Tales planteamientos son sumamente revolucionarios y libertarios. Como el conocimiento salva, resulta lícito buscarlo en cualquier teoría o pensamiento. Sin sacerdotes, la manipulación es más difícil para los cultos esclavistas. Como hemos dicho, el gnosticismo procede de antiguas civilizaciones que transmitieron sus conocimientos esotéricos al Antiguo Egipto. Los egipcios transmitieron esos conocimientos a los hebreos con la cábala, a los griegos con el hermetismo, a los árabes con la alquimia, a los hindúes con el yoga en su aspecto tántrico… Uno de los momentos de mayor gloria del gnosticismo fueron los primeros siglos del cristianismo, cuando éste recogió su inspiración espiritual en una gran variedad de fuentes: Egipto, los misterios griegos y romanos, los hebreos, la tradición hermética, los cultos de la fertilidad de Oriente Medio, el cristianismo…
Los gnósticos de los siglos I al III de N. E. afirmaban que existía un Dios trascendente e incognoscible, que no intervenía en la formación del mundo; un Demiurgo que había creado el mundo material, considerando a éste como algo malo; unos eones que contactaban a Dios con los hombres; y un maestro, Jesús, que había sido un hombre normal “tocado” en principio por el espíritu de Dios, para luego convertirse en el Cristo, del término griego “cristos”, que significa “el ungido”.
Los gnósticos afirmaban poseer las enseñanzas auténticas de Jesús, manipuladas por la Iglesia católica debido a su inclinación hacia el poder y el esclavismo de sus fieles, y rechazaban la idea de que un sacerdote fuera necesario para el contacto con la divinidad, la trascendencia o la Salvación. –
– Algunos personajes del gnosticismo antiguo fueron Valentín, Basílides, Marción, Simón el Mago, mientras que sus textos más importantes resultaron ser “Pistis Sophía”, “El Misterio del Gran Logos”, etc. En 1946, se encontraron en Nag-Hammadi, a unos cien kilómetros al norte de Luxor (Egipto), 53 textos gnósticos de sumo interés. En siglos posteriores, el gnosticismo influyó en Mani y los maniqueos, en los cátaros del sur de Francia, en Los Templarios, en los masones operativos de la Edad Media, en las escuelas gnósticas alquímicas del Medioevo de Alberto Magno, Ramón Llull, Paracelso, Nicolás Flamel, en los rosacruces, en la masonería… En la actualidad, gracias a un renacer del gnosticismo a finales del siglo XIX, existen diversas “ecclesias gnósticas” y “movimientos gnósticos”, extendidos por medio mundo, la mayoría de ellos inspirados en el gnosticismo de los primeros siglos del cristianismo.–
– El gnosticismo moderno, así pues, nació en el año 1867 o en el año 1889, aunque, por los hechos históricos y la manera de proceder de los implicados, da la impresión de que fue en la segunda fecha. Y resultó obra del francés Jules-Benoit Doinel (1842-1902) y de su Ecclesia Gnóstica. Jules Doinel fue Venerable Maestro de su logia masónica (1892), miembro del Consejo de su Obediencia masónica (1890-1893), archivero del Gran Oriente de Francia, bibliotecario de su museo masónico y Obispo Gnóstico de Montségur, autoproclamado por él mismo. –
— Poco después de la fundación de la Ecclesia Gnóstica de Doinel, éste “consagró” a los tres primeros obispos gnósticos, entre ellos el célebre ocultista español Papus. Ya en 1892, se reunió el Supremo Sínodo de la Ecclesia Gnóstica, en el cual Doinel se proclamó Patriarca con el nombre de Valentín II, algo que lo “unía” a Valentín I, el famoso gnóstico del siglo II. Doinel retomó una parte importante del gnosticismo antiguo, aunque dándole una impronta y una jerarquía algo distintas. Gracias a la labor de Doinel, la aparición de diversas “ecclesias gnósticas” o “movimientos gnósticos” resultó una constante a lo largo del siglo XX. — Una cantidad significativa de espacio masónico ha sido dedicado a la discusión del gnosticismo en las obras de referencia masónica. Moral y Dogma, por ejemplo, ha destinado más de cuarenta páginas con el gnosticismo y su relación con la masonería. Albert Pike, autor del libro, ofrece la siguiente explicación del gnosticismo: Los gnósticos derivaron sus principales doctrinas y las ideas de Platón y Filón, el Zend-Avesta y la Cábala, y los libros sagrados de la India y Egipto, y así introducirse en el seno del cristianismo las especulaciones cosmológicas y teosófica, que habían constituido el más grande parte de las antiguas religiones de Oriente, unidos a los de las doctrinas egipcias, griegas y judías, que los platónicos había aprobado también en el Occidente “(Dogma y Moral, 248). —
– La idea de la Masonería es despertar esa chispa que existe dentro de cada ser humano mediante la iniciación y la exaltación al sublime grado de maestro masón. El Gnosticismo floreció a través de diversas ramificaciones, como los maniqueos del siglo III, el euquitas del siglo IV, el Paulicans del siglo VII, y los bogomilos del siglo IX (Nesta H. Webster, sociedades secretas y los movimientos libertarios-
— Para identificar y definir cada rama del gnosticismo que ha existido durante siglos, la enseñanza de los bogomilos nos dará una idea de lo que las creencias de los Caballeros Templarios que luego fueron transmitidos a la masonería moderna . —
– Según los gnósticos Bobomilos: Dios, el Padre Supremo, tiene dos hijos, el mayor el demiurgo Satanael, y otro Hijo el joven Jesús el Cristo. Para Satanael, quien se sentó a la diestra de Dios, pertenece el derecho de gobernar el mundo celestial, pero lleno de orgullo, se rebeló contra su padre y cayó del cielo. Luego, ayudado por los compañeros de su caída, ha creado el mundo visible, la imagen de lo celestial, que como los otros de su sol, la luna y las estrellas, y por último creó al hombre y la serpiente que se convirtió en su ministro. Más tarde, Cristo vino a la tierra con el fin de mostrar a los hombres el camino al cielo, pero su muerte fue ineficaz, ya que incluso descendiendo a los infiernos no pudo arrebatar el poder a partir del Demiurgo Satanael, es decir, Satanás. Esta creencia en la impotencia de Cristo y por lo tanto, la necesidad de aplacar a Satanás, no sólo “el príncipe de este mundo”, pero su creador, llevado a la doctrina, además, que Satanás, siendo todopoderoso, debe ser adorado – http://groups.google.com/group/secreto-masonico
— En la base de cada forma de gnosticismo existía esta adoración o culto a Satanás, así como un odio profundo por Cristo y sus enseñanzas. Fue perversiones de este tipo, dictada en una tradición ininterrumpida desde los primeros gnósticos, que fueron adoptadas finalmente por los Caballeros del Temple (Templarios) en el siglo XII. La idea del milenario Gnosticismo en primera instancia es despertar esa chispa divina que existe dentro de cada ser humano mediante el conocimiento. –
– Efectivamente Gnosis significa conocimiento en Griego, pero, no un conocimiento ordinario o mundano profano, los gnósticos masones creemos que existe una fuente de bondad e inteligencia dentro de cada hombre o mujer, la cual concebimos como conectada a una mente divina, fuera del universo físico. –
– Los humanos portamos una chispa de esa esencia divina, pero el mundo material que nos rodea opaca esa chispa y no la deja manifestarse. Un mundo fallido, obra de un Creador inferior, una creación muy alejada de la idea primaria del Gran Arquitecto, y por ello los masones debemos corregir tales desperfectos.-
— La idea de la Masonería al igual que el milenario Gnosticismo en primera instancia es despertar esa chispa que existe dentro de cada ser humano y reconocerla como unida a esa mente Divina. Para lograrlo, se requiere la instrucción precisa de una organización especializada, ese es el papel de la Masonería. Quienes entienden su mensaje podrán convertirse en ese algo tan divino. —
– Nosotros los masones gnósticos siempre hemos suscitado la ira entre los miembros de todas las religiones dogmáticas. Porque, Nosotros los masones gnósticos escuchamos la voz de Dios a través de nuestra conciencia y no necesitamos que un hombre o sacerdote interceda por nosotros, los masones gnósticos alentamos a contactar directamente con lo divino.
18
Oct
17

El Gran Arquitecto del Universo de ateos y agnósticos

A L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.
Libertad Igualdad Fraternidad

El Gran Arquitecto del Universo de ateos y agnósticos

Santiago Torres

Podría suponerse que no es fácil para los masones agnósticos y ateos reconciliar sus convicciones con el símbolo “Gran Arquitecto del Universo”. Aunque la aproximación al tema no es igual en uno y otro caso, por cierto, a los efectos prácticos, tanto la ignorancia proclamada en la visión agnóstica (que admite matices, como ya se verá) como la incredulidad de la visión atea (que también admite matices) enfrentan un desafío similar para religarse con ese Gran Arquitecto y, en general, ambas procuran salvar ese desafío atribuyendo al símbolo de referencia una naturaleza estrictamente basada en la naturaleza simbólica de la masonería, evitando trasladar a ésta conceptos y significados propios del universo religioso-profano.

Porcentaje de ateos y agnósticos en el mundo (2007)

Porcentaje de ateos y agnósticos en el mundo (2007)

Comencemos por determinar qué suponen tanto el agnosticismo y el ateísmo, así como cuáles matices podemos encontrar en los mismos. El agnosticismo, en cambio, no niega ni afirma: desconoce por carecer de pruebas —ora por la vía científica, ora por revelación— en sentido alguno. Reconoce matices, empero, como ya se indicó:

  • Agnosticismo fuerte: postula la imposibilidad general de la cognición de entidades divinas.
  • Agnosticismo débil: expresa una imposibilidad personal —y no general— de lograr la cognición de divinidad alguna.
  • Agnosticismo apático: postula no sólo no conocer entidad divina alguna; sino que, además, estima que ésta(s), de existir, no supone(n) nada concreto en la realidad humana, por lo cual la búsqueda de su conocimiento es irrelevante.
  • Agnosticismo interesado: al revés que los “apatistas”, el agnóstico interesado sí estima de interés procurar indagar acerca de la existencia o no de una o varias entidades divinas, por cuanto no es igual la existencia humana en uno u otro caso.
  • Ignosticismo: término acuñado por el Rabino Sherwin Wine, el ingosticismo, antes de poder determinar si Dios existe, debe definirse qué se entiende por tal.
  • No-cognitivismo teológico: postura muy cercana a la “ignosticista”, postula que las palabras como Diosdivinidad, etc. carecen de todo sentido por cuanto no son verificables; rechazan incluso al ateísmo fuerte, porque —afirman— un ateo ha determinado la inexistencia de Dios o dioses luego de haber creído comprender esos conceptos, y eso resulta totalmente imposible.

El ateísmo iguala la incapacidad de conocer a la negación de la existencia de divinidad(es). Y, en términos generales, presenta dos matices:

  • Ateísmo fuerte o positivo: consiste en la categórica negación de la existencia de divinidades.
  • Ateísmo débil o negativo: es una forma de ateísmo muy similar a la del agnosticismo y postula simplemente la no creencia en divinidades; esto es, la ausencia de fe.

La variedad es importante. Incluso esas categorías podrían admitir matices internos. Por consiguiente, la postulación apriorística de que el agnosticismo y el ateísmo resultan incompatibles con la pertenencia a la Orden Masónica es, cuando menos, apresurada y requeriría una muy sólida argumentación. Una sólida argumentación dirigida a excluir, lo cual es posible pero exigiría un ejercicio intelectual y de prudencia muy grande.

Además de los múltiples matices que ambas posiciones (agnosticismo y ateísmo) admiten, hay otro elemento clave para analizar si la tal incompatibilidad tiene algún tipo de sustento lógico: ¿qué es el Gran Arquitecto del Universo?

El G.·. A∴D∴U∴, axioma pero no dogma

La definición del Gran Arquitecto del Universo no puede ser idéntica a la que se le da a Dios en el mundo profano. Éste, en la mayoría de los casos, es el dios abrahámico, caracterizado por ser autoconsciente y con voluntad. Pero la ecuación “Gran Arquitecto del Universo = Dios abrahámico” no surge de ninguna parte, es un diktat arbitrario. ¿Es imprescindible tener fe en una entidad caracterizada por los atributos referidos para que el símbolo del Gran Arquitecto del Universo pueda ser cabalmente comprendido por un masón? En realidad, la ecuación mencionada surge de formulaciones de Hermanos Masones relevantes o por instancias institucionales de algunas potencias masónicas, pero ni unos ni otras han creído necesario demostrar el aserto, al que dan por bueno sin más trámite.

El Dios Abrahámico es concebido como eterno, omnipotente, omnisciente y como el creador del universo.

El Dios Abrahámico es concebido como eterno, omnipotente, omnisciente y como el creador del universo.

El Convento de Lausana de 1875, del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, define al Gran Arquitecto del Universo como “una fuerza superior” que, además, es “un principio creador”. Sólo quebrando la lógica e introduciendo definiciones propias del mundo profano —más que respetables— puede establecerse que “una fuerza superior” y “un principio creador” equivalen a una divinidad real, autoconsciente y con voluntad. De las premisas no deriva esa conclusión en modo alguno. En términos de la Lógica, se trata de un clásico paralogismo, o sea, un razonamiento falso aunque por error y no por malicia.

En el caso de la Gran Logia de la Masonería del Uruguay, la definición formulada en el artículo 3° de su Constitución es aún más flexible, aunque, paradojalmente, más precisa: “La masonería reconoce la existencia de un principio creador , superior , ideal y único, que denomina Gran Arquitecto del Universo, cuya interpretación es personal y absolutamente libre para cada masón. El concepto del único y común origen de los hombres, contenido en el nombre simbólico de Gran Arquitecto del Universo, constituye el fundamento en que se basan los preceptos masónicos de Libertad, Igualdad y Fraternidad”. Y agrega en su artículo 5°: “No impone ningún límite a la libre investigación en la búsqueda de la verdad, exigiendo la mayor tolerancia”.

Tenemos, pues, que para la Masonería del Uruguay —al menos para su Constitución— el Gran Arquitecto del Universo es un principio creador, sí, superior, sí, único, sí, pero “ideal”; esto es, una convención necesaria para establecer el fundamento de que los seres humanos, por compartir un origen común, somos iguales en dignidad y acreedores de idéntico respeto. Es por ese motivo que el símbolo del Gran Arquitecto del Universo es “único”: sustenta la igualdad ontológica de los hombres. Y ése sí constituye un requisito sine qua non para integrar la masonería. Sin la creencia en ese principio, no puede interpretarse a cabalidad la arquitectura simbólica de la masonería.

De esa definición, sin embargo, en modo alguno deriva que el Gran Arquitecto constituya una divinidad autoconsciente y volitiva. Podrá serlo para quienes legítimamente tengan fe en ello, pero no es imprescindible.

Aquello que sí es imprescindible es la creencia en ese origen común; ese centro de unión entre todos los hombres, sin el cual el edificio simbólico de la masonería se viene abajo porque no habrá sustento para el principio de Igualdad. Ése, por tanto, es el axioma de existencia de la Orden Masónica.

Y la definición establecida en el artículo 5° abona, creemos, lo que venimos afirmando. Porque la libre investigación —que comprende el análisis y la reflexión— en la búsqueda de la verdad, para un masón no tiene límites. Ello es consistente con el artículo 2° de la declaración del Convento de Lausana de 1875: “No impone ningún límite a la investigación de la verdad y exige a todos la tolerancia, a fin de garantizar a todos esa libertad”.

[box class=”pull”]¿Y si el masón arriba a la conclusión de que no hay una divinidad autoconsciente y con voluntad propia o, al menos, concluye que no se encuentra en condiciones de afirmarlo?[/box]

¿Y si en el curso de su búsqueda personal el masón arriba a la conclusión de que no hay una divinidad autoconsciente y con voluntad propia o, al menos, concluye que no se encuentra en condiciones de afirmarlo, debería entonces pedir el Placet Quitte y abandonar la mismísima institución que le brindó las herramientas a partir de las cuales arribó a esa personal conclusión?

La única forma en que la incompatibilidad entre Masonería y las visiones ateas y agnósticas sería posible estribaría en la prohibición de investigar el símbolo del Gran Arquitecto del Universo. Sólo así podría salvaguardarse a éste de la duda inherente a toda investigación honesta y auténticamente libre.

¿Pero qué clase de masonería sería ésa en que ciertos tópicos estuviesen vedados al libre examen a los efectos de preservarlos de la duda metódica? Ciertamente, sería una masonería que se negaría a sí misma, convirtiendo un símbolo de naturaleza axiomática en un dogma de naturaleza religiosa. Los artículos de fe no son incompatibles con la calidad de masón, pero a condición de que permanezcan en la esfera estrictamente personal y no pretendan imponerse sobre los demás.

La “inmortalidad del alma”

Otro tanto ocurre con la “inmortalidad del alma”; la cual, de paso, no aparece en la definición del rito formulada en Lausana, sino en “corolarios” de la igualación del Gran Arquitecto del Universo al dios abrahámico, que asumen esa ecuación como una verdad evidente (aunque ya vimos que no lo es).

En primer lugar, al igual que con el símbolo “Gran Arquitecto del Universo”, la traslación mecánica de los conceptos religiosos (por tanto, profanos) de alma e inmortalidad al universo masónico, no corresponde.

Creer en una suerte de élan vital, de naturaleza inmaterial, que tal vez nos preceda y seguramente nos sobrevivirá, es tan legítimo como creer en un Gran Arquitecto del Universo real, autoconsciente y volitivo. En el plano simbólico de la masonería, empero, la inmortalidad supone otra cosa muy diferente y que —ésa sí— es intrínseca a nuestra Orden: la fraternidad como concepto que supera las dimensiones espacial y —aquí la clave— temporal.

Liturgia y simbología masónicas nos vinculan en el formidable desafío que supone la construcción del simbólico Templo erigido a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, más allá de tiempo y espacio.

Liturgia y simbología masónicas nos vinculan en el formidable desafío que supone la construcción del simbólico Templo erigido a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, más allá de tiempo y espacio.

La liturgia y la simbología masónicas nos vinculan a todos los masones en el formidable desafío que supone la construcción del simbólico Templo (la sociedad justa y perfecta) erigido a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo (expresión de la igualdad entre todos los seres humanos y, por tanto, de unidad como especie), más allá de tiempo y espacio. Los masones fallecidos nos heredan las paredes que han levantado, como ocurría con los masones operativos durante la construcción de las grandes catedrales, y es en ese sentido que resultan “inmortales”. Por añadidura, para quienes tengan fe en ello, podrán ser inmortales en espíritu (al modo religioso), pero esto último no constituye una consecuencia lógica, sino una legítima pero intransferiblemente convicción personal.

En segundo lugar, y también como señalamos respecto del Gran Arquitecto del Universo, al masón no le está vedada investigación alguna. Todo es pasible de revisión, estudio, análisis y reflexión, incluida la presunta inmortalidad del alma, que —vale la pena reiterarlo— no está estipulada en ninguna parte, salvo en las afirmaciones dogmáticas, que no simplemente axiomáticas, de masones relevantes que pretenden transformar sus convicciones personales en reglas de carácter universal.

La Biblia en el Ara

Por las razones anteriormente apuntadas, para ningún masón ateo o agnóstico debería suponer violencia alguna a su conciencia la presencia de la Biblia en el Ara, ni prestar promesas o juramentos sobre la misma.

La Biblia, desde la perspectiva que venimos desgranando, es un símbolo más y no “la Palabra del Gran Arquitecto del Universo”. Si fuera esto último y hubiera que creerlo a pie juntillas, los Hermanos de religiones no cristianas quedarían automáticamente excluidos, salvo que se incorporaran otros textos sagrados al Ara. ¿Acaso los Hermanos de origen judío sólo consideran el Antiguo Testamento y descartan el resto a la hora de prestar una promesa de honor? Es una pregunta absurda que se responde casi por sí misma: no lo hacen porque el valor de la Biblia es simbólico, en tanto representación del Volumen de la Ley Sagrada.

Alguien podría señalar, empero, que aun cuando la Biblia sea un símbolo, no deja de ser precisamente la representación de una “ley sagrada”. Si es “sagrada”, entonces debería haber una entidad superior, de naturaleza divina, que hubiese dictado esa “ley”. Una vez más: es errónea la traslación mecánica de significados propios del universo religioso —que es profano del punto de vista masónico— al que nos es propio.

[box class=”pull”]La Ley Sagrada es el símbolo de la Libertad, en tanto instrumento del discernimiento moral.[/box]

La “ley sagrada” es la ley moral, quintaesencia de la Masonería, y en ese sentido es “sagrada”. No es una ley dictada por Dios, sino que deriva de la representación de la Igualdad y la Fraternidad que se expresan en el símbolo del Gran Arquitecto del Universo. Es, por consiguiente, el instrumento del discernimiento moral. Y siendo el instrumento del discernimiento moral es, por consiguiente, la expresión del libre albedrío, o sea, aquello que nos hace seres morales, capaces de optar entre el bien y el mal; a diferencia de los animales, incapaces de opciones por fuera de los patrones biológicos de supervivencia, como individuos y/o como especie. Es “sagrada” en tanto los masones veneramos la moral, haciendo de lo axiológico una preocupación consustancial a nuestra Institución.

En suma, si el Gran Arquitecto del Universo expresa el principio básico de Igualdad y la inmortalidad es la representación de la Fraternidad, la Ley Sagrada es el símbolo de la Libertad, en tanto instrumento del discernimiento moral.

No hay que olvidar el carácter simbólico de la Masonería

Así como la Masonería emplea símbolos y alegorías provenientes del arte de la construcción, también lo hace de otras fuentes. Entre otras, del universo religioso, aun sin ser ella misma una religión (al menos en su sentido más convencional), y de la alquimia.

Pero así como el sentido figurado de los símbolos constructivos o alquímicos es pacíficamente aceptado y asumido como “natural” por todos los masones, parece que no ocurre lo propio con aquellos símbolos de origen religioso. Incluso, dentro de éstos, específicamente los vinculados a la tradición judeo-cristiana (porque tampoco nadie toma al pie de la letra aquellos provenientes del antiguo Egipto).

[box class=”pull”]Resulta difícil de entender lógicamente por qué algunos símbolos son parte de un lenguaje figurativo; sin embargo otros son representaciones prácticamente literales. Modestamente, entendemos que es una forma errónea de aproximarse al universo simbólico de la Orden.[/box]

Por alguna extraña razón, para un importante número de Hermanos, la Escuadra, por ejemplo, es obviamente una representación de la rectitud moral; pero el Gran Arquitecto del Universo, en cambio, no es la representación de otro concepto moral en sentido igualmente figurado, sino, apenas, una redenominación funcional de una entidad divina realmente existente, en la que —por añadidura— es preceptivo creer.

Resulta difícil de entender lógicamente por qué algunos símbolos son parte de un lenguaje figurativo; sin embargo otros son representaciones prácticamente literales. Modestamente, entendemos que es una forma errónea de aproximarse al universo simbólico de la Orden. Todos los símbolos masónicos constituyen un lenguaje figurado. Desde que la interpretación de éstos es personal, la atribución de un carácter divino a los mismos es posible y legítima, pero sólo eso: una interpretación posible de entre varias.

El libre examen: más que un derecho, un deber

Como ya hemos visto, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado no impone límites al Hermano Masón a la hora de la búsqueda personal de sus verdades. No hay tópicos tabú para un verdadero masón, porque si así fuera, se le estaría obliterando caminos a recorrer. Sería contradictorio con el carácter de la Masonería el sellado de puertas. La Masonería cierra puertas pero con llave, no con ladrillos; y la llave la entrega en su debido momento (tal el sentido de los grados).

Pero esa capacidad de libre examen del masón no es sólo un derecho inherente a su condición humana. Para un masón, además, constituye un deber.

¿Cómo podría emprenderse la formidable empresa del auto-perfeccionamiento si el masón no revisitara, en primerísimo lugar, sus propias convicciones? Y rutinariamente, no como un ejercicio “por única vez”.

El masón debe aprender, primero, y cuestionar, después, la plétora de interpretaciones sobre los símbolos de su grado.

El masón debe aprender, primero, y cuestionar, después, la plétora de interpretaciones sobre los símbolos de su grado.

¿Cómo enriquecer su perspectiva si no aprende, primero, y cuestiona, después, la plétora de interpretaciones sobre todos y cada uno de los símbolos de su grado presente y de los grados que ha venido acumulando? También como un ciclo sin fin, no como un análisis puntual, que congele perspectivas.

El mundo profano, esto es, la realidad en la que estamos inmersos, plantea también, de tanto en tanto, importantes desafíos a nuestro sistema de creencias o convicciones, tanto personales como institucionales. Especialmente, los insumos provistos por la ciencia.

El concepto de libre albedrío, por ejemplo, que —como ya se ha visto— se encuentra en el centro de nuestra concepción por cuanto es lo que nos hace seres morales, hoy empieza a estar en cierta medida comprometido por los avances registrados en el campo de las neurociencias. Hay indicios de que al menos algunos procesos de toma de decisiones tienen lugar en el cerebro antes de que la conciencia tome nota de los mismos, lo cual —de comprobarse— dejaría a aquélla, al menos para algunos casos, como una instancia de “legitimación volitiva”, aportando una ficción deliberativa a lo que no es sino un acto mucho más primitivo. ¿Deberíamos los masones renunciar a tomar conocimiento de esas investigaciones —incluso a investigar nosotros mismos— porque ello podría, tal vez, poner en tela de juicio principios arraigados? ¿O, por el contrario, deberíamos asumir con coraje la empresa de repensarlos y reformularlos a partir del nuevo escenario?

[box class=”pull”]La Masonería nos invita a no ser dogmáticos, alentándonos a repensarnos permanentemente.[/box]

Examinar libremente supone estudiar, analizar y reflexionar. No es una tarea sencilla. Y mucho menos lo es cuando el objeto de la misma es nuestro sistema de creencias. Pero la Masonería nos invita a no ser dogmáticos, alentándonos a repensarnos permanentemente. Lo cual es válido para todos los masones, incluidos quienes se consideran agnósticos o ateos. Porque el masón no puede —no debe— auto-amputarse la posibilidad de crecer.

Este capítulo estaría pronto, pero no podemos cerrarlo sin analizar una cuestión que el lector inteligente ya habrá advertido: ¿y que hay de aquellas creencias que, aunque seculares, hemos definido aquí como “axiomas de existencia”? Por ejemplo, la igualdad ontológica de todos los seres humanos, cuya representación es el Gran Arquitecto del Universo.

Se impone un deber de coherencia: también es posible analizar esos axiomas y dudar de ellos en el proceso. En primer lugar, porque —es lo más probable— luego de dudar, analizar y reflexionar, el masón quede aún más convencido de la verdad evidente del aserto. Pero si así no fuera, si arribara a la convicción de que los hombres no somos iguales ni acreedores a la misma dignidad, deberá entonces hacer el ejercicio honesto de preguntarse si es apropiado continuar perteneciendo a una organización que funda su edificio filosófico en aquel principio. Y si llegara a la conclusión de que sí puede integrarla, entonces debería abordar otra empresa de aun mayor magnitud: fundamentarlo con idéntica honestidad intelectual.

Otros ritos

Se dice del Rito Escocés Antiguo y Aceptado que es deísta. Es una definición discutible, a la luz de los argumentos presentados precedentemente. En todo caso, a nuestro juicio, admite legítimos abordajes deístas pero no excluyentes de otros.

Pero lo que es indiscutible es que efectivamente hay masonerías con ritos no ya deístas, sino decididamente teístas. Tal el caso del Rito de York, del Rito Adonhiramita o del Rito Brasileño. Aún peor, el Rito Sueco, extendido en todos los países escandinavos, que es lisa y llanamente cristiano.

¿Cómo procesar en esos ritos la libertad de conciencia y el libre examen que, se supone, son inherentes a la Masonería? Es muy difícil de imaginarlo. Incluso la cuestión podría tener derivaciones problemáticas. ¿Qué ocurriría si un Hermano agnóstico o ateo uruguayo visitara o, aún más, se afiliara a una potencia que practique alguno de esos ritos? ¿Y un Hermano judío podría ingresar a una logia que practicante del Rito Sueco?

La introducción de elementos propios de la fe en la Masonería, inevitablemente la empequeñece y, al hacerlo, amputa la capacidad de crecer de sus miembros. ¿Tiene sentido una Masonería que, a contrapelo de su historia de libertad, someta a sus integrantes a semejante capitis diminutio?

[box class=”pull”]En definitiva, no existe impedimento alguno de naturaleza iniciática para que ateos y agnósticos participen de la Masonería.[/box]

En definitiva, no existe impedimento alguno de naturaleza iniciática para que ateos y agnósticos participen de la Masonería, al menos una masonería liberal como la uruguaya; enriqueciéndose y enriqueciéndonos, iluminándose e iluminándonos. A condición de que —igual que el resto— no asuman sus puntos de vista como verdades incuestionables e inmutables, porque las perspectivas congeladas, además de empobrecer, dan cuenta de una poco masónica pereza intelectual.

Con actitud abierta y espíritu fraterno, la Masonería siempre es posible. Sin esos dos elementos, en cambio, definitivamente será otra cosa, pero nunca Masonería.

[box type=”shadow”]Por textos masónicos adicionales puedes consultar nuestra lista completa de trazados o granarquitectodeluniverso.com.[/box]

Post navigation

One thought on “El Gran Arquitecto del Universo de ateos y agnósticos (Santiago Torres)”

18
Oct
17

¿Qué pasa cuando dos masones se enfrentan en una guerra?

 Garibaldi (Simb.·.)

El cuatro de agosto, hace un siglo a las diez y cincuenta de la noche, se produjo la declaración de guerra de Gran Bretaña y le fue entregada  al embajador alemán. Como  todo el mundo sabe esto  fue parte del efecto dominó que produjo el asesinato del Archiduque Franz Ferdinand del Imperio Austro-Húngaro, que sumió al mundo en la Primera Guerra Mundial.

El aniversario de este evento me ha llevado a pensar en cómo los masones se han enfrentado entre sí en el campo de batalla casi desde el iniciode la masonería especulativa a mediados de los años 1700.

Se sabe que hubo prisioneros de guerra franceses en Gran Bretaña a los que se les permitió formar Logias y adherirse a trabajos en su Gran Logia.

El preso de guerra en libertad condicional por aquella época era esencialmente un preso (generalmente  oficiales)  que se encontraba recluido en alojamientos civiles con el acuerdo tácito de que no iba a tomar las armas, intentar escapar o reunirse con sus fuerzas. Un curioso pacto a los ojos modernos, pero dio lugar a algunas de las primeras visitas de masones  extranjeros a Logias inglesas  que fueron recibidos con los saludos fraternales, a pesar de que habían sido combatientes enemigos. Esto marcó una pauta para los masones en lados opuestos  de las trincheras para el futuro.

Si damos un salto a la revolución americana podremos encontrar una vez más Hermanos confrontados por la guerra. La gran mayoría de nosotros sabemos acerca de los masones que firmaron la Declaración de Independencia y de figuras como George Washington y Benjamin Franklin, pero había muchos más.

Muerte del General Warren en la batalla de Bunker Hill (John Trumbull)

Por ejemplo, el Gran Maestro de de la antigua Gran Logia Provincial de Massachusetts, el general Joseph Warren, fue asesinado por el líder de las tropas estadounidenses en la batalla de Bunker Hill,  su Hermano masón Dr. John Jeffries  apoyado por los británicos.

A menudo,  el sentimiento fraternal se muestra a aquellos a los que recientemente habían luchado unos contra otros. Esto está ampliamente ilustrado por los acontecimientos que rodearon la captura de la Orden y las Insignias de la Logia a la que pertenecieron los británicos del 17º Regimiento de Infantería por parte de las fuerzas revolucionarias. Todo le fue devuelto, bajo guardia, al regimiento con una nota que decía:

“Hermanos, cuando la ambición de monarca, o los intereses discordantes de los Estados, convocan a sus súbditos a la guerra, y como los masones estamos desprovistos del resentimiento que estimula a la desolación mediocre y, aunque  nuestros sentimientos políticos nos puede impulsar en la disputa pública, seguimos siendo hermanos, y (nuestro deber profesional aparte) debemos promover la felicidad y avanzar en el bien de la otra parte.

Acepte, por lo tanto, a manos de un hermano, la Constitución de la Logia Unidad, N ° 18, del 17 Regimiento británico, que sus desgracias finales han puesto a mi alcance para restaurar a usted. – Soy su hermano y siervo obediente, Samuel H. Parsons.

Samuel Parsons,  general del ejército que había derrotado a la 17a.”

Durante la Guerra Civil Americana como era natural, encontramos de  nuevo masones luchando contra masones.

En la primera batalla de Manassas (1861) un oficial de la Unión,  el  Coronel Raynor  fue herido y hecho prisionero por las fuerzas confederadas. Raynor fue al principio insultado e incluso le alcanzó un disparo de un soldado de caballería confederado. Por fortuna éste le trasladó a una ciudad cercana salvando así su vida,  gracias a un cirujano que trató su herida. Éste le ofreció dinero si lo necesitaba. El soldado se llamaba J.H. Lemmon de la Caballería de Radford. Cuando Raynor le dio las gracias por todo, Lemmon señaló un pin masónico que Raynor llevaba y declaró:

“Sólo puedo esperar que pueda conseguir el mismo trato de sus hombres si alguna vez caigo en sus manos. Si alivia las angustias de un Hermano cuando caiga en su poder, me veré bien pagado “

La historia de L.J. Williams de Nueva York, no es menos interesante. Antes de salir con el ejército de la Unión se le inició en los misterios del Primer y Segundo Grado. Fue capturado por las fuerzas confederadas y fue internado como prisionero de guerra en Savannah, Georgia. Entró en contacto con la Gran Logia de Nueva York, que en contacto con la Gran Logia de Georgia, accedió a que Williams pasara al Tercer Grado en una Logia de Savannah.

Una noche, ante su estupefacción, fue sacado de su celda y, vestido con su uniforme azul, le condujeron a una habitación en la Logia donde todos los oficiales vestían sus uniformes grises.

Fue guiado hasta el Tercer Grado y aclamado como un amigo y Hermano de los soldados confederados presentes. Más tarde, esa noche se escapó, o como más tarde él mismo relató, no tanto escapó, sino que le metieron en un barco y acabó  en terreno neutral. Cuando se le preguntó por los nombres de los que le ayudaron a escapar de él simplemente lo atribuiyó a “Hiram”.

baphom11Ahora llegamos a la Primera Guerra Mundial, que si bien tenemos la imagen de ella con barro, sangre y trincheras, también se le conoce como “la guerra del último caballero”, al considerar la forma en que fueron tratados los prisioneros.

Debió sentir una gran sorpresa cuando en el 18 de diciembre de 1914, el Gran Secretario alemán, recibió una carta firmada por 112 Hermanos civiles ingleses que habían sido encerrados al inicio del conflicto, deseando al Gran Maestro y la Gran Logia una Feliz Navidad. Cuando la carta fue leída en la Gran Logia a los Hermanos, se estableció un fondo para enviar alimentos e implementar más comodidades para los internos, un gesto que las autoridades alemanas continuaron aplicando durante todo el conflicto.

Entre los prisioneros de guerra, tanto los capturados por Alemania como por el Imperio Otomano, hubieron Logias que solicitaron su consagración, a menudo con la ayuda de lospropios mandos que les capturaron.

Fue una marcada diferencia entre las actitudes mostradas en la futura Segunda Guerra Mundial.

Como ejemplo final, podemos observar la aparición de un oficial turco y masón que había de llegar a ser muy famoso en los años posteriores a la Primera Guerra Mundial, Mustafa Kemal,  fue más tarde llamado Ataturk (Padre de los turcos) y es ampliamente considerado como el padre de la república turca y  su primer presidente.

En la década de 1930, en Londres, el Salón del masón fue construido como un monumento permanente a los hermanos británicos que perdieron sus vidas en la Primera Guerra Mundial, en el atrio del Gran Templo. Se trata un ataúd de bronce con un pergamino que lleva todos sus nombres y un vitral con el Ángel de la Paz, para recordar a todos los que entran al templo.

auschwitz_1La Segunda Guerra Mundial no trató amablemente a la masonería. Como muchos lectores ya saben, los masones fueron perseguidos como parte del holocausto de Hitler y unos 200.000 fueron asesinados. Naturalmente, este nivel de persecución anuló prácticamente cualquier tipo de actividad masónica en campos de prisioneros de guerra, pero aún así sucedió.

Las herramientas de trabajo fueron fundidas y hechas piezas de chatarra en los campos de concentración,  aunque se crearon falsos  ”grupos de audición de música” como pretexto para que los masones pudiesen celebrar sus  reuniones, y cuyos sonidos fueron ahogados por un gramófono .

Otra historia es la de un “grupo de oración”, cuyos miembros le preguntaron a un guardia alemán si podía sentarse afuera para evitar ser perturbados, probablemente la única Tenida que jamás haya sido escuchada por un soldado de la Wehrmacht uniformado.

Los prisioneros capturados en el Lejano Oriente, bajo el yugo japonés lo tenían peor, dado el infrahumano tratamiento que los prisioneros de guerra obtenían, pero aún así la actividad masónica tuvo lugar cuando fue posible.

Un interno civil vio a  otro acostado sobre una alfombra que representaba un tablero de damas, y cuando le descubrieron, declaró que el individuo era un compañero masón que había tomado la alfombra como colchón para que pudiera ser utilizado en una logia secreta.

Pero a pesar de toda la opresión oficial algunos masones alemanes todavía estaban dispuestos a conservar recuerdos personales de índole masónica.

En África del Norte, tropas estadounidenses inspeccionaron unos tanques destruido tras un combate y descubrieron a un soldado alemán muerto que portaba un anillo masónico.

Tras este descubrimiento un masón del grupo buscó a varios Hermanos y un Capellán y le proporcionó al alemán un entierro masónico. Un gesto de respeto nos devuelve a las palabras de la carta del general Parsons:

“Hermanos, cuando la ambición de monarca, o los intereses discordantes de los Estados, convocan a sus súbditos a la guerra, y como los masones estamos desprovistos del resentimiento que estimula a la desolación mediocre y, aunque  nuestros sentimientos políticos nos puede impulsar en la disputa pública, seguimos siendo hermanos”

Y así, siempre y cuando los masones  nos  encontremos  en oposición,  a través de la fidelidad a su tierra natal con suerte este sentimiento de fraternidad seguirá prevaleciendo.

http://www.diariomasonico.com/historia/masones-en-guerra

18
Oct
17

M E N S A J E DEL SOBERANO GRAN COMENDADOR

A raíz de la publicación de dos artículos en el Blog “MASONERIALIBERTARIA.COM”[i],  en los cuales me referí al inusitado interés mostrado por la Gran Logia de la Florida en “abrir” sus templos a la comunidad de masones cubanos exiliados, el IPH Pedro Sardiñas, Gran Secretario Canciller del Supremo Consejo del Grado 33° de Lengua Española Para el Sur de los Estados Unidos de  Norte América,  tuvo la deferencia de enviarme el MENSAJE emitido por el IPH Gabriel Vieria Barceló, Soberano Gran Comendador  de dicho Alto Cuerpo Masónico. en el cual esclarece aspectos poco conocidos del tema.

Por el interés del enunciado contenido en el mismo, paso a reproducirlo en su totalidad.

 

[i] https://masonerialibertaria.com/2017/10/17/que-esta-ocurriendo-con-la-masoneria-regular-norteamericana/;  https://masonerialibertaria.com/2017/10/17/el-sindrome-de-la-regularidad/

M  E  N  S  A  J  E

Supremo Consejo del Grado 33° de Lengua Española

Para el Sur de los Estados Unidos de  Norte América

R.E.A. y A.

910 N.W. 22 Ave. Miami Florida 33125

 

Despacho del Soberano Gran Comendador.

M E N S A J E

A todos los Masones miembros Numerarios y Supernumerarios de nuestro  Supremo Consejo del Grado 33°, a los miembros de nuestros Cuerpos Subordinados de los Grado 4° al 32° ambos inclusive.

Al I.H. Osmani Camejo Fiallo Muy Respetable Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba de A.L. y A.M. en el Exterior.

Al I.H. Nelson Ferrer Apórtela Muy Respetable Gran Maestro de la Gran Logia Unida de las Antillas de A.L. y A.M.

“Los Hombres van en dos bandos los que aman y fundan y los odian y desasen”

He querido comenzar citando este pensamiento de nuestro hermano José Julián Martí y Pérez, que enaltecen a los hombres de buena voluntad que van en el primero y rechaza a los van en el segundo.

Llamo la atención a todos mis hermanos miembros de nuestros Cuerpos Filosófico, por que lamentablemente están ocurriendo  hechos  inaceptables que van en contra  de los intereses de nuestro Supremo Consejo, así  como de nuestras logias simbólicas,  como incitar a los miembros de las logias constituyentes de la Gran Logia de Cuba en el exterior o la Gran Logia Unida de las Antillas a que se incorporen a otras organizaciones masónicas como por ejemplo a logias constituyentes de la Gran Logia del Estado de la Florida eso se llama sedición y está penado por nuestras leyes.

Aquellos que vinieron a nosotros por su libre y espontánea voluntad, y fueron recibidos con amor fraternal y hoy no desean continuar en nuestras logias simplemente les decimos,  soliciten su Carta de Retiro y váyanse no nos interesa su presencia entre nosotros.

PÁG. 2

Primero la Constitución de esta Gran Nación reconoce el “Derecho de Libre Expresión” en todas sus formas, pero ese derecho no da ningún otro derecho de  tratar de destruir  nuestras logias simbólicas o filosóficas, sus derechos terminan donde comienzan los nuestros.

La base de una Gran Logia radica en sus logias constituyentes, incitar a los miembros de las logias simbólicas que la abandonen, es destruir la Gran Logia y por supuesto al Supremo Consejo que se nutre de los masones miembros de las logias simbólicas.

Conocemos la historia de la Gran Logia de Cuba en el exterior así como la de la Gran Logia Unida de las Antillas, mucho trabajo y sacrificio ambas Grandes Logias han tenido que hacer para poder existir, tanto de un lado como de otro, han sabido defenderse de todos aquellos masones unos dentro de nosotros y otros desde nuestra Patria, que han tratado de destruirnos  específicamente desde la Gran Logia de Cuba radicada en  la ciudad de la Habana, vinieron  a nosotros  con cantos de sirena  a través del engaño y la mentira buscando la forma de penetrarnos, de una forma u otra, repito para que nuestra masonería no continuara su trabajo  porque les molestamos, nunca lograran hacernos desaparecer , ni jamás lo lograran.

Quiero dejar claro que como Muy Poderoso Soberano Gran Comendador de nuestro Supremo Consejo defenderé y no permitiré que ningún miembro nuestro o de algunos de nuestros Cuerpo Subordinado trate de incitar a la deserción instando a nuestros miembros a que abandonen el Supremo Consejo o el Cuerpo Subordinado a que pertenezcan, quien pretenda actuar de esta manera que sepa  que a tenor de lo dispuestos en nuestras leyes procederé en la forma más enérgica, unilateralmente si lo considero necesario.

Nuestro I.P.H. Francisco Calzadilla y Estrada nos legó este Supremo Consejo fundado en la ciudad de Washington en el año 1934 el que posteriormente fue dividido en dos regiones la del Norte  y la nuestra  del Sur,  es nuestra obligación defenderlo y continuar su trabajo fecundo en la masonería filosófica,  la cual   funciona con el trabajo y el sacrificio de todos esos buenos masones que han sabido mantenerlo desde  sus comienzos, al principio éramos unos pocos hoy contamos con más de cien miembros.

Las  relaciones entre los tres Cuerpos Masónicos son las mejores nos apoyamos en todos nuestros actos de cualquier índole,  hemos sabido defendemos  mutuamente de aquellos que nos quieran destruir, les recuerdo que entre nuestro

PÁG. 3

Supremo Consejo, la Gran Logia de Cuba en el Exterior, la Gran Logia Unida de las Antillas de A.L. y A.M.  Existe un Tratado de Amistad y Reconocimiento Mutuo, cualquier acto disciplinario en defensa de nuestros intereses por una de las partes debe ser reconocido por las otras sin cuestionar lo dictado, hasta tanto  el tribunal masónico que conozca el caso dicte sentencia.

Espero que este Mensaje llegue a todos mis queridos hermanos tanto en los Cuerpos Filosóficos, como en el Simbolismo y que entiendan que no podemos quedarnos con los brazos cruzados que debemos actuar al amparo de nuestras leyes pero con firmeza, la tolerancia en estos casos no es aceptable por una sola razón se nos quiere destruir, la razón, existimos hacemos masonería y trabajamos en plena libertad y democracia y nadie nos puede decir quien tiene que ser quien dirija uno de nuestros Cuerpos

Mis queridos hermanos  hace unas semanas falleció el último de los fundadores de esta masonería en este exilio su nombre Gilberto Pimentel Molina, hemos cumplido 57 años de trabajo en este duro y largo exilio, por la memoria de todos aquellos fundadores de la masonería Cubana en el exilio que han partido al Oriente Eterno, de aquellos que se sacrifican día a día por nuestra institución, les digo que no permitiremos que traten de hacernos desaparecer, y que aquellos que lo intente sepan que recibirán todo el peso de nuestras leyes.

Quedo de ustedes al signo de orden.

I.P.H. Gabriel Vieira Barceló

Muy Poderoso Gran Comendador

Miami Florida octubre 9 del año 2017.

17
Oct
17

EL SINDROME DE LA REGULARIDAD.

Gustavo Pardo Valdés 33

Resultado de imagen para foto del edificio masonico de la gran logia de cubaAyer me referí al inédito e inusual caso que se está constatando en la Gran Logia de la Florida, respecto a las “irregulares” Obediencias masónicas establecidas por la comunidad cubana exiliada en el Estado de la Florida;  concluyendo dicho artículo con la interrogante: ¿Cómo nos puede afectar esta corriente?[i].

Efectivamente que la nueva política adoptada por la masonería floridana puede incidir en graves afectaciones al desarrollo, estabilidad y existencia de las Grandes Logias de la Masonería Cubana exiliada (o en el Exterior), dado el Síndrome de la Regularidad Adquirido, patrón de conducta asimilado por una buena parte de los masones de origen cubanos.

Hace un tiempo conocí la noticia que la Gr. Logia de la Florida “reactivará un acuerdo donde los masones cubanos (iniciados en Cuba) podrían ejercer en dicha Obediencia, loa derechos del grado que poseen, aunque “de manera temporal”.

Aparentemente, esta nueva política ha incidido en la crisis por la que atraviesa la que hasta el momento había sido una de las mayores entidades masónicas radicadas en el Condado Miami Dade (Florida): la Federación de Masones Exiliados “CUBA; PRIMERO”; evento que puede concluir con su desaparición total.

¿Por qué este repentino interés de la Gran Logia de la Florida en captar miembros de las Obediencias que hasta el momento considera “irregulares”? Aparentemente, algo está ocurriendo “hacia adentro” de dicha entidad; o lo que es peor aún, este propósito se fundamenta en un turbio acuerdo con la oficialista Gran Logia de Cuba (La Habana). Tampoco puede descartarse una concurrencia de ambos contextos. .

No es un secreto la crisis de valores por los cuales está atravesando la Masonería estadounidense, situación que  ha conllevado a que más de 2 500 000 de sus miembros abandone sus logias en las últimas seis décadas. A la par, esta realidad ha incidido en la Gran Logia de la Florida.

Por su parte, a pesar de la marginación de que han sido objeto por parte de la Gran Logia de la Florida y de los constantes esfuerzos realizados por los agentes castristas disfrazados de masones; las Grandes Obediencias Masónicas Cubanas radicadas en el Estado, han logrado mantener su estabilidad y un discreto crecimiento.

¿Cuál sería el presunto interés común existente entre la Gran Logia de la Florida y la de la Isla? Desde mi punto de vista, terminar con una mutua molesta.

Resultado de imagen para foto del edificio masonico de la gran logia de cubaPara la Gran Logia de la Florida, significaría:

  1. La afiliación de varios centenares de nuevos miembros.
  2. Incorporación de tres magníficos edificios.
  3. La eliminación de toda competencia, particularmente en el ámbito latino.

Para la oficialista Gran Logia de Cuba (La Habana):

  1. Supresión de una masonería cubana alternativa, libre y realmente soberana.
  2. Control absoluto de toda manifestación critica hacia la tiranía castrista o hacia sus cómplices radicados en el piso 11 del Gran Templo Masónico.
  3. Una caja de caudales abierta para nutrir sus bolsillos.

No obstante, considero que la respuesta dada a estas pretensiones  por el IH Osmani Camejo, Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba (en el exterior), han sido suficientemente claras. Este alto funcionario  manifestó “nosotros los iniciados en este bello templo (Gran Logia de Cuba en el ext) o en las Antillas que aún es más bello, ratificamos el compromiso unísono con la diversidad”.

Por su parte, el IPH Gabriel Vieria Barceló, Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33 de la Lengua Española para el Sur de los E.U.A, ha emitido un mensaje altamente esclarecedor de esta situación, dejando constancia de la firme voluntad existente entre los masones hispanos, afiliados a este Alto Cuerpo Escocista, de seguir trabajando para preservar el legado dejado por los fundadores de la Masonería Exiliada.

En el próximo artículo, pretendo exponer mi visión sobre el futuro de nuestra Masonería exiliada.

[i] ¿Qué está ocurriendo con la Masonería Regular Norteamericana? https://masonerialibertaria.com/2017/10/17/que-esta-ocurriendo-con-la-masoneria-regular-norteamericana/

17
Oct
17

¿QUE ESTA OCURRIENDO CON LA MASONERIA “REGULAR” NORTEAMERICANA?

Gustavo Pardo Valdés 33

En el ámbito masónico, es conocida la tradicional “ortodoxia” seguida por las Grandes Obediencias Masónicas norteamericana; inclusive, sobrepasando los preceptos jurídico-doctrinales prescritos en las Constituciones de Anderson.

Debido a la extensión y el desarrollo que en su momento llegó a alcanzar la masonería estadounidense, ésta se convirtió en el real patrón a seguir en lo concerniente a la concesión o no del status del Reconocimiento y, por ende, de la “Regularidad” a las Obediencias masónicas universales. Dichos patrones salían de las reuniones efectuadas por la Confederación de Grandes Logias Norteamericanas.

No obstante, algo muy serio está ocurriendo en el seno de la Masonería americana; hecho que ha llegado hasta el punto de producir el rompimiento de las relaciones fraternales entre algunas de sus Grandes Logias.

Según el artículo “El Actual desencuentro en la Masonería Dogmática Norteamericana”, escrito por el hermano Milton Arrieta López, 33°, se exponen distintas razones de dicha problemática; entre ellas, cita:

  1. El rechazo a la homosexualidad
  2. La discriminación racial
  3. Exclusión de creencias paganas, Wicca, odinismo, agnosticismo y gnosticismo.

El autor del escrito sostiene “se observa claramente que existe una tensión en estas Ordenes de corte anglosajón y nórdico (regulares) entre dos humanidades: una conservadora, dogmática, fundamentalista y reaccionaria que prefiere mantenerse estacionaria en sus valores políticos, sociales, morales y tradicionales, así sean racistas, clasistas, machistas y homofóbicos, oponiéndose a todo tipo de reformas o cambios que representen el progreso en la sociedad”.

Es decir, según el investigador, se está produciendo un enfrentamiento entre quienes sostienen a toda ultranza los “Antiguos Linderos” y aquellos que abogan por adoptar nuevas normas y principios para regir la Orden.

¿Por qué razón abordo el tema? Porque está ocurriendo algo inusual en nuestro entorno fraternal; el repentino interés mostrado por la Gran Logia de la Florida en las Obediencias masónicas de origen cubano radicadas en este Estado. Al respecto, voy a citar un aspecto que para nosotros debe ser de sumo interés.

El antes mencionado escrito se refiere a la “expulsión del seno de la Gran Logia de la Florida de “todos los masones que profesasen: paganismo, Wicca, odinismo, agnosticismo y gnosticismo”[i]. En otras palabras, la Gran Logia de la Florida necesita fortalecer sus principios y valores masónicos tradicionales.

Saquemos un simple cálculo, es reconocido que las distintas Grandes Logias Masónicas de origen cubano, radicadas en el Estado; a pesar de no ser reconocidas, se han mantenido fieles al más estricto cumplimiento de los principios y normas de la regularidad masónica universal.

Si a esto le sumamos el resquebrajamiento de los valores tradicionalmente sustentado por la masonería sajona-estadounidense, podremos conjeturar la razón que actualmente motiva a la Gran Logia de la Florida para procurar absorber a las Obediencias Masónicas cubanas.

Al respecto, debo informar que vía E-mail, hube de recibir un mensaje del hermano John Wermann, Secretario de la logia “Florida Lodge of Research”, en el cual exponía “en nombre de nuestro Venerable Maestro W : Arthur J “AJ” Ahrens, queremos agradecerle por su apoyo a la masonería y esperamos con ansias su continuo apoyo”.

Más adelante, manifestaba “que revisamos y enviamos nuestros Estatutos a la Gran Logia para su aprobación”. A continuacion me invita a colaborar en la publicación “Further Lights”.

Por último, me sugiere que “llame al 941-492-2284 de 9:00 a.m. a 9:00 p.m.”

¿Cómo nos puede afectar esta corriente? Ya lo está haciendo. Tenemos informes que indican el posible desmembramiento de la Federación de Masones Exiliados “Cuba Primero”.

En el próximo escrito, continuares abordando el asunto.

[i] Decreto emitido por Jorge Alandro, Gran Maestro de la Gran Logia de la Florida, el 28 de noviembre de 2012,,

Consultar: http://www.diariomasonico.com/noticias/masoneria-dogmatica-norteamericana

17
Oct
17

LA ORTODOXIA MASONICA*

René Guéron

Se ha escrito tanto sobre la cuestión de la regularidad masónica, se han dado tantas definiciones diferentes e incluso contradictorias, que este problema, lejos de estar resuelto, no ha hecho, quizá, sino devenir más oscuro. Parece que ha sido mal expuesto, pues, a menudo, se tiende a fundamentar dicha regularidad sobre consideraciones puramente históricas, apoyándose en la prueba, verdadera o supuesta, de una transmisión ininterrumpida de poderes desde una época más o menos alejada. Ahora bien, es preciso confesar que, desde este punto de vista, sería fácil encontrar algunas irregularidades en el origen de todos los Ritos practicados actualmente. Nosotros pensamos que todo ello dista mucho de tener la importancia que algunos, por razones diversas, han querido atribuirle, y que la verdadera regularidad reside esencialmente en la ortodoxia masónica, y que esta ortodoxia consiste ante todo en seguir fielmente la Tradición, en conservar con cuidado los símbolos y las formas rituales que expresan esta Tradición y que son como su ropaje, y en rechazar toda innovación sospechosa de modernidad. Y es a propósito que empleamos aquí la palabra modernidad, para designar esta tendencia demasiado difundida que, en Masonería como en todas partes, se caracteriza por el abuso de la crítica, el rechazo del simbolismo y la negación de todo aquello que constituye la Ciencia esotérica y tradicional. 

No obstante, no queremos decir con ello, que la Masonería, para ser ortodoxa, deba ceñirse a un formalismo estrecho, en que lo ritual deba ser algo absolutamente inflexible, dentro de lo cual no se pueda añadir ni suprimir nada sin hacerse acreedor de algún tipo de sacrilegio; esto sería dar muestra de un dogmatismo que resulta del todo extraño e incluso contrario al espíritu masónico. La Tradición no excluye de ningún modo la evolución ni el progreso, los rituales pueden y deben ser modificados todas las veces que sea necesario para adaptarse a las condiciones variables del tiempo y del lugar pero, bien entendido, únicamente en la medida en que estas modificaciones no afecten a ningún aspecto esencial. El cambio en los detalles del ritual importa poco siempre y cuando la enseñanza iniciática que se desprenda de ellos no sufra ninguna alteración; y la multiplicidad de Ritos no tendría graves inconvenientes, quizá incluso tendría ciertas ventajas, si desgraciadamente no tuviera demasiado a menudo como consecuencia, sirviendo de pretexto a enojosas disensiones entre Obediencias rivales, comprometer la unidad, si se quiere ideal, pero con todo real, de la Masonería universal.  

Lo lamentable es, sobre todo, tener que constatar demasiado a menudo en un gran número de Masones la ignorancia completa del simbolismo y de su interpretación esotérica, el abandono de los estudios iniciáticos sin los cuales el rito no es sino un cúmulo de ceremonias vacías de sentido, como en las religiones exotéricas. En este sentido hoy en día hay, particularmente en Francia e Italia, negligencias verdaderamente imperdonables; podemos citar, por ejemplo, aquella que cometen los Maestros que renuncian a llevar mandil, cuando no obstante, como bien ha demostrado recientemente el M:. Il:. H:. Dr. Blatin, en un comunicado que debe estar todavía presente en la memoria de todos los HH:., es el mandil la verdadera indumentaria del Masón, mientras que el cordón no es más que su adorno. Algo más grave todavía es la supresión o la simplificación exagerada de las pruebas iniciáticas y su reemplazo por el enunciado de fórmulas casi insignificantes; y, a este propósito, no podemos hacer nada mejor que reproducir unas líneas que al mismo tiempo nos dan una definición general del simbolismo, y que consideramos perfectamente exactas: “El simbolismo masónico es la forma sensible de una síntesis filosófica de orden trascendente o abstracta. Las concepciones que representan los Símbolos de la Masonería no pueden dar lugar a ningún tipo de enseñanza dogmática; ellas escapan a las fórmulas concretas del lenguaje hablado y en absoluto se dejan traducir por palabras. Son, como se dice muy justamente, los Misterios que se sustraen a la curiosidad del profano, es decir, las Verdades que el espíritu no puede alcanzar sino después de haber sido cabalmente preparado. La preparación al entendimiento de los Misterios es alegóricamente puesta en escena en las iniciaciones masónicas por las pruebas de los tres grados fundamentales de la Orden. Contrariamente a lo que uno se ha imaginado estas pruebas no tienen en absoluto como objetivo el de hacer resurgir el coraje o las cualidades morales del recipiendario; ellas figuran una enseñanza que el pensador deberá discernir, y luego meditar, en el transcurso de toda su carrera de iniciado”.  

Vemos en ello que la ortodoxia masónica, tal y como la hemos definido, se refiere al conjunto del simbolismo considerado como un todo armónico y completo y no exclusivamente a este o aquel símbolo en particular, incluso una fórmula como A:. L:. G:. D:. G:. A:. D:. U:., de la que se ha querido a veces hacer una característica de la Masonería regular, como si ella pudiera por sí misma constituir una condición necesaria y suficiente de regularidad y cuya supresión, después de 1877, ha sido a menudo reprochada a la Masonería francesa. Aprovecharemos esta ocasión para protestar enérgicamente contra una campaña todavía más ridícula que odiosa, si cabe, dirigida desde hace ya algún tiempo contra esta última, en Francia mismo, en nombre de un pretendido espiritualismo que no tiene razón de ser en este caso, por ciertas gentes que se revisten de cualidades masónicas más que dudosas; si estas gentes a quienes no queremos hacer el honor de nombrar, creen que sus procedimientos asegurarán el triunfo de la pseudo-masonería que ellos mismo tratan vanamente de lanzar bajo etiquetas diversas, sorprendentemente se engañan.  

No queremos tratar aquí, al menos por el momento, la cuestión del G:. A:. D:. U:. . Esta cuestión ha sido, en los últimos números de La Acacia, objeto de una discusión muy interesante entre los HH:. Oswald Wirth y Ch. M. Limousin; desgraciadamente, esta discusión ha sido interrumpida por la muerte de este último, muerte que fue un duelo para la Masonería entera. Sea como fuere, diremos solamente que el símbolo del G:. A:. D:. U:. no es en absoluto la expresión de un dogma, y que, si se comprende como es debido, puede ser aceptado por todos los Masones, sin distinción de opiniones filosóficas, pues ello no implica en absoluto el reconocimiento por su parte de un Dios cualquiera, como se ha creído muy a menudo. Es lamentable que la Masonería francesa se haya equivocado a este respecto, pero es justo reconocer que no ha hecho en esto más que compartir un error bastante general; si se consigue disipar esta confusión, todos los Masones comprenderán que, en lugar de suprimir al G:. A:. D:. U:. es preciso, como dice el H:. Oswald Wirth, en las conclusiones a las que nos adherimos plenamente, buscar el hacerse una idea racional, y tratarlo de esta manera como a todos los demás símbolos iniciáticos.  

Esperamos que llegará un día no muy lejano en que se establecerá el acuerdo definitivo sobre los principios fundamentales de la Masonería y sobre los aspectos esenciales de la doctrina tradicional. Todas las ramas de la Masonería universal volverán entonces a la verdadera ortodoxia, de la cual algunas de ellas se han alejado un poco, y todas se unirán al fin para trabajar en la realización de la Gran Obra que es el cumplimiento integral del Progreso en todos los dominios de la actividad humana.

Nota
* Perteneciente al volumen II de Etudes sur la Franc-Maçonnerie et le Compagnonnage
.

17
Oct
17

SOBRE LA LIBERTAD DE EXPRESION EN LA MASONERIA

Por el H:. RICARDO E. POLO
Director de la revista Hiram Abif. http://www.hiramabif.org/
En el transcurso de los últimos diez años la Dirección de la Revista Hiram Abif no ha recibido ningún cues-tionamiento relativo a su «contenido».
Ejerciendo tres aspectos de la Libertad de Pensamiento: la Libertad de expresión, la libertad de prensa y la independencia de edición de acuerdo con el estilo adoptado hemos incursionado en toda la gama posible del pensamiento masónico.

Nos hemos pronunciado taxativamente por la Tolerancia la Unidad en la diversidad la libertad de conciencia y especialmente por la desmitificación del contexto masónico zaherido por la incursión sistemática y contradictoria de misticismos esoterismos y ficciones ajenas al la doctrina masónica devenida de la Antigüedad.
En el contexto de una publicación como la nuestra resulta difícil «condensar» la totalidad de las «ideas» que sobre lo que es y no es la masonería circulan como las aguas de un caudaloso río. Y sería pretencioso hacerlo con cierto perfume híbrido en función del cual lo expuesto fuese satisfactorio como para conformar a todas las ideasque nuestros QQ:. HH:. tienen sobre la masonería.
En especial porque un significativo número de nuestros QQ:. HH:. y en el seno del R:. E:: A:. y A:.no están en posesión de todas las «herramientas» que a través de las sucesivas etapas de sus 33 grados habrían de saber y entender sobre los aspectos doctrinarios de la Orden.
No vamos a desarrollar toda una teoría respecto de la legitimidad o no de las «divisiones» en que han incurrido nuestros HH:. a través del tiempo. Porque no ha sido «la masonería» la que se ha dividido fragmentado o desvirtuado sino los hombres que iniciados en ella han decidido transitar caminos a lo mejor «alternativos» o quizá fundamental izados por los «agregados» que en síntesis son los Ritos.
En ese contexto las ideas se han difundido a través de los Rituales los «catecismos» o los «manuales» tratados o Enciclopedias. En ocasiones a través de «medios» de difusión de las Grandes Logias o de las Logias que con cierta brisa formativa decidieran «publicar» sus trabajos trazados y las ideas consiguientes.
Lo normal ha sido que las Obediencias exhiban sus ideas a través de una Revista o un Boletín en el que consignen «sus» posiciones consideradas así «oficiales» o dentro de la mentada «regularidad» para no mencionar las imposiciones de sus Reglamentos.
La Revista Hiram Abif es una revista masónica internacional independiente editada bajo la responsabilidad de un H:. iniciado el que en la actualidad se encuentra «en sueño» con P:. de P:. y Q:. habiendo decidido no ingresar a ninguna L:. de su Obediencia esencialmente para evitarle a esa L:. y a la G:. L:. conflictos con otras Potencias debido al contenido de la revista y en especial con una pléyade de QQ:. HH:. que «no ven con buenos ojos la libertad de prensa que se ejerce con y desde la Revista» o que discrepan esencialmente con su contenido.
No hay otra cuestión ni nos consideramos heréticos díscolos conflictivos cismáticos o revulsivos. Puede que revolucionarios o contestatarios si abocar nos a la búsqueda de la Verdad se nos admite pero en manera alguna intolerantes o fundamenta listas.
Estos «prolegómenos» al título de esta nota se deben a la recepción de un mensaje que un H:. nos enviara con motivo de un artículo publicado en la edición anterior y que ese H:. considera ha vulnerando la «sacralidad» de un secretismo que suele manifestar se en nuestro medio y que opina que las Declaraciones formuladas por las autoridades de las G:. L:. o de los Supremos Consejos «no debieran ser publicadas ni comentadas» en medios de difusión como el nuestro.
Consideramos legítima su opinión. No la compartimos. Y nos hacemos responsables de la publicación de esa o de cualquier otra «Declaración» de la Masonería Universal conocida publicada o consignada en las páginas Web de la Internet de las Obediencias resultado de Congresos Simposios o meramente obtenidas en las Listas Masónicas en la Web en las cuales participan QQ:.HH:. de toda América Latina y de habla castellana en Europa u otros Continentes.
Rechazamos en consecuencia las calificaciones de «Irregular» o de difusión «profana» a la Revista cuyo contenido «incluso» puede circular entre profanos porque nada de lo que publicamos vulnera la «confiden-cialidad» de la Orden ni incurre en violación de ese mal denominado «secreto» que es la transmisión oral de aquello que nos es caroiniciático y profundamente tradicional pero que no se consigna en nuestras páginas.
Y fundamentalmente nuestro absoluto derecho a «comentarlos» opinar sobre ellos y expresar nuestras ideas al respecto manteniendo el debido respeto y claridad con relación a los textos opinados y opinables. Porque afortunadamente la masonería no sustenta la peligrosa idea de la «infalibilidad».
En lo que también haremos hincapié es en denunciar esa tendencia a sacralizar ciertos estamentos de la Ordenconfundir su accionar y sus declaraciones o posiciones manifiestascomo si ellas fueran objeto de secretos sagradospontificaciones indiscutibles y los Grados del Filosofismo algo así como títulos nobiliarios de la caballerìa medieval.
A mi juicio y como G:.I:.G:. Gdo. 33 opino que los grados del filosofismo constituyen enseñanzas masónicas que forman y transforman al Iniciado acercándolo a un conocimiento más profundo de la filosofía masónica y no títulos u honores nobiliarios o que signifiquen un fuero inexpugnable más allá del debido respeto entre QQ:.HH:.
Sobre el particular me permito finalmente recordar que nos hallamos transitando el siglo XXI y gracias a Diosno existe ninguna Inquisición masónica que se permita ejercer «Index» supervisiones o enjuiciamientos relativos a la Libertad de Expresión de los QQ:.HH:. no solo manifiestos en mi jurisdicciónni otros que al menos yo conozca.
Lo que si se hace necesario recordares la supina intolerancia que campea hoy por hoy en algunos sectores de la Orden que consideran la tan conflictiva «Regularidad» como un anatema que discrimina a los Iniciados entre Réprobos y Elegidos. Y es más esa miopía de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.
Hace unos días he tomado conocimiento de una práctica sorprendente ocurrida a un recipiendario que me ha revelado su asombro al haber recibido mensajes de la Web y llamados telefónicos condicionando su ingreso a la Orden siempre que cese de exponer sus opiniones en Blog o Listas masónicas instándolo a “consultar” antes de emitir opinión. Tal prácticaa la que considero execrable la padecí en su momento hace 10 añoscuando fui conminado a cesar mis artículos de opinión sobre la Historia Institucional y abstenerme de toda posibilidad de editar un medio de difusión en ese caso mi revista o participar en las Listas masónicas so pena de ser sometido a Juicio Masónico.
Para ello me fue advertido algún artículo de los Reglamentos Generales que rechace de plano por considerarlos “rémoras” del acontecer masónico ya que además de centenarios inadecuados y represivos y con la evidencia de una flagrante contradicción con los principios liminares de la Institución.
Pero lo que si ha quedado claro con ese suceso es que la Masonería tiene en su seno personajes nefastos que con sus debilidades programáticas y principistas despojan a la Institución de sus valores históricos mas tradicionales doctrinarios y significativos.
http://www.fenixnews.com/2010/04/02/sobre-la-libertad-de-expresion-en-la-masoneria/




Anuncios
octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

Eventos próximos

No existen eventos próximos

El gran día7/03/16
El gran día está aquí.
I Voted

Hours & Info

1-202-555-1212
Lunch: 11am - 2pm
Dinner: M-Th 5pm - 11pm, Fri-Sat:5pm - 1am

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.807 seguidores

Sociales

Categorías

Estadísticas del blog

  • 360,983 visitas

Member of The Internet Defense League

gustavo1941

gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferenciassta.

Ver perfil completo →

Sígueme en Twitter

Parece que la URL de tu sitio WordPress no está bien configurada. Por favor, compruébala en los ajustes del widget.

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

El Centinela

Más libertad, más conciencia, más justicia

La pluma de Rosetta

Blog sobre escritura creativa, idiomas, literatura y cine

Gr.·.Log.·. de la República Bolivariana de Venezuela

Muy Resp.·. Gr.·. Maest.·. Franklin Enrique López Bejarano.

joseluis6801049

A fine WordPress.com site

Despertar al Ser

Escuela de Reiki y sanación energética

TALLER DE COMPAÑEROS

Todos los trabajos del taller masónico

Bold Commentary

"Writing With No Fear"

Bitácora Anarquista

Artículos relacionados al anarquismo y el Perú

queopinaudblog

Espacio de opinion y debate sobre temas politicos, sociales y ecónomicos de actualidad

diarog2004

Smile! You’re at the best WordPress.com site ever

Josancaballero's Blog

TRAVESIA DEL CABALLERO SIN MESA REDONDA

Aramusa28

Sobre Arte y algunas de sus manifestaciones

masonerialibertaria

Sitio destinado a la defensa y promoción de la democracia, la libertad, los Derechos Humanos y la mas amplia Tolerancia.

A %d blogueros les gusta esto: