EDUCACION E HISTORIA

Consecuencias del aislamiento social

Por Gianluca Francia

Consecuencias del aislamiento social

Todos tenemos la necesidad de contactos sociales con nuestros semejantes para mantener una adaptación psicológica normal, aunque existen amplias diferencias individuales en la cantidad exacta de contacto “óptimo” para cada uno de nosotros. La privación de contactos sociales es perturbadora, y deja a la mayoría de las personas desorientadas y fácilmente influenciables. Parece entonces que todos tenemos la necesidad de contactos sociales con nuestros semejantes para mantener una adaptación psicológica normal, aunque existen amplias diferencias individuales en la cantidad exacta de contacto “óptimo” para cada uno de nosotros. La privación de contactos sociales es perturbadora, y deja a la mayoría de las personas desorientadas y fácilmente influenciables. En este artículo de Psicología-Online descubriremos juntos las consecuencias del aislamiento social, viendo cómo impacta en nuestro cerebro.También te puede interesar:

Relación del aislamiento social y la salud mental

¿Qué sucede cuando la gente se ve obligada por alguna razón a abandonar su círculo habitual de contactos sociales y a vivir aislados de los demás? Parece que hay grandes diferencias individuales en la tolerancia de las personas hacia el aislamiento, y en las cantidades de contactos sociales y estimulaciones que necesitan. Psicólogos como Hebb (1955) y Eysenck y Eysenck (1969) afirman que los individuos se distinguen en su nivel básico de activación y, por lo tanto, en el nivel óptimo de estimulación que necesitan de los demás.

Eysenck sugirió que diferentes niveles subyacentes de activación, determinados por factores biológicos y genéticos, también explican diferencias fundamentales en la personalidad como la estroversión-introversión y las neurosis. Estas teorías parecen suponer que la sociabilidad está vinculada a los modelos básicos de la personalidad y a la estructura genética y fisiológica de una persona.

Los comportamientos de retirada son frecuentes en la vida de cada uno y no tienen necesariamente significado patológico. En algunos casos, sin embargo, la retirada y el aislamiento señalan un profundo malestar: la tendencia al aislamiento y la pérdida de contacto con el mundo exterior son, de hecho, manifestaciones que caracterizan condiciones particulares, tales como la depresión, la esquizofrenia, la fobia social, los trastornos del espectro autista, etc. En psicopatología, el aislamiento es un síntoma a cuya determinación concurren tanto aspectos de naturaleza “estructural” (como, por ejemplo, vivir solos y la escasez de relaciones sociales), como “funcional” (como la falta de apoyo emocional).

Efectos psicológicos del aislamiento social

Veamos algunos hechos y descubrimientos que evidencian las consecuencias del aislamiento social a nivel mental en diferentes contextos:

Trastornos del desarrollo

Ocasionalmente, es posible obtener información sobre lactantes humanos que han sido criados por animales y criados sin ningún contacto con otros seres humanos. Estas personas suelen presentar síntomas graves de trastornos del desarrollo que son irreversibles. Por supuesto, nunca es posible decir en tales casos si el retraso no se debe eventualmente a algunos defectos anteriores al nacimiento, y no sea así la razón, más que la consecuencia, del abandono por parte de la sociedad humana.

Alucinaciones

Durante períodos de privación de contactos sociales, la gente suele estar muy disponible para experiencias e influencias nuevas, y es posible experimentar sueños e imágenes vibrantes y a veces alucinaciones. Al menos, algunas de las “visiones” y “apariciones” reportadas por personas que viven en un estado de aislamiento social extremo debido a principios religiosos, como ermitaños y monjes, pueden deberse también a estas alucinaciones.

Influenciabilidad

Otra de las consecuencias del aislamiento social es el aumento de la influenciabilidad. El aislamiento era una parte de los procedimientos de “lavado de cerebro” utilizados para influir en las actitudes de los prisioneros estadounidenses durante la guerra de Corea, y de los períodos más cortos de aislamiento se utilizaron con fines terapéutico. Por ejemplo, convencer a la gente de dejar de fumar. Estos métodos se basan en el hecho de que las comunicaciones durante y después del aislamiento social tienen un impacto mucho mayor.

Síntomas psicopatológicos

Una reciente review publicada por The Lancet sobre el impacto psicológico de la cuarentena para Covid-19 llama la atención sobre las significativas reacciones psicológicas inducidas por el aislamiento social: desde el aumento del nivel de angustia psicológica, hasta la aparición de sentimientos de miedo, desorientación, ira, desasosiego emocional y resignación.

En algunos casos, se observa también el desarrollo de verdaderos cuadros psicopatológicos, caracterizados principalmente por síntomas de ansiedad, depresión y trastornos del sueño.

Los estudios ponen de manifiesto la presencia de dos categorías que presentan un riesgo especial de desarrollar secuelas psicológicas importantes: los profesionales de la salud (que viven el doble estrés del trabajo ‘peligroso’ y de la cuarentena en casa) y los pacientes psiquiátricos. En general, todos los sujetos con antecedentes de fragilidad psíquica parecen estar particularmente expuestos.

Aislamiento social en el adulto mayor

En la vida de la persona anciana tiene un impacto muy fuerte factores puramente sociales como la cantidad y la calidad de las relaciones, la soledad y el aislamiento social, la disminución de las habilidades sociales y el alejamiento de las mismas. En efecto, muy a menudo se observa en los ancianos un progresivo alejamiento de las actividades sociales. Esta situación de aislamiento y “pobreza relacional” aumenta el riesgo de fragilidad y el camino hacia la no autosuficiencia.

El aislamiento social de las personas mayores está relacionado con una serie de problemas de la mediana edad y de la edad avanzada. Se constató que las personas socialmente aisladas tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, depresión, demencia y muerte prematura.

Es importante tener en cuenta que los factores de riesgo asociados al aislamiento social son múltiples y pueden clasificarse en varias categorías:

  • Individuales: tener setenta y cinco años o más, tener problemas de salud, vivir solos y tener hijos que viven en otra ciudad.
  • Relaciones: tener pocos contactos o relaciones conflictivas con familiares o amigos.
  • Comunitario: vivir en zonas socialmente desfavorecidas con altos niveles de criminalidad y acceso limitado a servicios, atractivos y transportes públicos.
  • Sociales: experiencias de marginación, discriminación y falta de cohesión social.

Qué es el aislamiento emocional

El aislamiento emocional, o emotional isolation, es un fenómeno conocido desde hace años y que inicialmente se limitaba solo a las personas mayores de 50 años, a menudo viudas o solteras, que ni siquiera tenían un amigo cercano en quien confiar sus emociones, sus miedos, sus deseos… Por desgracia, este escenario se ha extendido con los años (o tal vez ya lo era), incluyendo incluso gente mucho más joven y todas las extracciones sociales, y el aspecto curioso – fundamental – es que el aislamiento emocional puede ocurrir incluso cuando no se tiene un aislamiento social real. O sea, se puede estar incluso casado, tener un mejor amigo siempre presente, muchos amigos, compañeros de trabajo y vecinos listos para estirar la mano, etc. pero sentirse sin ser escuchado/a y separado/a del mundo.

Con mayor precisión, se habla entonces de privación emocional o afectiva, una sensación relacionada con el hecho que en las relaciones y en la vida de las personas siempre falta algo, que los demás no expresen suficiente afecto, calor, atención o emociones profundas hacia ellos. En particular, se puede experimentar un sentimiento de privación emocional en tres aspectos, que pueden estar presentes simultáneamente o individualmente:

  • La falta de cuidados. En este caso la persona siente que no tiene a nadie que la sostenga y que tenga un interés profundo en ella o le comunique un afecto concreto a través de un contacto físico o un abrazo.
  • La falta de empatía. Aquí la persona experimenta la sensación de que nadie la escucha realmente o trata de comprender a fondo su personalidad y sus sentimientos.
  • La falta de protección. Esta condición provoca en la persona la sensación de que nadie la protege y la guía.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Consecuencias del aislamiento social, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Bibliografía

FUENTE: https://www.psicologia-online.com/consecuencias-del-aislamiento-social-5520.html#:~:text=Entre%20las%20consecuencias%20del%20aislamiento%20social%20encontramos%20tratornos,enfermedades%20y%20de%20muerte%20en%20el%20adulto%20mayor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .