EDUCACION E HISTORIA

El partido democrata y el racismo

Como siempre, me pareció muy interesante esta entrada que leí en De Frómista a Kioto y que plagio descaradamente al amigo Pursewarden:

Estuvo en LD Libros la semana pasada Alberto Acereda, director del Semanario Atlántico, y comentaba que Martin Luther King era votante del Partido Republicano. A las generaciones de hoy, a las que escuchan la tontería de que todo el que critica a Obama es racista, les resultará extraño oír esto. Pero no, explica Acereda: todos los estados racistas del sur de EEUU tenían gobernadores demócratas como George C. Wallace, autor de la célebre frase:

In the name of the greatest people that have ever trod this earth, I draw the line in the dust and toss the gauntlet before the feet of tyranny, and I say segregation now, segregation tomorrow, segregation forever.

Traduccion: (En nombre de las personas más grandes que jamás hayan pisado esta tierra, trazo la línea en el polvo y arrojo el guante ante los pies de la tiranía, y digo segregación ahora, segregación mañana, segregación para siempre.

La historia del partido Demócrata está plagada de ejemplos. El historiador Eric Foner, presidente del prestigioso American Historical Association, ha dicho:

(…) the Klan was a military force serving the interests of the Democratic party, the planter class, and all those who desired restoration of white supremacy. Its purposes were political, but political in the broadest sense, for it sought to affect power relations, both public and private, throughout Southern society. It aimed to reverse the interlocking changes sweeping over the South during Reconstruction: to destroy the Republican party’s infrastructure (…).

Traduccion: El Klan era una fuerza militar al servicio de los intereses del Partido Demócrata, la clase plantadora y todos aquellos que deseaban la restauración de la supremacía blanca. Sus propósitos eran políticos, pero políticos en el sentido más amplio, ya que buscaba afectar las relaciones de poder, tanto públicas como privadas, en toda la sociedad del Sur. Su objetivo era revertir los cambios entrelazados que se extendieron por el sur durante la Reconstrucción: destruir la infraestructura del partido republicano (…))

Mientras, los demócratas del norte negaban que el Ku Klux Klan existiera. El artículo de la Wikipedia del Ku Klux Klan tiene más ejemplos de los asesinatos de republicanos a manos de miembros de KKK de los que podemos mencionar aquí. Woodrow Wilson reinstituyó las leyes de segregación que habían anulado sus 3 predecesores republicanos. Franklin D. Roosevelt, el héroe demócrata, nombró para cargos importantes a miembros del KKK como Hugo Black, internó a unos 120.000 asiáticos en campos de concentración, y dijo:

Anyone who has traveled to the Far East knows that the mingling of Asiatic blood with European or American blood produces, in nine cases out of ten, the most unfortunate results. . . . The argument works both ways. I know a great many cultivated, highly educated and delightful Japanese. They have all told me that they would feel the same repugnance and objection to have thousands of Americans settle in Japan and intermarry with the Japanese as I would feel in having large numbers of Japanese coming over here and intermarry with the American population. In this question, then, of Japanese exclusion from the United States it is necessary only to advance the true reason–the undesirability of mixing the blood of the two peoples.

Lyndon B. Johnson, otro gran héroe demócrata e impulsor del estado del bienestar:

These Negroes, they’re getting pretty uppity these days and that’s a problem for us since they’ve got something now they never had before, the political pull to back up their uppityness. Now we’ve got to do something about this, we’ve got to give them a little something, just enough to quiet them down, not enough to make a difference. For if we don’t move at all, then their allies will line up against us and there’ll be no way of stopping them, we’ll lose the filibuster and there’ll be no way of putting a brake on all sorts of wild legislation.

Y el “gran” Robert F. Kennedy, el mismo que autorizó realizar escuchas ilegales a Martin Luther King:

I did not lie awake at night worrying about the problems of Negroes.

Pero no hay que irse tan lejos. Robert Byrd, senador demócrata, era miembro de Ku Klux Klan. Él junto con otros 21 senadores demócratas como Al Gore padre, votó en contra de la legislación sobre derechos civiles de 1964. Los únicos senadores republicanos que votaron en contra de esta legislación (impulsada por el republicano Everett Dirksen) lo hicieron por el principio de que el gobierno federal no pudiera inmiscuirse en los asuntos de los estados.

Es importante no olvidar qué partido ha defendido siempre los derechos civiles. Más de uno se llevará una sorpresa.

Noatodo

FUENTE: https://laverdadofende.blog/2013/12/27/el-partido-democrata-y-el-racismo/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.