Vivir sin prisa

Boletín Nº 174  –  01/11/2017

Enbuenasmanos <boletin@enbuenasmanos.com>

---

Vivimos corriendo, hacemos todo con prisa, de forma acelerada… Nos levantamos con el tiempo justo por lo que ya empezamos el día acelerados y, además, contagiamos esa “aceleración” a los que viven con nosotros.

No disfrutamos del desayuno, salimos a toda velocidad para dejar los niños en el colegio y llegar a tiempo a nuestro lugar de trabajo, si lo tenemos, o para empezar nuestras tareas sean las que sean.

Vivimos inmersos en una carrera a “contra reloj” sin pararnos a disfrutar ni cuando tenemos tiempo libre, vamos a pasear “con prisas”, mirando el móvil o hablando por él, sin pararnos a disfrutar de todo lo que un plácido paseo puede ofrecernos.

¿Por qué intentamos desacelerar nuestra vida, vivir un poco “más lentos”? ¿Por qué no intentamos organizar nuestros días de forma diferente?

Levantarnos 10 o 15 minutos antes nos permitirá desayunar con nuestra familia con un poco más de tranquilidad y prepararnos con calma para el día que tenemos por delante.

Hacer las cosas calmadamente, desde llevar (o acompañar) a los peques al cole, llegar relajados a nuestro lugar de trabajo, hacer la compra o cualquier otra tarea disfrutando de todo lo que nos rodea.

¿Por qué no probamos a caminar sin prisas? Seguro que al hacerlo vamos a descubrir un montón de detalles que se nos escapan cuando vamos “acelerados”

Con nuestra forma de vivir nos perdemos la esencia de todo lo que nos rodea, la esencia de la vida.

¿Cuánto tiempo hace que no das de un tranquilo paseo sin más objetivo que permitir a tus sentidos disfrutar de todo lo que el entorno puede ofrecerles?

Vivir pausadamente nos reportará una gran cantidad de beneficios tanto físicos como mentales y nos daremos cuenta de que podemos hacer todo aquello que el día a día nos exige sin necesidad de ir a la velocidad de la luz, incluso vamos a poder encontrar esos minutos para dedicarlos a nosotros, solo a nosotros, para meditar, pasear, leer, ver nuestra serie favorita, darnos un buen baño relajante o ¿por qué no? Charlar con nuestra familia.

Probad a echar el freno, a desacelerar y disfrutar de todo lo maravilloso que cada día nos puede ofrecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s