ESOTERISMO Y RELIGION

DIOSES PAGANOS Y EL CRISTIANISMO

ALICIA LOUZAO·JUL 20, 2016LETRASLITERATURA

En motivo de la reciente celebración de la tradicional fiesta de San Juan, de origen pagano, pero cristianizada posteriormente, se pueden conectar muchos hechos actuales con ese paganismo de siglos predecesores.

Ante todo, pagano es una palabra de origen latina, proviene de pagus, “bosque”, y hace referencia a todos aquellos ritos que permanecieron vigentes en bosques y entre los campesinos mientras la religión cristiana comenzaba a expandirse entre las ciudades, durante la época de Constantino.

Así como Jesús es proclamado en la religión cristiana Hijo de Dios, Alejandro Magno se consideraba hijo de Zeus. Julio César, a su vez, trazó un árbol genealógico en el que se situaba como descendiente de la diosa Venus y de Eneas. Su compañero de fatigas Marco Antonio adjudicó su origen al bonachón dios Dionisio.

EL INFIERNO PAGANO

En un principio se dice que los etruscos eran monoteístas. Su dios, Tinia, ejercía poder con el rayo y el trueno, elementos que traen a la memoria a un poderoso Zeus y a un romano Júpiter. Sin embargo, Tinia no gobernaba solo. Junto a él se reunían doce principales dioses, cuya grandeza era tan alta que se consideraba sacrilegio pronunciar sus nombres.

Doce dioses como los doce apóstoles. Asimismo, la prohibición de mencionar sus nombres se conecta con la oración “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. Este rezo encierra un rodeo, cauto circunloquio por el cual no se cita tal “nombre” sagrado, sino que tan solo el que pronuncia dicho rezo se refiere a él.

Bajo la religión etrusca, quien no había vivido siguiendo los preceptos de Tinia y demás dioses era condenado al Infierno. Un lugar hostil y lúgubre mediante el cual se atemorizaba eficazmente al pueblo, temeroso al verse sufriendo tal final. Y en estas descripciones se recrearon, mas no en el Paraíso, del que sabían poco. Quizá este infierno pagano también suene a algo.

LA IRA DE LOS DIOSES PAGANOS

La civilización romana también conservaba su catálogo de dioses. En Roma no se enseñaba Medicina, sino que se creía que eran los dioses los que provocaban las enfermedades por dos razones: bien porque le había llegado la hora de morir, bien porque así se castigaba momentáneamente al supuesto pecador.

Los romanos se dirigían a una u otra divinidad dependiendo de la enfermedad que estuvieran padeciendo. Dice Indro Montanelli en su Historia de Roma que en Italia, e incluso Sevilla, hoy en día se le reza a la Virgen de la Fiebre. Y esta no es otra que “una versión actualizada de las diosas Fiebre y Mefitis a las que entonces se encomendaban”.

Para ellos, en un principio, no había distinción entre los dioses. Todos eran importantes por igual. Por influjo helénico se situó a Júpiter, donde se observa un reflejo de la figura del Zeus ateniense, al frente del resto de las divinidades. Es así como se dio paso hacia lo que sería un monoteísmo dibujado en el estoicismo. Esta corriente filosófica postulaba que los seres humanos y demás cuerpos materiales derivaban de una única Razón Universal, Dios-Zeus. Seguidamente otros brotes monoteístas se alzaron con la religión judía y, posteriormente, la religión cristiana.

Los dioses romanos moraban entre los ciudadanos, se acostaban con mortales y sufrían todo tipo de estímulos muy humanos como eran la codicia, la ambición o la lujuria. Para mantenerse a buen recaudo de la ira de los dioses se fundaron órdenes religiosas como las vestales, antecedente de las monjas cristinas.

Estas mujeres vestían una toca blanca y servían en el templo a edad muy temprana, desde los siete años. Debían de ser castas y mantenerse vírgenes hasta los treinta años, edad en la que se reincorporaban en la sociedad y gozaban de prestigio. Esto significa que, cumplidos los voto, podían casarse, algo que se tornaba dificultoso en aquellos tiempos si la muchacha llegaba a los treinta.

FIESTA PAGANA, FIESTA CRISTIANA

En Roma se celebraban las lupercales, fiestas en las que dos jóvenes acudían a la cueva Lupercal vestidos únicamente con una piel de cabra. Dicha cueva se creía que fue la morada de la loba que amamantó a los hermanos Rómulo y Remo. Allí comían y bebían abundantemente. Tras el ágape, los muchachos salían a la ciudad igual de desnudos golpeando con la piel de cabra a todo el que pasaba por delante. Este rito se creía que fomentaba la fertilidad. Tales fiestas fueron sustituidas por la solemnidad de la Purificación de la Virgen en el año 494 d. C. Fue este un relevo que cambió drásticamente las características del pagano festejo.

Las actuales bodas católicas en donde una chica viste de blanco y el chico se une a ella en matrimonio también beben de un origen pagano, mucho anterior de la llegada de Jesús y de la era cristiana. En Roma se desposaban con un anillo que se deslizaba en el dedo anular, dedo que se pensaba que era atravesado por un nervio que llegaba al corazón.

Además de esto, el hombre tenía la costumbre de levantar a la casada en brazos en esa noche de bodas. El matrimonio confarreatio era aquel que se celebraba compartiendo un pastel que comían los dos novios, rito que se adjudicó también a los banquetes de bodas actuales.

Hasta hoy ha llegado también el término “simposio” que nada tiene que ver con la seriedad de las reuniones del Senado romano. Muy al contrario. Afirma Robin Lane Fox en su El mundo clásico: epopeya de Grecia y Roma, un magnífico libro para aquellos que también se sientan atraídos por el mundo antiguo, que en realidad los symposion eran pantagruélicos banquetes que daban lugar a orgías desenfrenadas. Los divanes en donde se representa comiendo al romano de pro constituían un modo mucho más cómodo para practicar el acto sexual.

Para terminar, la cita de Quinto Ennio hizo reflexionar a Cicerón y fue motivo inspirador de las teorías de Epicuro, palabras atemporales que todavía se pueden aplicar a la vida actual:

“Os aseguro, amigos, que los dioses existen, pero que les importa un comino lo que hacen los mortales. ¿Cómo, de no ser así, os explicáis que el bien no sea siempre pagado con el bien y el mal con el mal?”

FUENTE: https://www.lemiaunoir.com/dios-pagano-cristiano-costumbres/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .