MASONERIA

La iniciación en fuentes masónicas y antimasónicas

Una de las ceremonias emblemáticas de las sociedades secretas es la iniciación, aunque otras tradiciones culturales cuentan con sus propios “ritos de paso” estudiados desde la antropología. En el caso de la francmasonería, las pruebas de ingreso han sido motivo de especulación desde hace siglos y quizás uno de los principales motivos de su proscripción en ciertos lugares y momentos históricos, principalmente por su asociación con actividades conspirativas contra el orden establecido, incluyendo el religioso.

Uno de los autores más referidos en la investigación histórica de las logias y sus integrantes, es el abate Agustín Barruel, quien, en sus Memorias para servir a la historia del jacobinismo, critica esta sociabilidad moderna, al opinar que atenta contra el trono y el altar. En su libro, que tuvo gran difusión en Latinoamérica y que sirvió incluso como argumento para prohibir las sociedades secretas en México, relata su propia ceremonia de iniciación que tuvo efecto, según dice, en contra de su voluntad:

Hasta aquí solo había observado yo juegos, puerilidades y ceremonias burlescas, a pesar del tono de gravedad que afectaban; pero no les habían desagradado mis respuestas. Sobrevino al fin, esta pregunta, que con toda gravedad me hizo el Venerable: “¿Estáis dispuesto, hermano, a ejecutar todas las órdenes del Gran Maestre de la masonería, aun cuando recibáis órdenes contrarias de parte de un rey, de un emperador o de cualquiera otro soberano que sea?… mi respuesta fue: No. […] Aún se volvió más seria entre el Venerable y yo; no se rendía, y volvía a hacer su pregunta para abrumarme y arrancarme un . Al fin, me sentí abrumado; tenía los ojos vendados, arranqué la venda, la eché a tierra, y dando un golpe con el pie, respondí un No, acompañado con todo el acento de la impaciencia3.

El autor refiere que en la misma tenida recibió los grados de compañero y maestro, así como los métodos de identificación entre los hermanos. Consigna, asimismo, algunos detalles de los rituales propios de otros grados de la masonería, aunque en este caso, no aclara haberlos experimentado:

Cualquiera masón que quiera ser admitido a estas altas logias escocesas, como también a todos los demás grados masónicos, lo primero que ha de saber es que hasta aquel momento ha vivido en la esclavitud. Este es el motivo porque se le admite delante de los hermanos como un esclavo, llevando una cuerda al cuello y pidiendo que le rompan sus lazos4.

Ahora bien, dependiendo del rito y la jurisdicción masónica, se conocen diversos protocolos para la iniciación masónica, en algunos casos, con interrogatorios y pruebas previas a la ceremonia en el templo, que tienen como finalidad el conocimiento a profundidad del profano (persona no iniciada); en otros, con actividades físicas e intelectuales que llevan a un nivel de “quiebre” de la parte emocional o psicológica del aspirante a masón. Esto se conoce por relatos específicos, puesto que no necesariamente forman parte de procedimientos aprobados o registrados en un manual, sino, más bien, de tradiciones particulares de ciertas logias. Así, por ejemplo, se conocen detalles del proceso iniciático del poeta Rubén Darío, que tuvo lugar en Managua, en 1908, a través de una cita de Dionisio Martínez Sanz, testigo del hecho:

Con todo esto, nos dábamos gusto los traviesos y armábamos una serie de obstáculos para someter a los profanos a una serie de pruebas, al parecer tan ridículas, pero tan necesarias a la parte simbólica y filosófica de la masonería. Para la iniciación de Darío, por tratarse de personalidad tan respetable, hicimos las menos diabluras posibles. Pero sí, armamos un cerrito que, por un lado, tenía escalones de piedras labradas, y por el otro, piedras irregulares rodadizas. Ayudado por los expertos, subió Rubén, con los ojos vendados, el lado de los escalones; y al descender por la parte opuesta, las piedras se corrieron, se rodaron, el cuerpo que parecía que iba a dar a un abismo. Una voz dijo: ‘Dejadle que se despeñe; que se acabe de una vez este pecador’; pero otra rectificó inmediatamente: ‘Detenedle; todavía se puede salvar’. Claro. Todo estaba bien dispuesto, y no pasó a más que recibir un gran susto el nervioso novato postulante5.

En la parte ritualística se puede encontrar una amplia diversidad en las formas y alocuciones propias de la iniciación, dependiendo del rito, época y lugar, aunque en general se conservan algunos elementos, como los “viajes” a los que se somete al aspirante a masón al interior del templo, incluyendo la parte previa de estancia en algún lugar tétrico, prueba que algunos llaman de “tierra” y que tiene por objeto la reflexión sobre la muerte. Sin embargo, han existido formas de masonería que desestiman tanto los tradicionales retos anteriores a la ceremonia, como los excesos que aparentemente se podían cometer durante las sesiones masónicas, a fin de privilegiar el significado de las “pruebas simbólicas” del aire, agua y fuego. Este es el caso de la explicación incluida en una liturgia del Rito Nacional Mexicano de 1869:

…os debería preguntar si estabais dispuestos a sufrir las pruebas materiales que allí se juzgan como indispensables, y satisfecho de vuestra respuesta mandaría que hicierais tres viajes, en los cuales hubierais encontrado, en el primero, diversos obstáculos y tropiezos, y el silencio habría sido interrumpido por voces extrañas y un ruido extraordinario. En el segundo viaje, el ruido de las armas habría sido terrible, y vuestro brazo habría sido sumergido tres veces en el agua; y, por último, en el tercero, se os habría hecho sentir el efecto del fuego. Nosotros omitimos todo esto, porque las luces del siglo y el progreso las hacen parecer innecesarias, y mucho más en un país libre como México…6.

Existen videograbaciones en línea que muestras aspectos de las tenidas o películas que se realizaron con fines de propaganda antimasónica que proporcionan referencias más o menos exactas de las ceremonias, como es el caso del mediometraje francés de 1943 Fuerzas Ocultas7, donde se muestra la iniciación de un político francés, con el que se pretendía evidenciar la corrupción entre miembros de las sociedades secretas en el gobierno8.

Una de las imágenes más socorridas para aludir la ceremonia de ingreso a la francmasonería es la forma en que se dispone el atuendo del candidato antes de darle entrada al templo, que encontramos descrita en el manual o “monitor” de Duncan, una guía del rito de York editada originalmente en 1866:

Se quitará el abrigo, los zapatos y las medias, también el chaleco y la corbata; y ahora sus pantalones: aquí hay unos pantalones interiores para usted. Ahora deslizará su brazo izquierdo fuera de la manga de su camisa, y lo colocará a través del frente de su camisa, para que su brazo y su pecho estén desnudos. El diácono ahora ata un pañuelo o un capuchón sobre sus ojos, coloca una zapatilla en su pie derecho, y luego pone una cuerda, llamada de remolque, alrededor de su cuello, dejando que cuelgue hacia atrás9.

Una variación sustancial con respecto a otras tradiciones masónicas -al menos las predominantes en México- es que, en el rito de York, antes de que al candidato a obtener el grado de aprendiz masón se le despoje de la venda en los ojos y abra estos a “la luz”, se le exige un jurar arrodillado, con menciones a Dios y con un beso al libro de la ley, en este caso, La Biblia. Posteriormente, se procede a vestir nuevamente al recipiendario para luego colocarle el mandil, instruirle en los toques, signos y palabras secretas de reconocimiento, y celebrar su ingreso en logia. En el caso del rito escocés antiguo y aceptado, el postulante tiene que hacer dos juramentos y ratificarlos en su consagración, lo que incluye la advertencia de castigos en el caso de revelar lo acontecido en el templo

fuente: https://www.redalyc.org/journal/3695/369562139004/html/

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .