Cuba vs España, hipocresía y periodismo

 Por Repatriado

El cantante Josep Miquel Arenas, conocido como Valtonic, quien canta la mayoría de sus temas en catalán irá a la cárcel. Foto tomada por Cubadebate del perfil del artista en Facebook.

HAVANA TIMES – Hay tensión entre La Habana y Madrid desde que el Gobierno Español suspendió la muy deseada, por el gobierno cubano, visita de los reyes ibéricos a Cuba.

Las visitas de personajes relevantes son presentadas nacional e internacionalmente como reconocimiento de la legitimidad del régimen, su suspensión es un palmario fracaso y en su enfado, contraatacan con artillería mediática, llegando a acusar de franquista al presidente español.

En ese escenario, el sitio web oficial Cubadebate, el blog de información más importante, con más recursos y con mayor difusión de Cuba, ha publicado, en tono de escandalosa indignación, la noticia de la condena del rapero español Valtonyc.

Aclaremos que los cubanos hasta ayer vivíamos en el feliz desconocimiento de la existencia de ese “artista” urbano, y si el baluarte comunicacional del Consejo de Estado para Internet, alias Cubadebate, publicó sobre esto, es solo para destacar cuan represiva es la justicia española.

En su artículo, Cubadebate no explica por qué condenaron al rapero, solo se limitan a reproducir lo que sobre la sentencia dijo la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI), una muy minoritaria y reciente asociación española dedicada a la defensa de la libertad de expresión, la cual se posicionó en contra de la sentencia.

La primera gran hipocresía es utilizar como perspectiva informacional a la susodicha Plataforma española, a sabiendas de cuán imposible sería una asociación similar en la Cuba de los Castros.

En el artículo encontramos frases como:

– Es desconcertante ser testigo en pleno siglo XXI de algo parecido a la Inquisición

– Lo que estamos viendo es inaudito e impropio de una democracia

– La condena presenta graves incompatibilidades con los estándares internacionales en materia de libertad de expresión

– La privación de libertad o incluso el uso del derecho penal para perseguir meras expresiones o ideas constituye de por sí una medida desproporcionada

– Reforma del Código Penal para que deje de seguir siendo instrumento para censurar y perseguir disidentes

En su afán de arremeter contra España, no solo han tenido la desvergüenza de publicar un artículo sobre ese tema ¿no les da vergüenza, en el país de la eterna censura y del encarcelamiento diario de disidentes, hablar de Inquisición, de algo impropio de democracia, de libertad de expresión o de código penal utilizado para reprimir ideas y personas?

Es casi el colmo de la hipocresía y de la burla. Digo casi, porque el verdadero colmo es que sigan llamando a su sistema socialismo y al teatro que están montando en estos días, elecciones.

El Sexto, graffitero cubano, quien debería haber sido arrestado por ensuciar el ornato público mucho antes, lo fue por escribir “se fue” el día posterior a la muerte de Fidel en una pared y por ello pasó varios meses en prisión sin ser juzgado. Dos palabras.

El rapero español en sus canciones hace abierta apología de grupos terroristas, los anima a que sigan asesinando, y de modo abyecto invierte la ecuación llamando víctimas a los asesinos de ETA o el GRAPO.

Quisiera recordar cómo Cubadebate tituló su noticia cuando arrestaron al Sexto, cuando periódicamente arrestan a los componentes del grupo de rock Porno para Ricardo o cuando decomisaron una tirada completa de un libro presentado en la recién concluida Feria Internacional del Libro, porque contenía una entrevista con el cantante del grupo de rap Los Aldeanos, no lo recuerdo porque de eso no dijo nada ese sitio.

Los artistas críticos con el Gobierno no existen para la prensa nacional y pueden ser reprimidos como mejor le plazca al represor de turno.

Casi está de más que haya hecho este escrito, habría que dedicarle diariamente un ensayo solo al periódico Granma y a sus “noticias”, pero hay veces que tomándome el café de la mañana me pongo a ojear noticias y algunas más que otras me retuercen el hígado, y sentí que la hipocresía de hoy merecía unas palabras.

Que conste que no tengo opinión sobre la sentencia, mi indignación es con el tratamiento falaz que de esta ha hecho la prensa cubana. En su batallita actual por denigrar a España, esta vez solo han logrado resaltar sus propias miserias.

Anuncios