La próxima batalla de Trump en el Congreso

El plan de infraestructura del presidente es clave para su administración
La próxima batalla de Trump en el Congreso
Con la reforma tributaria, el presidente tuvo a mediados de diciembre su primer logro en el Congreso.
FOTO: ALEX WONG/GETTY IMAGES

El presidente Donald Trump tiene muy claro uno de sus objetivos que podría ayudar a su partido en las elecciones intermedias: lograr que el Congreso apruebe su plan para invertir, por ahora, $200,000 millones de dólares en infraestructura.

Las aproximaciones del mandatario hacia el tema, sin embargo, no han sido del todo afortunadas, ya que por ejemplo, sin haberse dado a conocer los peritajes del motivo del descarrilamiento de un tren de Amtrak en el estado de Washington, publicó un tuit donde afirmó que el percance se debió a la infraestructura.

Es decir, tal como lo ha hecho en otros temas, como terrorismo e inmigración, el mandatario utiliza accidentes o atentados para impulsar su agenda, sin que necesariamente una cosa tenga que ver con otra.

“El accidente del tren ocurrido en DuPont, WA, muestra más que nunca por qué nuestro plan de infraestructura debe ser aprobado pronto. Siete billones de dólares gastados en Medio Oriente mientras nuestras carreteras, puentes, túneles, vías (y más) se colapsan, ¡No por mucho!”, escribió el mandatario entonces.

Sin embargo, las investigaciones revelaron que el accidente pudo deberse a la velocidad, ya que el tren era manejado a casi tres veces su velocidad máxima, es decir era manejado a 80 millas por hora, cuando debería ir a 30 millas por hora.

En enero, el republicano buscará que el Congreso apruebe el presupuesto para comenzar a impulsar su plan multianual de inversión en infraestructura, y aunque el proyecto completo será dado a conocer a mediados de ese mes -según asesores consultados por CNN-, en su plan de Presupuesto 2018 hay un capítulo sobre inversión en el sector, que comenzaría con un plan de $200,000 millones de dólares.

En otro mensaje en Twitter, el presidente consideró necesario el acuerdo entre demócratas y republicanos para aprobar sus planes, “por el bien del país”, para mejorar carreteras, puentes y aeropuertos.

“En algún momento, y por el bien del país, predigo que comenzaremos a trabajar con los demócratas en forma bipartidista. La infraestructura sería un tema perfecto para comenzar”, tuiteó el mandatario antes de Navidad. “Después de haber gastado tontamente $7 billones en el Medio Oriente, ¡es hora de comenzar a reconstruir nuestro país!”.

La propuesta será invertir al menos $200,000 millones en proyectos de infraestructura, con la esperanza de impulsar $800,000 millones adicionales en la próxima década, pero ¿en qué se busca invertir?

“El presidente siempre ha enfatizado que la infraestructura de la nación necesita ser reconstruida y modernizada para crear empleos, mantener la competitividad económica de Estados Unidos y conectar a las comunidades y las personas con más oportunidades”, se indica en el plan de presupuesto. “Trabajaremos para corregir los incentivos, procedimientos y políticas subyacentes para impulsar mejores decisiones y resultados en infraestructura en una amplia gama de sectores, incluidos el transporte de superficie, aeropuertos, vías navegables, puertos, agua potable y aguas residuales, banda ancha e instalaciones federales clave”.

Pros y contras

A pesar de las buenas intenciones de la Administración Trump, las proyecciones sobre de dónde se obtendrá el dinero para invertir en infraestructura es la gran pregunta, ya que un análisis del presupuesto realizado por la Universidad de Pensilvania revela que habrá un recorte de más de $55,000 millones de dólares gradualmente, lo que impediría invertir en aquellas áreas que interesa al mandatario. La proyección del “Modelo de Presupuesto Penn Wharton (TCLA) proyecta los recortes hasta 2027 considerando la reciente reforma tributaria.

Sobre los planes del gobierno federal, Michael Burke, presidente y director ejecutivo de AECOM, la empresa de ingeniería más grande del mundo, le dijo a Bloomberg que es “cautelosamente optimista”, mientras que otros consorcios, como Macquarie Infrastructure y Real Assets siguen con la esperanza de que surja una propuesta en 2018.

Jim Tymon, director de operaciones de la Asociación Estadounidense de Funcionarios Estatales de Carreteras y Transporte en Washington, destacó que el reto estará en “cómo tratar con los estados y localidades que ya han recaudado dinero para proyectos para que no estén en desventaja en la competencia por fondos federales”.

La forma más fácil de convencer a los demócratas de subirse a su barco es apoyando proyectos de infraestructura en los estados donde gobiernan, como Nueva York, donde el senador Charles Schumer empuja el proyecto de un nuevo túnel ferroviario entre Nueva Jersey y Nueva York, con inversión federal, estatal, local y privada de $30,000 millones de dólares y comenzar a construirlo en octubre, como se pretende desde 2015.

“Si bien la Administración continúa trabajando con el Congreso, los estados, las localidades y otras partes interesadas de la infraestructura para finalizar el conjunto de programas federales directos que respaldarán este esfuerzo, el presupuesto incluye $200 mil millones en desembolsos relacionados con la iniciativa de infraestructura”, se especifica en la propuesta que sigue en análisis en el Congreso. “El impacto de esta inversión se amplificará con otras acciones administrativas y reglamentarias que la Administración planea seguir”.

Los planes no son sólo inversión, sino modificaciones a regulaciones, aún no especificadas, para facilitar la inversión y el desarrollo de los proyectos.

Puntos clave

  • El primer paso es lograr un primer presupuesto de $200,000 millones de dólares y $800,000 millones extra.
  • El diálogo con los demócratas debe incluir el impulso de proyectos locales y estatales donde gobiernan.
  • El plan será dado a conocer a mediados de enero.
  • Por ahora, el presupuesto de 2018 menciona inversiones en sectores como transporte de superficie, aeropuertos, vías navegables, puertosagua potable y aguas residuales, banda ancha e instalaciones federales clave.
  • La Administración Trump revisa las regulaciones que, desde su punto de vista, afectan la inversión en infraestructura.
  • Los expertos consideran que el recorte de impuestos podría afectar el plan de inversión multianual en infraestructura.

 

La próxima batalla de Trump en el Congreso

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferenciassta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s